A partir de mañana, en el parque Simón Bolívar

Bogotá en tiempos de Rock

La edición número 23 del Festival Rock al Parque está por comenzar. Mirada histórica a uno de los eventos gratuitos masivos más importantes del continente.

Cuando la falda comenzó a subir, el rock también lo hizo. En los años 60, y después de algunos intentos de popularizarse durante la década de los 50, este estilo musical se convirtió en un fenómeno sonoro casi sin precedentes, porque pasó de ser un descendiente del blues a marcar la pauta musical de buena parte del planeta.

Tal y como sucedió con la falda o como pasó con ese elemento glucoso que sin mucho conocimiento denominamos chicles, el rock se consolidó, y de tal manera que durante buena parte de nuestra historia reciente se puede decir que es uno de los estilos musicales de mayor convocatoria en los países de Occidente. Un claro ejemplo de ello es el Festival Rock al Parque, cuya edición 23 comenzará mañana en el parque metropolitano Simón Bolívar, en Bogotá.

El rock se escucha y se toca en Colombia desde la década de los 50, con presencia de agrupaciones que buscaban una identidad propia. Se presentaron conciertos en vivo de Bill Haley y sus Cometas; las emisoras programaban a Elvis Presley, Chuck Berry y Jerry Lee Lewis; se proyectaban películas sobre el género y en 1964 se grabaron los primeros discos de rock colombiano, con los Daro Boys. Más adelante, Malanga, Génesis, Los Speakers y Los Flippers aparecieron, promoviendo cambios en el gusto musical y la actitud de los jóvenes frente a su entorno familiar y social, aportando al sonido del rock en español.

Los años 70 sorprendieron con festivales de rock al aire libre. El Festival de la Vida, en el parque Nacional, así como los shows de Lijacá, los conciertos en Melgar, Silvia y Jumbo, el Festival de Ancon en Medellín y el Festival de la Miel en Honda son sólo algunos de los ejemplos de iniciativas rockeras en la ya lejana década del 70.

En los 80 se creó Compañía Ilimitada y se escucharon Charly García, Los Prisioneros, Toreros Muertos y Enanitos Verdes. En 1988 se realizó el Concierto de Conciertos, vislumbrándose nuevas sonoridades, como el heavy metal, el punk, el thrash metal, el death metal y el black metal, que cuestionaron los valores tradicionales de la sociedad e involucraron a agrupaciones de sectores populares, generando una identificación entre el sonido del metal y la condición de la modernidad. Se conocieron Némesis, Masacre, Confusión, La Pestilencia, Darkness, Minga Metal y Kraken, que llegaron incluso a rozar la fama internacional.

Para 1990, Bogotá, con una población de cinco millones de habitantes, en medio de un país en guerra, cercado por el narcotráfico y el terrorismo, suspendió los conciertos masivos, dificultando la circulación de las agrupaciones. La sociedad y los estamentos oficiales estigmatizaron a los jóvenes en general y particularmente a los seguidores del rock. Por influencia de la Constituyente de 1991, el Instituto Distrital de Cultura y Turismo (IDCT) promovió acciones buscando un mayor reconocimiento de las artes en Bogotá y la participación de los jóvenes en la oferta oficial.

En 1992, la entidad distrital lanzó una convocatoria pública para identificar los gustos musicales de los jóvenes, cuyos resultados sorprendieron por el número de bandas rockeras. El IDCT dio una respuesta inmediata organizando el Primer Encuentro Música Joven Santa Fe de Bogotá, en la sala Oriol Rangel del Planetario Distrital. Debutaron allí las guitarras eléctricas con grupos como La Derecha, 1.280 Almas y Andrea Echeverry, para mencionar tan sólo algunos. El festival realizó un segundo encuentro entre el 9 de junio y el 1º de julio de 1993, en el que participaron 19 agrupaciones, entre las que se destacaron Sangre Picha, Monóxido y los Aminoácidos, El Duodeno y sus Intestinos (de Ramiro Meneses), Ekhymosis, Ex-3, Marlo Hábil, La Catedral, Yuri Gagarin, Carpe Diem, La Derecha, Juanita Dientesverdes, Bajo Tierra y Los Árboles.

En este marco, el cantante de La Derecha, Mario Duarte, y el empresario Julio Correal solicitaron apoyo para contar con escenarios que dieran cabida a un mayor número de asistentes, condiciones técnicas apropiadas, divulgación en medios y una organización logística. La Subdirección de Fomento y Desarrollo Cultural del IDCT se dio a la tarea de organizar un primer “gran” festival de rock que cumpliera con estas expectativas.

Cuatro puntos fueron aprobados por la dirección del instituto y la Alcaldía Mayor de Bogotá: formular políticas para el fomento de las prácticas artísticas de los jóvenes, impulsar la organización de las agrupaciones y el surgimiento de nuevas bandas, fomentar el trabajo de los gestores culturales y crear nuevos públicos con la gratuidad.

En reuniones interminables y conversaciones eternas se concluyó que los únicos espacios que cumplían condiciones eran los parques de la ciudad. De manera colectiva se pronunció y acogió el nombre de Rock al Parque. Se organizó el “ejército” de voluntarios permanentes, conformándose más adelante la empresa Fuerza de Paz, donde cientos de jóvenes con una instrucción mínima apoyarían la organización logística y técnica del festival.

De 128 bandas con los nombres más particulares e ingeniosos (como Basura, Flores Negras de Frenocomio, La Santa Biblia, Bastard, N.P.I., Sangre Picha, Escoria, Morgue, Víctima, Pitbull, Arsenal, Agony, y otros como El Ático, Fuera de Límite, Hades, Minga Metal, Dogma, Tom Abella y Cabeza de Jabalí), se escogieron 40 locales, entre aficionadas y semiprofesionales, y se invitó a los internacionales Fobia de México y Seguridad Social de España. El festival se realizó durante cuatro días, entre el 26 y el 29 de mayo, en tres escenarios simultáneos y con una asistencia de 6.000 personas. Fue un éxito sin incidentes.

A partir de 1995, el festival se ha realizado de manera ininterrumpida y se proyecta nacional e internacionalmente como el festival gratuito de mayor asistencia en América Latina. Desde Doctor Krápula hasta Bomba Estéreo, desde Los de Adentro, Sanalejo y Victoria Sur hasta Chucho Merchán, así como bandas fusión de hip hop, ska y punk hasta blues, reggae e indie, han pasado por Rock al Parque.

El evento, que es responsabilidad de Idartes desde 2011, se dispone a celebrar sus 23 años respondiendo al movimiento y a la construcción de nuevas ciudadanías juveniles en un marco de convivencia y respeto. El rock, canal de expresión por excelencia de las jóvenes generaciones, promueve también desde sus sonidos diferentes formas asociativas y de cohesión social.

Hoy, en una Bogotá que pasa de ocho millones de habitantes, el rock tiene una presencia viva con más de 10 festivales locales y la más alta asistencia de públicos a conciertos oficiales frente a los demás géneros, donde el metal reúne la mayor cantidad de seguidores. El rock sigue subiendo su volumen.

Programación:

Sábado 1 de julio 
Escenario Plaza

1:30 p.m. Umzac (convocatoria distrital)
3:35 p.m. Brand New Blood
5:45 p.m. Dead Silence (convocatoria distrital) 
6:45 p.m. Occultus (Cali)
7:45 p.m. Video homenaje a Kraken
9:10 p.m. Lamb off Godd (EE. UU.)


Escenario Bio
 2:45 p.m. Ekhymosis (Medellín)
3:50 p.m. Poker (convocatoria distrital)
4:50 p.m. Nervosa (Brasil)
6:05 p.m. Darkness (Bogotá)
7:10 p.m. Herejía (convocatoria distrital) 
8:10 p.m. Death Angel (EE. UU.) 
Escenario Eco 
3:00 p.m. Head Tambo (convocatoria distrital) 
4:00 p.m. Organismos (Medellín)
5:05 p.m. Alcoholic Force (Pasto)
6:10 p.m. Reencarnación (Medellín) 


Domingo 2 de junio
Escenario Plaza 

1:30 p.m. Roots of Rock (banda invitada centros locales de formación artística) 
3:20 p.m. Como Asesinar a Felipes (Chile)
4:35 p.m. Estado de Coma (Cali)
5:40 p.m. H2O (EE. UU.)
9:00 p.m. Obituary (EE.UU.)
Escenario Bio 
1:45 p.m. Tijax (banda invitada centros locales de formación artística) 
3:15 p.m. La Vookanera (convocatoria distrital) 
4:20 p.m. Los Caligaris (Argentina)
6:35 p.m. Sig Ragga (Argentina)
7:50 p.m. Elkin Robinson (Providencia)
Escenario Eco
 2:15 p.m. Enepei (convocatoria distrital)
3:15 p.m. Los Crema Paraíso (Venezuela)
4:25 p.m. Los Rolling Ruanas (convocatoria distrital)
7:45 p.m. Cirkus Funk (Cali)
8:55 p.m. Titán (México)


Lunes 3 de julio 
Escenario Plaza

1:00 p.m. Sin Pudor (convocatoria distrital)
4:15 p.m. Acid Yesit (Pasto)
5:25 p.m. Panteón Rococó (México)
6:35 p.m. Los Makenzy (convocatoria distrital)
7:40 p.m. Los Tres (Chile)
9:00 p.m. Draco Rosa (Puerto Rico)
Escenario Bio
1:00 p.m. Indio (convocatoria distrital) 
4:10 p.m. Pablo Trujillo (convocatoria distrital) 
5:15 p.m. Kanaku y el Tigre (Perú)
6:25 p.m. Montaña (convocatoria distrital)
8:45 p.m. Mon Laferte (Chile)
Escenario Eco 
2:00 p.m. Lucrecia Dalt (colombianos en el exterior)
3:00 p.m. Catfish (Francia)
6:35 p.m. Ismael Ayende (convocatoria distrital)
7:35 p.m. La Santa Cecilia (EE.UU.) 

Temas relacionados

 

últimas noticias

Hablemos de Improvisación: Hay Algo

Carlos Acosta: Estrella del ballet, a su pesar