Bolero en tono mayor

A los 85 años el cantante nacido en Chile escogió once de sus boleros favoritos y los reinterpretó junto a figuras de la música como Laura Pausini, Michael Bublé y Miguel Bosé.

Lucho Gatica es considerado el mejor intérprete del bolero ‘No me platiques’. Aquí a finales de los años 60. / EFE

La voz y las anécdotas son lo que más le gusta compartir a Lucho Gatica. Lleva varias décadas siendo una figura institucional del bolero y esa acumulación de calendarios le permite procesar anécdotas para cada una de sus respuestas. No se reserva detalles al contar que en buena medida es el responsable de los dos discos iniciales que grabó Nat King Cole en español. Fue el chileno quien motivó al músico estadounidense para que se arriesgara a conquistar el público en otro idioma.

Tampoco se reserva sus encuentros y tertulias con Mario Vargas Llosa, en los que siempre recuerdan cuando las fanáticas se le abalanzaron a Gatica y le rompieron la camisa justo el día en el que tenía una cita para almorzar con la tía Julia. En aquella ocasión el cantante salió de grabar en la Radio Panamericana y al fondo de un pasillo estaba ubicado el lugar del futuro Nobel de Literatura, quien no le daba tregua a la máquina de escribir. Por eso es que Lucho Gatica, cuyo nombre de pila es Luis Enrique Gatica Silva, tiene apariciones en los libros La fiesta del Chivo y La tía Julia y el escribidor.

“Mucha gente que ha triunfado en la cultura ha grabado o ha tenido relación conmigo. Antonio Carlos Jobim, uno de los creadores de la bossa nova, llegó a conquistar el mundo entero y yo lo conocí cuando era muy joven. La primera canción que le grabaron a Armando Manzanero, la interpreté yo y todavía, a mis 85 años recuerdo cuando le regalé mi voz a Voy a apagar la luz para pensar en ti”, cuenta Lucho Gatica quien acaba de presentar el disco Historia de amor, que está integrado por once de sus boleros favoritos.

Este trabajo discográfico no es uno más dentro de su historia musical porque en esta oportunidad invitó a artistas como Laura Pausini, Miguel Bosé, Nelly Furtado, Il Volo, Luis Fonsi y Olga Tañón, para hacer versiones diferentes de boleros tradicionales que el mismo Gatica ha interpretado cientos de veces. “He grabado tantos boleros que en este momento considero que ir al estudio es una rutina para mí. Le tenía un poco de miedo a este disco por compartir con personajes como Michael Bublé, porque él es un figurón, pero no tuvo ningún inconveniente en venir a grabar conmigo, que no soy tan estrella”, dice.

Para Lucho Gatica todos los compositores de boleros le ayudaron a consolidarse. Sería injusto para él escoger unos pocos dentro de un ramillete en el que están Roberto Cantoral, Consuelo Velásquez, Carlos Eleta Amarán y Armando Manzanero, entre otros. El artista chileno considera que tiene un don en su voz y le gusta compartirlo con los demás. Hay muchos boleros que quisiera grabar, el repertorio es inmenso, pero cree que no va a tener el tiempo suficiente para dejar el registro genuino de todos.

“Siento una responsabilidad especial al ser considerado como el mejor intérprete de canciones como No me platiques, pero me gusta asumirla. Cuando era joven di todo lo que tenía para cantar bien y ahora que estoy un poquito, no, un poquito no, muy mayor, por qué no enfrentarme al reto de cantar lo que ya he cantado. Mientras tenga vida, el bolero seguirá en mí con el mismo ímpetu”, afirma Lucho Gatica, quien incluyó temas como El reloj (con Il Volo), La barca (con Luis Fonsi), Quizás, quizás (con Michael Bublé), Bésame mucho (con Nelly Furtado), Sabor a mí (con Miguel Bosé) y Contigo en la distancia (con Ricardo Montaner).

Gatica acaba de sacar un disco y ya está pensando en el siguiente. Todo porque quiere ganarle la carrera al tiempo.

[email protected]

últimas noticias

Los detectives salvajes

El tiempo regalado. Un ensayo sobre la espera