Bruselas en su "Fiesta del Cómic"

Tintín, Los Pitufos, Spirou, Tomás el Gafe o Lucky Luke pasearán este fin de semana por las calles de Bruselas, que en su octava edición de la "Fiesta del Cómic" se rinde al noveno arte con exposiciones, talleres y más de 250 autores.

Archivo particular

Desde hoy y hasta el próximo domingo la Fiesta del Cómic espera acoger a unos 100.000 visitantes, según dijo a Efe su organizador, Micha Kapetanovic, quien destacó como novedad las exposiciones en el Palacio de Bellas Artes de Bruselas (Bozar), que se suma por primera vez a la cita.

Y es que, aunque el cómic forma parte del ADN de Bélgica, aún busca reivindicarse "como un arte mayor como la pintura, la escultura, la música clásica o la danza contemporánea", explicó Kapetanovic.

"Es un desafío y un mensaje que lanzamos desde la capital del cómic, Bruselas, con una fiesta abierta a todos los públicos, muy familiar, pero a la que acuden cada vez más turistas", añadió el representante de Visit.Brussels, el organismo turístico de la ciudad.

Kapetanovic precisó que aproximadamente un 35 % de los visitantes son extranjeros, una apertura que se refleja también en la oferta editorial, con representantes de Italia, Túnez, Egipto, Congo, China, Hong Kong, Corea del Sur, Brasil, Suiza y España.

La cita es una oportunidad para bucear por todos los tipos y temáticas que abarca el universo del cómic con las editoriales especializadas, en las que predominan los autores francófonos aunque también hay lugar para héroes como Jommeke (editado por Ballon Media), la serie más famosa de Flandes.

También descubre otros lugares más alejados como la isla de la Réunion, en la que está especializada la editorial Des Bulles dans L'Océan, que aprovecha la feria para presentar cinco títulos nuevos.

La Fiesta del Cómic es un escaparate indudable para los artistas, pero también un espacio de diálogo con el público, que puede acceder de manera gratuita a la mayoría de actividades (a excepción de un concierto y una proyección de cine) y acercarse con facilidad a los autores.

La autora vasca Ainara Azpiazu subrayó a Efe que "en los últimos años se ha dado un gran impulso al cómic", en parte gracias al formato de la novela gráfica, "que le ha dado otro enfoque posible", aunque lamentó que "muchas veces no se aprecia el potencial que tiene".

"En países como Francia o Bélgica tiene muchísima más fuerza. Creo que podría llegar a más gente y todavía tiene mucho recorrido por hacer", consideró.

La ilustradora y también guionista de sus obras lamentó que "todo lo relacionado con el dibujo se asocia muchas veces a lo infantil, una cadena que retiene de alguna manera al cómic".

"Hay un universo infinito de posibilidades para crear narraciones muy adultas, muy profundas y muy serias", añadió la autora, una percepción que no le impide, sin embargo, apostar por el cómic infantil porque "igual que un niño que lee leerá de mayor, hay que dar opciones a todas las edades para alimentar la pasión por el cómic".

Esta cita también da visibilidad a los "Paseos del Cómic", una actividad que subvenciona la ciudad durante todo el año y que consiste en recorrer los más de cuarenta murales que decoran edificios de Bruselas, viñetas a gran tamaño de los personajes más queridos de la historieta, desde Tintín a Corto Maltés.

Este año, Bruselas rinde homenaje a uno de esos personajes, Gaston Lagaffe (Tomás el Gafe, en español), un antihéroe nacido hace ahora sesenta años a quinientos metros de la Grand-Place, que los propios belgas consideran "típico bruselense" y conocido por sus meteduras de pata.

Para celebrar el cumpleaños de este "hijo" de André Franquin, creador también de Spirou y Fantasio, otro personaje icónico de Bruselas y vecino de Gaston Lagaffe, el Manneken Pis, se ha vestido como él, con su reconocible jersey verde, vaqueros, calcetines rojos y zapatos azules. 

Temas relacionados

 

últimas noticias

El movimiento constante

“Mi éxito será mi venganza”: Martha Senn