Ciencia y Literatura: ejes transversales para la educación en Colombia

El próximo 22 de julio se llevará a cabo el foro en el que se hablará sobre el género de la Ciencia Ficción en la educación. Se contará con la ponencia de Henry Gómez, Magister en Creación Literaria de la Universidad Central.

Henry Gómez, Magister en Creación Literaria.

“La ciencia ficción no es más que la búsqueda de respuesta a las preguntas perennes: ¿por qué? ¿dónde? ¿cómo? A pesar de su nombre, es la menos precisa de todas las literaturas. Su destino es errar de una pregunta a otra y a veces, dar con la respuesta”. En efecto, como lo afirma René Rebetez, primer escritor dedicado a la ciencia ficción en Colombia, la literatura de ciencia ficción colinda con la incertidumbre, es más que un enigma, es una pregunta que se extiende a través de páginas que buscan explicar hasta donde es capaz de llegar la naturaleza, la ciencia y el entendimiento del hombre. En ella nos podemos tropezar con personajes o espacios que a primera vista son insólitos, fantásticos, a veces ininteligibles, pero inminentemente sortean la cotidianidad de la sociedad humana.

Es verdad, no existe un género literario que más se aproxime, simule e ironice las relaciones humanas en conjunto que la Ciencia Ficción. Como género fantástico nos ofrece mundos y universos por explorar, tiempos imposibles para habitar o aparatos y máquinas irregulares para llegar a conquistar. En los castillos soñados de la ciencia un artista idealiza lo bello e inhóspito de su obra. Autores como Ray Bradbury, H. G. Wells, Isaac Asimov, Arthur C. Clarke, Philip K. Dick, Robert A. Heinlein, Úrsula K. Le Guin, Kurt Vonnegut, y muchos otros, han logrado arquitecturas que asombran por lo maravilloso e impensables que son las preguntas que formulan sus libros. 

De igual forma, el cine de ciencia ficción permite entrever otras formas de entender la ciencia y sus misterios. Emparentado desde sus inicios con la literatura, a partir de la imagen, la fotografía y diversos escenarios, podemos llegar a la poesía de lo insólito y lo paralelo. Clásicos como Blade Runner de Ridley Scott, 2001: Una odisea del espacio de Stanley Kubrick, o Metrópolis de Fritz Lang, así lo han mostrado.

Para este año, en el foro Ciencia y Literatura: ejes transversales para la educación en Colombia se hará una reflexión acerca del género de la Ciencia Ficción y sus posibilidades en la educación y la escuela. Se busca encontrar una mirada, el cómo aprovechar las características de este género para indagar sobre la ciencia y sus especulaciones. Se trata de aprovechar las temáticas y obsesiones de algunos de los autores más relevantes de este género y, a partir de sus relatos y sus narraciones cortas, fomentar procesos de sensibilización literaria y su manifestación en las artes.

Esta reflexión, sin duda, debe estar apoyada siempre de diferentes dispositivos como el cine, la plástica e inclusive la música. Todo ello, en pos de mirar la ciencia ficción enmarcada en diversas estéticas y estilos. La música merece un capítulo aparte, y es en esencia el rock quien ha saqueado sus coordenadas literarias para traducirlas al lenguaje de las guitarras, baterías y sintetizadores. La ficción, el rock y sus vertientes, comparten un domicilio en este vecindario lo inconcebible. Basta hablar de agrupaciones como Solaris, agrupación húngara que en el albúm Marsbéli Krónikák (1984), le hace un homenaje a la serie de relatos espaciales que Ray Bradbury matiza en libro Crónicas marcianas (1950), o The Alan Parsons Project y sus adaptaciones de I Robot de Isaac Asimov o The Time Machine de H. G. Wells.

La mirada transversal dirigida hacia la ciencia y la literatura es la oportunidad de retomar el evento de la creación literaria: el universo mismo de la ficción como un factor bioquímico. Julio Cortázar, Anton Chejov, Poe o Borges, fueron incisivos en la naturaleza vital del universo creativo de una obra literaria desde la técnica. Las artes poéticas de los distintos escritores de la ciencia ficción y de la ficción, que nos han sido tan útiles al momento de la creación nos hablan de atmosferas, centros, esfericidad, revelaciones epifnicas… Son estos elementos los que hoy en día aprovecharemos para establecer una conversación en los escenarios escolares de la ficción como una ciencia; con técnica, medidas y dotados de un universo vital tan semejante al de nuestra realidad que se hace merecedor de la filigrana de una mano creadora.

La ciencia y sus avances tienen que abrir espacios de reflexión en la escuela, pero estos deben estar enfocados a romper con las prácticas conservadoras y esterilizantes que, por lo general, llenan las aulas de los colegios en el país. Se trata de encontrar vasos comunicantes entre la literatura y las artes, crear estrategias de promoción de lectura y escritura alternas y diferentes y mostrar a los alumnos distintas formas de abordar la ciencia en relación a otras esferas artísticas,  consolidando así espacios tanto vivos como sugestivos e interesantes. 

Henry Alexander Gómez (Bogotá, 1982). Magister en Creación Literaria de la Universidad Central y Profesional en Ciencias Sociales de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas. Ha recibido diferentes distinciones, entre ellas, el Premio Nacional de Poesía Universidad Externado de Colombia, el Premio Nacional Casa de Poesía Silva y el Premio Internacional de Poesía José Verón Gormaz de España. Es autor de libros Memorial del árbol (2013), premiado en el IV Concurso Nacional de Poesía Obra Inédita, Diabolus in música (2014) Premio Nacional de Poesía Ciro Mendía y Teoría de la gravedad (2014). Hace parte del comité editorial de la Revista Latinoamericana de Poesía La Raíz Invertida.