Cineasta James Ivory desea dirigir nuevo filme antes de ser "demasiado mayor"

El veterano cineasta estadounidense James Ivory, invitado especial del 39 Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, desveló hoy claves de sus obra y su deseo de dirigir un filme sobre la vida del rey Ricardo II de Inglaterra "antes de ser demasiado mayor".

Archivo particular

Ivory, de 89 años de edad, llegó por primera vez a Cuba para recibir un homenaje por su obra cinematográfica, de la que se exhibe una muestra retrospectiva en la cita habanera que este domingo lo presentó en un encuentro para conversar sobre el estilo de trabajo que ha desarrollado a lo largo de su carrera.

Locuaz y pausado, Ivory hizo un recuento de sus inicios como estudiante de una escuela católica donde se aficionó a la pintura y el dibujo y luego explicó su fascinación por la India desde muy joven y la marcada presencia de ese país en su labor, así como su relación con la literatura, arquitectura, los actores, la música y sus colaboradores.

El director de cine norteamericano, con 28 documentales y largometrajes en cartera, es conocido principalmente por los filmes de época que rodó en las décadas de 1980 y 1990, que recibieron excelentes críticas y varios premios.

Entre sus mayores éxitos se cuenta "Regreso a Howards End" (1992), con un elenco de lujo integrado por Anthony Hopkins, Vanessa Redgrave y Emma Thompson, el filme nominado a 10 Óscares, de los que ganó tres, también mereció un Globo de Oro (mejor actriz) y 2 premios BAFTA (mejor actriz y mejor película).

Rememoró su primer viaje a la India, donde llegó con una beca para realizar un filme sobre Nueva Delhi y cómo quedó atrapado por su cultura que inspiró el tema de algunas de sus películas.

Detalló la conjunción que representó el equipo que formó junto al productor de origen indio Ismail Merchant y la escritora y guionista Ruth Prawer Jhabvala, a quienes califica de "geniales" y con los que asegura tuvo "una inmensa suerte de trabajar".

Ivory describió que la colaboración entre ellos "funcionaba como el Gobierno de los Estados Unidos: Ismail era como el Congreso y Ruth era la Corte Suprema".

Frente a un auditorio de periodistas y participantes en el Festival de La Habqana, Ivory habló de su vínculo con la literatura y la adaptación al cine de varias novelas, tarea en la que contó con la participación de Merchant y Prawer, como es el caso de los títulos "Los europeos", "La joven pareja" y El arte de las miniaturas".

De su trabajo con los actores, el director señala que no siente que sea "imprescindible" realizar ensayos con ellos antes de filmar cada escena y comentó que cuando hizo "Las bostonianas" basada en una obra de Henry James, le hubiera gustado contar con Shirley Mc Lane para uno de los personajes, si ella no hubiera tenido 70 años.

Ivory se declaró "frustrado" por no poder ser un director de arte dentro de su cine y se mostró convencido de que la visualidad de un filme comienza por elegir un buen director de fotografía.

Preguntado por los filmes preferidos de su larga carrera, dijo que para los directores "sus películas son como sus hijos y a todos los hijos generalmente se les quiere por igual", pero en particular resaltó "Esperando a Mr. Bridge", de 1990, y "La hija de un soldado nunca llora" (1998).

Sobre la puesta en pantalla de "Ricardo II" -aún sin concretar- dijo que resulta difícil conseguir la financiación en los Estados Unidos y Gran Bretaña para filmes basados en obras de William Shakespeare, pero es un proyecto al que le ha dedicado "tiempo y trabajo" durante años y espera lograrlo.

La figura de Ivory será homenajeada en el certamen de cine de La Habana con la exhibición de ocho de sus filmes realizados en la década de 1980 y 2005, entre ellos, las multipremiadas "Lo que queda del día", "Regreso a Howards End", "Una habitación con vista", !La condesa rusa", "Jefferson en París", y "El divorcio".

Temas relacionados

 

últimas noticias