La ciudad sí tiene teatro

Hasta el 4 de noviembre, obras de teatro de calle, de sala, infantil y de títeres se estarán presentando en diferentes lugares de la capital.

Cádaveres, una obra de Lapsus Teatro que se está presentando dentro del IX Festival de Teatro de Bogotá.

Yellow Taxi .. o la esquina, o cómo murieron los futbolistas que mataron a Karim de Víctor Viviescas es una obra en una esquina de un barrio marginal, donde cinco personajes esperan a que alguien venga a matarlos. Asesinaron a Karim, un travesti, hace mucho tiempo, y ahora alguien quiere vengarlo. Con esta obra, de Victor Viviescas, se inauguró anoche el IX Festival de Teatro de Bogotá – un acto de paz que va hasta el Lunes 4 de Noviembre.

Este festival es un evento realizado por la Asociación de Salas Concertadas de Teatro de Bogotá con el apoyo del Instituto Distrital de las Artes y, en él, estarán presentes 20 salas: el Teatro Libélula Dorada, el Teatro Quimera, Teatro Acto Latino, la Sala Teatral Chimichagua, el Teatro Varasanta, el Espacio Alterno de la Casa del Teatro Nacional, el Teatro Libre del centro y el teatro R-101, entre otras.

Muchas de las obras que se presentan están o han estado en temporada en los diferentes teatros de Bogotá durante este año. Y se habla del Teatro en todos sus niveles: teatro comunitario, teatro de calle, teatro infantil, teatro de títeres y teatro de sala, según los tiene clasificados Idartes. El festival resulta ser, entonces, un panorama de lo que ocurre en la escena bogotana. Cuando todos los grupos – o muchos de ellos – se reúnen en una sola programación, durante dos semanas, es evidente que existen, cada vez más, grupos que abogan por el arte desde el teatro. Muchos carecen de una difusión importante.

En Teatro de Calle, se pueden ver obras como ‘A la conquista de la vida, cuando la vida no se quiere marchar’ de la fundación Chiminigagua, la historia de un payaso que se ve en medio de la lucha entre la vida y la muerte en el periodo de independencia de la nueva granada. En ‘Puntos apartados’, también teatro de calle, de la Corporación Cultural Tercer Acto, Demetrio busca, por muchos años, una mujer con quién casar a su hijo y la encuentra.. pero sus ideales se ven frustrados.

Luego, dentro del teatro comunitario, vuelven a aparecer los payasos. En Acto de Payasos de Muro de Espuma Circo Teatro se muestra una historia peregrina. De inocencia, de ridículo y de amor. Y en teatro infantil los personajes se salen de los cuentos en la obra Pablo y los Lobos de la Corporación artística Polymnia: después de leer cuentos de lobos, todas las noches, de repente dos lobos furibundos se le aparecen a Pablo, de frente.

En teatro de sala, la mayoría de obras son de teatro de texto, ya sea de dramaturgos locales o internacionales. Está, por ejemplo, el Teatro Varastanta presentando Arimbato, el camino del árbol, una obra sobre el sufrimiento de los Embera a raíz de la violencia, dirigida por Felipe Vergara: en el espacio alterno de la Casa del Teatro Nacional se está presentando Apesta, una obra dirigida por Víctor Quesada, del grupo Exilia2: la vida de cuatro inmigrantes se revela a fondo a partir de un secreto que tienen en común; y en el R-101 se presenta Naranja-Azul de Joe Penhall, dirigida por Hernán Parra.

Son muchas más obras las que están presentes, con sus grupos, con sus directores y con sus actores. Obras para todo tipo de público. Público que, se busca, esté presente. Presente como lo está Bogotá, con sus salas concertadas, en su quehacer teatral.

 

últimas noticias

Hablemos de Improvisación: Guide de Voyageurs

El curioso caso de la flor del café