Colombia “se busca” en Madrid

Aunque la Feria de Arte Contemporáneo de Madrid (ARCO) se inauguró este miércoles 25 de febrero, el aete colombiano ya se tomó los principales centros de exposición de Madrid.

Exposición Tejedores de agua: el río en la cultura visual y material contemporánea en Colombia. Arco Colombia circuito Focus.Juan David Padilla. Cortesía MinCultura.

Colombia es el país invitado y la embajada de Colombia en asocio con los ministerios de Relaciones Exteriores y de Cultura se encargaron de que un centenar de artistas nacionales se hiceran visibles en la capital española.

La oferta es variada y ha sorprendido positivamente a los críticos locales. “Muestrario”, para citar un caso, es el nombre de la primera exposición antológica del artista colombiano Jose Antonio Suárez Londoño. Una propuesta basada en al menos mil dibujos y se puede ver en La Casa Encendida. También atrajo miradas el ya reconocido artista colombiano Óscar Murillo, un bomm en Inglaterra y Estados Unidos, quien el lunes pasado inauguró la inquietante exposición “De marcha ¿una rumba?... No, sólo un desfile con ética y estética”, que permanecerá hasta el 20 de marzo en el Centro Cultural Daoíz y Velarde de Madrid.

El martes las reseñas de prensa madrileña destacaron “Tejedores del agua”, una propuesta artística audiovisual expuesta en el Centro Conde Duque. Fue construida a partir de textiles, cerámicas, diseños gráficos, mobiliario, videos e instalaciones que tratan sobre el río como tema esencial en los conflictos sociales, políticos y ecológicos en Colombia.

Sin embargo, la que más impacto ha causado hasta ahora es “Frente al otro, dibujos en el posconflicto”, abierta el lunes en la Casa de América de Madrid, donde podrá verse hasta el 31 de marzo. La paz es el eje central que une el trabajo de trece artistas gráficos que se sirvieron de los dibujos de 130 exguerrilleros con el respaldo del Banco de la República.

Llama la atención de los visitantes porque es una forma de interpretar las cicatrices que la guerra más antigua de América ha dejado luego demedio siglo. Los reinsertados fueron convocados el año pasado a un taller artístico en Cartagena encontraron en el dibujo un espacio para la convivencia, para recordar el pasado y un ejercicio de sanación, memoria y perdón.

La mayoría de interesados se detiene frente a dos rostros bajo el letrero “Se busca”, parodiando esos carteles que se hicieron famoso en los años 90 cuando el gobierno colombiano ofrecía millones de dólares por las cabezas de los comandantes de la guerrilla y por narcotraficantes como Pablo Escobar.

“Colombia está en las grandes ligas del arte contemporáneo”

La experiencia de este recorrido es doble pues lleva a pensar no sólo en el profundo dolor del conflicto, sino en la esperanza de un posconflicto ahora que la guerrilla de las Farc, y seguramente la del Eln, aspiran a firmar la paz con el gobierno colombiano.

Ver expuestas en la capital española las obras de decenas de artistas colombianos en los principales centros culturales y de exposiciones como el Ifema, hecho nunca antes registrado aquí en esta magnitud, lleva a preguntarse por qué el gobierno colombiano decidió apostarle a la Feria de Arte Contemporáneo de Madrid como plataforma de consolidación internacional de las artes plásticas de nuestro país.

Uno de los funcionarios que estuvo detrás de esta ambiciosa en escena es el director de Asuntos Culturales de la Cancillería de Colombia, Luis Armando Soto: “esta es una verdadera toma de pulso al potencial global del arte colombiano y se convertirá en un momento histórico, porque estamos capitalizando el auge de estas expresiones culturales a partir de artistas de la talle de Doris Salcedo, que primero expuso en la Tate Modern en Londres y ahora la retrospectiva de su obra acaba de ser inaugurada en Chicago”.

Esa senda y ese ejemplo son os que han seguido artistas como Antonio Caro, Miguel Ángel Rojas o Mateo López y ya no es tan sorprendente verlos en los grandes escenarios de Latinoamérica y Europa. Soto destaca: “No exagero cuando digo que Colombia es hoy un epicentro de creación artística y este fenómeno junto la llegada de Colombia a ARCO se dan la mano en Madrid para decirle al mundo que hay otras formas de mirar a nuestro país”.

Además de mostrar una nueva generación de creadores, el Proyecto ARCO Colombia 2015 busca crear una plataforma internacional de mercados para el arte nacional, razón por la cual están representadas las galerías de Bogotá, una decena, Medellín, Cali, Cartagena. La Feria Artbo y la Bienal de Cartagena ya son punto de referencia para clientes europeos, desde museos hasta compradores, y ahora pretenden llegar a mercados como el asiático.

Según el director de Asuntos Culturales de la Cancillería, “los resultados económicos los veremos en el corto y mediano plazo porque este tipo de escenarios potenciarán otra forma de promoción del país, ahora conectado con la vanguardia cultural”.

El Ministerio de Relaciones Exteriores promovió durante 2014 al menos 40 exposiciones internacionales, incluso diálogos creativos entre artistas colombianos y colegas de todo el mundo. Un ejemplo de esa descentralización de los circuitos culturales fue el proyecto “Pintón”, idea de José Antonio Suárez, que permitió un intercambio con artistas de China, Australia, Tailandia e India durante seis meses. Intercambiaron palabras y a partir de ellas el artista que las recibía dibujaba.

Por eso Soto insiste en que “la Cancillería, con apoyo del Ministerio de Cultura y las embajadas, vamos a seguir en esta tarea para consolidar a Colombia como una potencia artística a todo nivel”. Y da crédito por el respaldo económico a las alcaldías y Cámaras de Comercio de las principales ciudades del país y a la empresa privada a través de marcas como DHL, Colpatria, el Grupo Sura, Caracol Televisión, Telefónica y en España entidades como Mutua Madrileña.

 

Temas relacionados