La culminación de su genio

Hoy, Cine Colombia transmitirá esta obra capital del arte lírico desde la Metropolitan Opera de Nueva York.

Seymon Bychkov dirige un elenco en el que se destacan Johan Botha como Otelo, el celoso general moro de Venecia, y Renée Fleming como la inocente Desdémona. / Fotos: Cortesía Cine Colombia

El que se presente en las retransmisiones de ópera de la Metropolitan Otelo de Verdi permitirá gozar de una de las grandes realizaciones del repertorio lírico, una de las culminaciones del genio de Verdi y además una de las obras maestras de toda la música. La verdad es que si no fuera porque Verdi igualmente compuso Falstaff, podría decirse que Otelo es la cima de la ópera italiana. Es una ópera en donde todo se une para que el resultado total sea algo de excepción.

El libreto de Arrigo Boito, otro gran artista y músico, hay quienes dicen que mejora el original shakesperiano. La música tiene melodías únicas, desarrollos brillantes, y da oportunidad para que los cantantes se destaquen con una de las obras que mejor combinan la expresión dramática con el lucimiento vocal. Otelo es una de esas creaciones indiscutibles del ingenio humano y eso hace que sea irónico que Verdi vacilara mucho en componerla.

Después del triunfal estreno de Aída, Verdi decidió hacer una pausa en su labor creativa. La verdad es que sentía que la música había evolucionado y el músico creía haberse estancado. Quizá le pasó lo mismo que a Rossini, cuando a la mitad de su vida decidió no crear más y se retiró para dedicarse a la gastronomía y a componer piecitas menores, porque sintió que no podía hacer nada mejor que lo que ya había hecho.

La correspondencia de Verdi en esos años es pesimista y refleja momentos de depresión injustificados. Pero la admiración de su editor, Ricordi, del director de orquesta Faccio (que había dirigido el estreno de muchas de sus obras) y el convencimiento de Boito, que le debía al arte italiano convencer al anciano músico de que volviera a componer, se unieron para tratar de que Verdi reanudara su vida creativa. Como sabían de la adoración que el artista tenía por las obras de Shakespeare decidieron proponerle que usara Otelo como tema para una nueva ópera. Verdi aceptó estudiar el libreto que hizo Boito aunque aclaró que eso lo hacía sin compromiso y en forma muy reluctante. Parte de las dudas de Verdi se originaban en que con el único intento que había hecho para usar a Shakespeare en una ópera, cuando años antes había compuesto Macbeth, los resultados fueron poco satisfactorios porque al lado de música maravillosa había mucho que dejó al público y al mismo Verdi insatisfechos. Sin embargo, al conocer lo que había hecho el libretista, el músico comenzó a interesarse y musicalizar el libreto, en forma lenta, ya que le tomó cinco años terminar unos pocos bocetos.

Cuando todo parecía que iba viento en popa hubo un hecho que casi acaba con el proyecto. En una entrevista periodística Boito mencionó Otelo y el periodista asumió que Boito, que también era compositor, era quien iba a hacer la ópera. Cuando el artículo fue publicado Verdi quiso devolver el libreto y sólo cuando Boito le aseguró que había sido malinterpretado y que él consideraba que el único que podía hacer justicia al tema era el mismo Verdi, fue cuando el creador siguió con su obra. Hubo muchos obstáculos, pero casi veinte años después del estreno de su última ópera, Aída, llegó triunfal a los escenarios del mundo esa obra maestra.

Desde ese entonces Otelo no ha dejado el repertorio y muchos de los grandes cantantes han considerado que interpretar a Otelo es una de las cimas de su carrera artística.

Otelo, de Giuseppe Verdi. Sábado 9 de agosto, 11:00 a.m. Información y boletería: www.primerafila.com.co.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Fidel Castro el día de su cumpleaños 70

Una botella en la maleta