Denuncias de corrupción en Sayco

El pasado miércoles cerca de 100 personas se tomaron sus instalaciones reclamando porque la entidad no les realiza los pagos por derechos de autor.

La crisis por la que atraviesa la Sociedad de Autores y Compositores de Colombia (Sayco) sigue dando de qué hablar. A las denuncias hechas por cuatro directivos de la organización, que salieron imprevistamente la semana pasada, se unieron las voces de artistas y herederos de reconocidos compositores que piden la renuncia de la junta directiva, a la que acusan de corrupción.

Según Caracol Radio, en la noche del pasado miércoles cerca de 100 personas se tomaron las instalaciones de Sayco, ubicadas al norte de Bogotá, reclamando porque la entidad no les realiza los pagos por derechos de autor. Seis de los manifestantes llevaron colchones para pasar la noche y continuar la protesta.

“Exigimos a la Dirección Nacional de Derechos de Autor que agilice las investigaciones para poder realizar la asamblea general lo antes posible, porque mientras no haga esa asamblea los corruptos siguen en la dirección de Sayco”, sostuvo Conrado Marrugo Vélez, delegado por Cundinamarca, elegido por la asamblea de Sayco.

Según reveló un reportaje de la revista Semana, la Dirección Nacional de Derechos de Autor del Ministerio del Interior ha cuestionado la forma como se administran los recursos, pues encontró que hay favoritismos con algunos compositores asociados que reciben anticipos y bonificaciones sin normas que las respalden. “Con esta discrecionalidad, los consejeros compran el respaldo de los delegados regionales de Sayco para mantenerse en sus puestos”, dice Araceli Morales, que renunció a la gerencia del gremio el pasado 3 de agosto.

“De ahí que han sido reelegidos por cuatro períodos seguidos”, dice la publicación.

Denuncias sobre excesos en los cobros a distintos empresarios del espectáculo y aparentes irregularidades en los contratos de obra para renovar la sede en el barrio La Soledad, en Bogotá, son algunos de los polémicos hechos que se unen al hermetismo con el que se maneja el presupuesto.

La protesta, que continuó este jueves bajo vigilancia de la Policía, se realiza de manera pacífica.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Fernando Cano: un lente interno

Cuentos cortos para tiempos cortos

La muerte de Abel Antonio y el limbo jurídico