Desilusiones de un poeta

Cine Colombia transmitirá la pieza póstuma del compositor alemán Jacques Offenbach (1819-1880). Apartes del programa de mano que se entregará en las salas del país.

La ópera ‘Los cuentos de Hoffmann’ fue estrenada cuatro meses después de la muerte del compositor. / Cortesía Cine Colombia

Jacques Offenbach había ascendido con justicia a su pedestal como maestro de la opereta, género cómico que le permitió conquistar al público de París por más de treinta años, pero en el último esfuerzo creativo de su vida quiso componer una ópera seria, que le permitiera ganar un lugar en ese mundo al que había sido tan ajeno y que en ocasiones le había provisto el material de inspiración para sus burlas y parodias musicales. Aunque no logró terminar Los cuentos de Hoffmann, esa pieza maestra se ha convertido en uno de los principales títulos del repertorio y supera en reconocimiento al centenar de obras humorísticas que nos legó.

El protagonista de la última ópera de Offenbach es el escritor alemán E.T.A. Hoffmann, que ejerció una gran influencia en los intelectuales de su tiempo. Mostró predilección por la expresión de sentimientos exaltados y por relatar historias con elementos fantasmagóricos, grotescos y macabros, que encendían la imaginación de las audiencias románticas. En 1851, Offenbach asistió fascinado a la representación en el teatro Odeón de París de Los cuentos de Hoffmann, obra de los escritores Michel Carré y Jules Barbier, y de inmediato detectó el potencial que tenía la historia para convertirse en una ópera. A mediados de la década de 1870 comenzó a trabajar finalmente en el proyecto, que avanzó morosamente, en contraste con el fabuloso grado de fecundidad que su pluma alcanzaba cuando se aplicaba a la comedia. A comienzos de 1880 seguía registrando sus ideas musicales en la partitura, esperanzado en concluir la gran obra a la que apostaba sus últimos alientos. Pero cuando murió, el 5 de octubre de 1880, su pieza más ambiciosa estaba sin terminar.

El público le dedicó una cerrada ovación a la obra en la noche del estreno, cuatro meses después de la muerte del compositor. Presenciar ese triunfo lo habría hecho muy feliz, pero nunca sabremos qué habría pensado de las diversas opciones que se han propuesto para terminar su trabajo inconcluso. Ernest Guiraud fue el encargado de arreglar una versión final de Los cuentos de Hoffmann; se enfrentó al enmarañado manuscrito, realizó la orquestación de la obra y tal vez compuso algunos pasajes faltantes. Además, por determinación del director del teatro de la Ópera Cómica, la obra se estrenó sin el acto que transcurre en Venecia (una omisión que la posteridad corrigió en el siglo XX), el mismo que contiene la famosa Barcarola, que en esa ocasión, para no suprimirla, fue adaptada y trasladada a otro contexto. Es importante aclarar que la melodía de la Barcarola ya había sido compuesta y utilizada por Offenbach en su ópera de 1864, Las ninfas del Rin. La barcarola, cabe anotar, es un tipo de canción tradicional de los gondoleros venecianos, que inspiró varias páginas de la música clásica europea, y cuyo ritmo evoca el remar cadencioso y las ondulaciones de las aguas.

La ópera trata, en tres cuentos encadenados, sobre los amores frustrados de Hoffmann, que encara sucesivas desilusiones por culpa de una muñeca mecánica (Olympia), una mujer enferma de tuberculosis (Antonia) y una cortesana (Giulietta). La música, con sus estilos variados y atmósferas cambiantes, sortea muy bien los desafíos que el libreto plantea en ese sentido. Una muestra de dichos contrastes se encuentra en el carácter diverso de las tres mujeres que desilusionan al poeta. Olympia se enfrenta en su acto a un aria de gran virtuosismo con agudos estratosféricos, Antonia canta en el suyo una sentida aria de fina expresión lírica, y Giulietta, en el final, está ligada a la música sensual de la Barcarola. Pero el pulso certero del compositor de operetas no podía estar del todo ausente en su trabajo final, y se refleja en momentos específicos del prólogo y el epílogo con el coro de estudiantes borrachos en el que resuenan toques burlescos.

 

Hoy, 1:00 p.m. Salas de Cine Colombia. Boletería: www.primerafila.com.co.