Diez años sin Juan Harvey Caycedo

El locutor y periodista nacido en Santander de Quilichao, Cauca, dedicó más de 45 años de su vida al trabajo en los medios de comunicación.

Juan Harvey Caycedo./ Archivo de El Espectador

Juan Harvey Caycedo no imitaba voces en frente de las cámaras. Era la única exigencia que hacía cuando le pedían que hablara sobre su experiencia en radio. De resto no tenía problema en confesar sus secretos para mantener intacta la voz, ni recurría a la reserva para contar anécdotas sobre sus inicios en los medios de comunicación.

Su primera escuela fue la desaparecida en el dial HJCK, el mundo en Bogotá, entidad a la que se vinculó luego de estudiar producción de cine y televisión en la Universidad de Syracuse, en Estados Unidos.

Siempre estuvo a favor de la cultura y por eso mostró de mil maneras las virtudes de su voz en estas actividades específicas al compartir con sus seguidores el gusto por el folclor llanero. Caycedo fue pionero en llevar, primero al acetato y luego a los formatos de CD y DVD, una cantidad incalculable de romances de esta región limítrofe entre Colombia y Venezuela. Muchos de sus relatos fueron creaciones originales del músico y compositor araucano Héctor Paul Vanegas, uno de los pilares en la consolidación de este estilo.

El pasaje "Es una ley del llanero darle la mano al que llega", incluido en ‘El ánima de Santa Helena’, se convirtió gracias a las modulaciones de Juan Harvey Caycedo, en el saludo tradicional en departamentos como Meta, Casanare y Arauca. Y mientras colaboraba con la difusión del folclor llanero en instantes en los que la lupa estaba puesta en el Caribe colombiano, ejercía sus funciones como periodista, locutor y voz comercial primero en Radio Nueva Granada, que después se transformó en RCN Radio, cadena de emisoras de las que fue por varias temporadas Director Artístico; y más adelante en Caracol Radio.

En esta última casa radial, con la que estuvo vinculado hasta el día de su muerte, su voz inconfundible acompañó los días de los colombianos en programas institucionales como ‘6 a.m. – 9 a.m.’, ‘Pase la Tarde’, ‘La hora del amor’ y, por su puesto, ‘La Luciérnaga’, espacio en el que personificó diversos papeles que hacían divertidas las cotidianidades nacionales. Algunos de los personajes a los que Juan Harvey Caycedo les aportó su estilo fueron ‘El Opita’, ‘El sargento’, ‘El Bobito’, ‘El Profesor Masato Cocada’ y ‘El Profesor Rico Rico’.

Durante toda su vida, Caycedo se preocupó por proteger los derechos de los locutores. Desde la Asociación Colombiana de Locutores (ACL), entidad de la que fue presidente por varios períodos, hizo grandes esfuerzos por restituir la necesidad de adquirir una licencia para ejercer la profesión en medios masivos de comunicación.

En este sentido siempre argumentó que la labor de informar debía estar en manos de los profesionales mejor capacitados.

Además de estar al frente del micrófono por más de 45 años, este locutor y periodista desarrolló su faceta como actor en legendarias películas en la pantalla grande como los largometrajes ‘El río de las tumbas’, de Julio Luzardo, y ‘El zorrero’, de Alberto Mejía. En televisión se le recuerda por sus apariciones en ‘El gallo de oro’, ‘Fuego verde’ y el seriado histórico sobre la vida de ‘Manuelita Sáenz’.

Juan Harvey Caycedo murió el 21 de octubre de 2003 y hoy, diez años después, su voz sigue haciendo falta en las frecuencias radiales.

últimas noticias

Dispensador de historias

Ser una nihilista: Sofía Kovalevskaya

Rusia: héroes nacionales del fútbol

Hospitalizan a Mario Vargas Llosa por una caída