Teatro del 11 al 21 de agosto

Diez días para celebrar lo femenino

El 11 de agosto, la Corporación Colombiana de Teatro dará inicio al XXVI Festival de Mujeres en Escena por la Paz 2017, en Bogotá.

El Festival se vinculó desde un principio con movimientos sociales de mujeres, basándose en las experiencias que ellas han tenido como constructoras de paz.Cortesía Corporación Colombiana de Teatro.

¿Cuántas mujeres había hace 26 años dirigiendo una obra teatral? Esa fue la pregunta de la cual surgió el Festival de Mujeres en Escena por la Paz.

La dramaturga Patricia Ariza, directora de la Corporación de Teatro y del Festival, logró darse cuenta de las pocas mujeres que aparecían delante de los proyectos de teatro que se realizaban en la capital. Para ese entonces, relata la directora, había muchos grupos de teatro y varias mujeres eran dramaturgas, pero eran pocas las que estaban al frente dirigiendo las obras. En cambio, en la mayoría de veces permanecían organizando todo para que estas salieran perfectas y aportaban ideas, a pesar de que sus nombres no aparecerían en el principio de las obras como lo hacían los de los hombres, que para la época eran directores en un 95 %.

Por eso nació el Festival Mujeres en Escena, como un acontecimiento artístico que se realizaba para visibilizar el trabajo que desarrollaban las mujeres en el arte, el teatro, la danza y el performance, y para posibilitar una reflexión entre las artistas y las mujeres que no hacían parte del arte y desde mucho tiempo atrás se habían sentido excluidas porque sentían que su papel en el mundo no era precisamente contemplar el arte, pues era para los hombres.

Patricia Ariza recuerda el recelo con el que el Festival fue recibido. El machismo no se hizo esperar. “Decían que no sería un festival de teatro, sino de teatra para mujeres. Hicieron caricaturas que pegaban por todas partes, no sabían qué inventarse para que no hiciéramos el Festival”, agrega Ariza, quien ahora se lo toma con alegría.

El Festival se vinculó desde un principio con movimientos sociales de mujeres, basándose en las experiencias que ellas han tenido como constructoras de paz. Así, Luz Marina Bernal, víctima del paramilitarismo en Colombia y de los llamados falsos positivos, ha estado en escena al lado de otras mujeres que fueron afectadas por la guerra en el país. Una de ellas fue sobreviviente del genocidio de la Unión Patriótica. Otra era una defensora de los derechos humanos y fue victimizada por la seguridad del Estado. Otra era líderesa estudiantil y fue involucrada por los montajes judiciales e injustos encarcelamientos acusándola de revolucionaria. Ellas hacen su puesta en escena utilizando diálogos construidos por ellas mismas en la obra Antígonas: tribunal de mujeres, buscando defender a miles de mujeres que aún tienen en el anonimato algunas de sus historias.

“Hacemos un teatro que relaciona lo épico con lo pequeño, eso es una característica que se hace posible por las mujeres, puesto que nosotras podemos detallar con más facilidad”. Con el acompañamiento de los movimientos culturales y sociales, se ha logrado hacer un balance del estado del arte que realizan las mujeres en el teatro, posibilitando que las obras sean contadas y dirigidas en su mayoría por ellas, muchas veces creadas desde la perspectiva de género.

Poco a poco el Festival ha sido reconocido en varias partes del mundo, porque no hay ninguno en el país que tenga este enfoque. Al principio se vincularon grupos de teatro de varias partes de Colombia, hasta llegar a convertirse en un festival internacional. Este año será un encuentro de 11 días, en 22 escenarios de la capital, con más de 120 funciones y la participación de 84 grupos nacionales e internacionales. Desde un principio se muestra el compromiso inalterable de la mujer por la construcción de una paz sostenible y duradera a partir del arte y la cultura. “Este es un festival por la paz, para expresar nuestra voluntad inquebrantable de construir la paz, pero construirla desde el arte y la cultura, porque una paz que no se cante, que no se represente, que no se pinte, se retrasa, no llega al corazón”, afirma Patricia Ariza.

Además, en el marco del Festival se realizará el 15 de agosto, como en todos los años, un encuentro polifónico de mujeres, en el que el tema por abordar será “¿Cómo las mujeres vigilan el proceso de paz con perspectiva de género?”.

En él participarán lideresas, insurgentes políticas y mujeres del común que se unen en un lenguaje artístico para buscar un reconocimiento de sus derechos. El Festival también contará con encuentros académicos que en algunos casos serán de entrada gratuita y posibilitarán al asistente el diálogo con directoras y actrices.

 

últimas noticias