Director de museos musicales

La Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia, su casa durante tres temporadas, realiza un homenaje al maestro estadounidense, en el cual participará su hijo, el chelista Gary Hoffman.

El tributo al maestro Irwin Hoffman, evento organizado por la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia, se realizará esta noche en el Teatro Colón, en Bogotá. / Cortesía OSNC

Para Irwin Hoffman, la música debe ser una experiencia vital que involucra todos los sentidos. En caso de quedarse a mitad de camino, lo esencial es atacar directamente al visual, que por lo general es el más fuerte. El oído es, de entrada, un haber para el arte sonoro, así que para el director de orquesta nacido en Nueva York el 26 de noviembre de 1924 no es ningún logro importante conquistarlo, es una obligación, más que una obviedad.

Hoffman estructura esta acción sensible desde su propia trayectoria musical, que comenzó con clases esporádicas de violín y algunas lecciones primarias de piano. Con el violín debajo de su quijada, algunas veces, y con el piano en frente, en otras, descifró que su cabeza tenía la suficiente capacidad para sacarle las mejores notas al instrumento más completo de todos: una orquesta sinfónica.

Estudió en la Juilliard School of Music. Se graduó como violinista, lo cual le ha ayudado a establecer relaciones benéficas con las sesiones de cuerdas que ha tenido a su cargo, y al quinto año de academia obtuvo una beca para profesionalizarse en el escenario de la dirección musical. En este ámbito apareció la figura del maestro ruso Serge Koussevitzky, quien lo guió en la forma de tomar la batuta y le indicó cómo podía hacerse más visible para sus músicos y al mismo tiempo convertirse en un referente menor para el público.

La Orquesta Sinfónica de Chicago fue una de sus primeras responsabilidades musicales. Asumió el reto de dirigir a músicos mucho más veteranos que él y, sin prejuicios de ninguna especie, volcó todas sus habilidades para comunicar y para hacer sentir la presencia de los grandes maestros. Mozart, Bach, Beethoven y los demás autores clásicos y contemporáneos estaban vivos a través de la interpretación de sus partituras.

“En 1968 me fui de la Sinfónica de Chicago para crear la Orquesta de Florida. Yo tenía carta blanca para convocar músicos en ese entonces, pero es desde hace 19 años que tuve la oportunidad de desarrollar esta iniciativa y convertirla en una de las orquestas más sólidas del sureste de Estados Unidos. Es que para mí una orquesta es como un gran museo musical”, comenta Irwin Hoffman, quien además ha estado al frente de formatos sinfónicos de la talla de la Orquesta de la BBC (en Manchester, Escocia y Gales), considerada una de las mejores del mundo, de la Sinfónica Francesa de París, la Sinfónica de la Radio de Estrasburgo, la Filarmónica de Israel y las orquestas nacionales de Perú y El Salvador.

Dirigir nunca ha sido una labor rutinaria para el maestro. Siempre encuentra elementos novedosos en las partituras y gracias a su experiencia en muy poco tiempo puede dimensionar los alcances del colectivo de músicos, que tienen la misión de compartir con él un periplo extenso en el que se visitan lugares distantes y se viven épocas de antaño.

Con algunos ensayos, Hoffman logró imprimirle su sello particular a la Orquesta Sinfónica Nacional de Costa Rica, con la que ha tenido vínculos desde 1987, y ha sido director titular de la Orquesta Sinfónica de Colombia en tres etapas distintas a partir de 2000.

“Siempre he disfrutado de mi contacto con la Sinfónica de Colombia. Son un excelente grupo de músicos dedicados y muy disciplinados. Tengo recuerdos muy gratos de la música tradicional. Los bambucos y pasillos son muy hermosos y coloridos”, cuenta Irwin Hoffman, quien acaba de cumplir 90 años de vida y en este país que lo acogió de manera cálida los celebrará al lado de su hijo, el chelista Gary Hoffman, en un concierto titulado Música en los genes, con el respaldo de la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia.

Irwin Hoffman tiene proyectos musicales para varios años porque piensa seguir parándose en frente de músicos que le creen y lo ayudan a convertir cada concierto en una experiencia en clave de pasión.

 

Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia bajo la dirección de Irwin Hoffman. Viernes 5 de diciembre, 7:30 p.m. Teatro Colón (Bogotá). Información y boletería: 593 6300 y www.tuboleta.com.

 

[email protected]

 

últimas noticias

Fidel Castro el día de su cumpleaños 70

Una botella en la maleta