Dos creadores, un solo cuerpo

El Colegio del Cuerpo presenta su última creación, “Flowers for Kazuo Ohno (and Leonard Cohen)”, que combina la danza butoh y la poesía del cantautor canadiense.

Cortesía eCdC

Flowers for Kazuo Ohno (and Leonard Cohen) es una creación a seis manos: Marie France Delieuvin, codirectora de El Colegio del Cuerpo (eCdC), y Ricardo Bustamante, subdirector artístico y pedagógico, crearon junto con Álvaro Restrepo, fundador y director, la coreografía de la pieza que rinde homenaje a dos grandes creadores contemporáneos.

Kazuo Ohno es uno de los padres de la danza butoh, llamada también “danza de las tinieblas”, que surgió en Japón como reacción a la tragedia de Hiroshima. La idea de hacer este homenaje nació luego de la visita que eCdC hizo en 2008 a Tokio, para conmemorar los 100 años de relaciones diplomáticas ente los dos países.

En efecto, eCdC procura valerse del entorno social y de las historias de violencia en sus montajes para trabajar, a través del cuerpo y de su reivindicación espiritual, en la reestructuración del tejido resquebrajado por esas experiencias traumáticas. Es un espacio cultural y educativo en el que se ofrece una oportunidad de construcción de una nueva ética del cuerpo humano, ligada a unas búsquedas estéticas y artísticas, asociadas a su vez con el acontecer contemporáneo de la cultura y de la vida social y política.

Pero, además de tener a Hiroshima como referente contextual, en ese viaje eCdC visitó en Yokohama al maestro Ohno, en ese entonces de 102 años, en su lecho de enfermo. El impacto de la visita hizo que Restrepo les propusiera a Delieuvin y Bustamante la realización de un homenaje.

El segundo protagonista es el poeta y cantautor canadiense Leonard Cohen, cuya música es la atmósfera sonora de la obra.

Kazuo Ohno murió a la avanzada edad de 103 años y hasta bien entrados los noventa siguió apareciendo en el escenario. Leonard Cohen cumplió 80 años en septiembre del año pasado y lo celebró con el lanzamiento de su último disco, Popular Problems. La pieza, entonces, está inspirada en dos creadores que supieron mantener su vigor creativo y que lograron hacer de su vida, su tiempo y su cuerpo una obra de arte.

Otro hilo conecta a estos dos artistas, a pesar de que no se conocieron: la figura de Federico García Lorca.

En 1979 Kazuo Ohno creó la obra que lo lanzaría al estrellato mundial, en homenaje a la gran bailarina de flamenco Antonia Mercé, llamada la Argentina, gran amiga de García Lorca. A ella el poeta andaluz le escribió un bello elogio.

Por el otro lado, desde su juventud Cohen ha sido un admirador del poeta, dramaturgo y escritor. Así lo declaró en su discurso de aceptación del Premio Príncipe de Asturias. Según él, García Lorca fue quien le reveló su propia voz poética. y su amor y gratitud por él lo llevaron a ponerle a su única hija el nombre de Lorca: Lorca Cohen.

Por su lado, Álvaro Restrepo, creador de esta pieza que hoy se presenta en el Colón, también encuentra en García Lorca una figura inspiradora: sus primeras obras, Desde la huerta de los mudos (1985) y Rebis (1986) estuvieron dedicadas a él en el cincuentenario de su asesinato.

Luego de ver un video de la obra, Leonard Cohen dio permiso para la utilización de su música.

Flowers... fue preestrenada en noviembre de 2014 en el Watermill Center, dirigido por Robert Wilson en Long Island, Nueva York, y se estrenó finalmente en el Teatro Colón de Bogotá el 9 de diciembre de 2014.

 

Teatro Colón, 7:30 p.m. Tiquetes en Tu Boleta (www.tuboleta.com/).