Dos funciones para 'El deber de Fenster'

En la V Semana por la Memoria, organizada por el Centro de Memoria Histórica, se programó la exhibición de este montaje en el Teatro Nacional Fanny Mikey.

Jairo Camargo de nuevo se mete en la piel de Fenster, un documentalista alemán que realiza trabajos por encargo, en 2110. Su principal cliente, interpretado por el actor Daniel Castaño, está al otro lado del teléfono, y le envió un baúl lleno de objetos extraños: un pasamontañas, unas botas amarillas, varias hojas de almanaque, un cortauñas, algunas fotos, un estuche grande de violoncello, una libra de sal, sobres llenos de manuscritos y varias cintas de video.

En este montaje, original de Humberto Dorado y Matías Maldonado y basado en la investigación del informe de Trujillo ‘Una tragedia que no cesa’, del grupo de Memoria Histórica de la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación, tiene inmensas pantallas en la que aparecen testigos, pruebas, fechas, sonidos, voces y huellas. Todos hacen parte del Expediente 11007 de la CIDH, que hace referencia a una cadena de crímenes ocurridos en la zona de Trujillo, Valle, Colombia, entre 1989 y 1992.

Fenster, enfrentado a una serie de sentimientos encontrados, emprende la tarea de reconstruir el caso varias décadas después, encontrando en la declaración manuscrita del testigo Daniel Arcila Cardona, el testimonio fiel y de primera mano de uno de los capítulos más espeluznantes ocurridos en la historia colombiana. El suspenso, el asombro, la sorpresa, dos o tres tragos de whisky y la necesidad de saber la verdad, se convierten en la principal herramienta para que el documentalista pueda reconstruir este rompecabezas.

“La verdad está a la mano. Ahora hay que tener mecanismos para que esa verdad llegue al público como un hecho humano. Eso es lo que nos mueve a llevar esta historia al Teatro. En palabras de Peter Brook, cuando uno sale de una obra de teatro no debe salir hablando sobre la obra sino de su propia vida”, comenta Nicolás Montero, quien, al lado de Laura Villegas, tiene la misión de dirigir ‘El deber de Fenster, el silencio también hace cómplices’.

El montaje protege la veracidad de los documentos, suministrados en su mayoría por el Grupo de Memoria Histórica de la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación, la declaración manuscrita de Arcila y el itinerario emocional de Fenster que es el mismo que el público puede apreciar. Además de los nuevos testimonios de respetadas personalidades que conocieron, investigaron y denunciaron los hechos.
 

Temas relacionados

 

últimas noticias

Hablemos de improvisación: Espiral

Pushkin: del exilio y el verso flameante

Prográmese para Jazz al Parque 2018