El aire tradicional de la música andina

Algunos de los triunfadores en el encuentro cultural en Ginebra, Valle.

Festival Mono Núñez. /Diario de Occidente
Festival Mono Núñez. /Diario de Occidente

José A. Morales, Graciela Arango de Tobón, Arturo de la Rosa y Helena Benítez de Zapata fueron, en 1975, los jurados durante la primera edición del Festival de Música Andina Mono Núñez. Estas cuatro personalidades intelectuales del país secundaron lo que para ese entonces era la idea descabellada de realizar en Ginebra, Valle, un evento en torno a las manifestaciones folclóricas del interior del país. La iniciativa surgió de las cabezas de las religiosas Sor Virginia Lahidalga y Sor Aura María Chávez, quienes encontraron respaldo en el melómano Luís Mario Medina.

El primer episodio de este encuentro cultural se desarrolló con más tropiezos que aciertos. Sin embargo, en el ambiente quedó el aroma de la necesidad de impulsar el festival a través de los esfuerzos de una fundación, que se encargaría en adelante de estructurar los lineamientos, especificar los requisitos y delimitar el perfil de los invitados y participantes. La euforia del momento convocó a las personalidades más célebres de la región del Valle del Cauca a liderar los procesos musicales para convertir esta idea amateur en un suceso de repercusiones nacionales.

La recién creada fundación concluyó, por ejemplo, que el nombre del festival debía rendir tributo a un instrumentista virtuoso de la zona del Pacífico colombiano. En realidad no hubo que escudriñar mucho para llegar a Benigno Núñez Moya, compositor e intérprete de la bandola y de la guitarra, nacido en Ginebra, Valle, en 1897. 'El Mono', como se le conocía en la actividad bohemia, nunca estudió música formalmente aunque siempre se caracterizó por su gran técnica interpretativa y por un respeto absoluto por la esencia de los diversos aires que llegó a ejecutar en sus instrumentos de cuerda.

Con 39 años de actividad, el concurso se ha convertido en uno de los encuentros más importante de este género musical y en la actualidad es una plataforma de lanzamiento de artistas colombianos en el exterior, porque varios de sus concursantes han sido nominados a los premios Grammy Latino, en la categoría de música tradicional. Gracias a esa proyección es que en 2003 el Festival de Música Andina Mono Núñez fue declarado Patrimonio Cultural de la Nación.

Los concursantes del evento provienen de toda la zona andina de Colombia, conformada por Antioquia, Boyacá, Caldas, Caquetá, Cauca, Cundinamarca, Huila, Nariño, Norte de Santander, Putumayo, Quindío, Risaralda, Santander, Tolima y Valle del Cauca. De la misma manera, los estilos sonoros más relevantes durante más de tres décadas son el bambuco, el vals, la mazurca, la redova, el pasillo, la danza, el chotís, la guabina, la rumba carranguera, las vueltas antioqueñas, el merengue carranguero, la caña, la gavota, el sanjuanero, el son sureño, la marcha, la rajaleña, el intermezzo, el bunde, la polka, el torbellino y el fox.

Durante tres días, instrumentos como el tiple, la bandola, la guitarra, el requinto, la tambora, la flauta de caña, el chucho, la quena, la carraca, el quiribillo, la zampoña, el cuatro, el charango, y el guache, entre otros, fueron los protagonistas del Festival de Música Andina Mono Núñez, que en el 2013 ya tiene a sus ganadores en sus diversas categorías. El jurado determinó que Gran Mono Núñez Modalidad Instrumental debía quedar en manos del Trío Macaregua, de Santander, que también obtuvo el galardón como el Mejor Trío Instrumental.

En la modalidad del mejor Grupo Instrumental, el primer puesto lo ocupó el Cuarteto Becao, de Risaralda; mientras que Oscar Javier Molina fue escogido como el mejor solista instrumental del año. Los tres triunfadores en las categorías vocales fueron: Las Comadres de José (Santander), que ganó el Gran Mono Núñez, así como el galardón al mejor grupo vocal; el Dueto Estirpe y Canción (Caldas) como mejor dueto vocal; y el premio al mejor solista fue para de Jessica Jaramillo (Valle del Cauca).

 

últimas noticias