El amante secreto de Frida Kahlo

Frida Kahlo le pidió a José Bartoli, su amor, que firmara las cartas como Sonja. Así, si Diego Rivera las descubría pensaría que eran de una mujer.

EFE

Diego Rivera toleraba el amor de Frida por las mujeres, pero nunca el de los hombres. Por su parte, Kahlo firmaba sus cartas como Mara, que es la abreviación de “Maravillosa”, como Bartoli la llamaba.

El hallazgo de 25 cartas manuscritas de la artista mexicana Frida Kahlo revelan que su único amor no fue Diego Rivera y ponen en escena al pintor catalán José Bartoli, quien se convirtió en el gran amor de Kahlo, según revela la correspondencia que la artista envió al pintor español durante tres años.

Según explicó Lous LeB. Webre, el vicepresidente de marketing de la galería Doyle, el descubrimiento de estas cartas no solo es una sorpresa para los seguidores de la artista, sino también para los biógrafos.

El valor de las cartas se estima entre 25.000 y 120.000 dólares y se subastarán el próximo miércoles en la galería Doyle en Nueva York. Las cartas se encuentran en perfecto estado de conservación y evidencian tres años de relación entre la artista y el pintor desde 1946 a 1949. 

Además de evidenciar una nueva faceta en la vida de la artista, los manuscritos revelan también su proceso creativo durante esta época. 

Sesenta años después de la muerte de Khalo son revelados con estas cartas detalles muy bien guardados sobre su vida, como un posible embarazo de José Bartoli.

Sin embargo, la otra parte de la historia de amor aún sigue sin conocerse, pues las cartas de Bartolí a Frida Khalo no se han encontrado. Se cree que fueron destruidas por ella misma después de leerlas, para evitar que Diego descubriera su paralelo romance.

Según Salomón Grimberg uno de los biógrafos de Frida Kahlo, ‘Diego fue su gran obsesión, y Bartoli, su gran amor’.

Las cartas están en exhibición hasta mañana y no están cubiertas bajo la ley de Monumentos Nacionales en México, bajo la que están artistas como Frida Kahlo y que prohíbe que sus obras salgan del país, ya que siempre han estado fuera del territorio nacional. Así que pueden ser adquiridas por extranjeros.

Alejandra Musi – corresponsal – El Universal – México (Lea aquí el artículo completo)

Temas relacionados