El arte a subasta

La expresión artística y la filantropía se unen en 'Arte por una causa', un evento que busca recaudar fondos para combatir la pobreza en el país.

El martillo está listo para dar inicio a la cuarta edición de la subasta Conexión Colombia.

Esta es la primera vez que el evento contará con dos modalidades: una subasta silenciosa y otra presencial. La primera comienza este sábado 24 de septiembre y en ella los participantes podrán acceder a 33 obras, mientras que en la presencial, a realizarse el martes 27 de septiembre, se tendrán 55 obras. El año anterior contaron con 76 obras subastadas en vivo, lo que hacía demasiado larga la noche, y por esta razón decidieron partirla en dos.

Contrariamente a lo que muchos piensan, las obras no son donadas por los artistas. Entre Ana Sokoloff y María Victoria Estrada, quienes se reúnen a principios de año, deciden qué artistas tendrían cabida en la selección de la subasta para hacerles una propuesta de compra. Las dos están cerca y enteradas de lo qué está pasando en las galerías, con los coleccionistas y con los artistas que tienen fuerza en el mercado. “Son artistas que han sido reconocidos y que han recibido premios, tanto nacional como internacionalmente, que ya tienen un mercado”, explica María Victoria al preguntársele sobre la selección y el criterio para escoger las obras. Por respeto al trabajo del artista no piden nada en donación, lo que también garantiza la calidad de la obra.

De las 51 fundaciones afiliadas a Conexión Colombia, cada año se hace una selección de aquellas que trabajen y hagan presencia en distintas zonas del país y el 35% del recaudo de la subasta va para ellas. Este año, las elegidas fueron Estructurar, que trabaja en Bucaramanga y sus alrededores para ofrecer a las comunidades más pobres oportunidades de mejorar su calidad de vida, y la Fundación Formemos, que trabaja por la niñez campesina en Cundinamarca.

Escultura, fotografía, instalaciones, pintura, casi todos los medios artísticos están presentes, tanto de artistas latinoamericanos consagrados como Ana Mercedes Hoyos, Alejandro Obregón, David Manzur, Liliana Porter, Santiago Cárdenas, León Ferrari, como de artistas más jóvenes, por ejemplo Mateo López, Edwin Sánchez, Adriana Salazar o Ícaro Zorbar.

La obra que tiene el precio base comercial estimado más alto ($110’000.000-$120’000.000) es una pintura de Eduardo Ramírez Villamizar. Y la menos costosa parte de un precio base de $2’200.000-$2’400.000: un acrílico sobre tela y madera de Carlos Salas.

Las obras estarán expuestas a partir de este sábado 24 en el Claustro La Enseñanza (calle 72 #8-21). También puede consultarse la información en www.conexioncolombia.com/ subasta.html

Temas relacionados