El arte también es redondo

Karl Troller, Eduardo Arias y Fernando Cano Busquets ejercen el rol de directores técnicos en esta muestra especial dedicada a exaltar la pasión por el fútbol durante el Mundial.

Los curadores Karl Troller y Eduardo Arias diseñaron emotivos encuentros entre seleccionados como las estatuas de Botero y el equipo de Bart Simpson. / Liz Durán

La zona de candela es la Casa Cano. Este espacio diseñado en principio como galería y que se ha ido transformando en un terreno apto para diversas manifestaciones culturales, permitió el ingreso de la pasión del fútbol con la muestra Esta noche no me esperen en la casa, que estará exhibida durante el Campeonato Mundial de Fútbol Brasil 2014.

Casa Cano convocó a su propia selección de artistas y les encomendó la misión de intervenir objetos ya creados, muchos de ellos insignias de la idiosincrasia nacional, o proponer piezas gestadas a partir de la revolución visceral que produce este deporte considerado el más popular del planeta.

Más de diez personajes importantes para el desarrollo de las artes visuales en Colombia, como Nadín Ospina, Antonio Caro, Rosario López, Andrés Villa y Alejandro Franco, se pusieron la camiseta y aportaron su propia forma de sentir el fútbol, guiados, eso sí, por tres conocedores profundos del tema.

Karl Troller, Eduardo Arias y Fernando Cano Busquets fueron los directores técnicos de la exhibición Esta noche no me esperen en la casa, cuya esencia no sólo consiste en mostrar imágenes clásicas, como la fotografía de Faustino Asprilla tomada por Liliana Toro y bautizada Colombia a media asta, sino también abrir el compás a ideas tan irreverentes como novedosas.

Dentro de las curiosidades más llamativas de la muestra se pueden mencionar los tradicionales futbolines, idea original de Arias y Troller evolucionada por Nadín Ospina, en la que figuras como las estatuas de Fernando Botero se encuentran en el mismo campo futbolístico con amigos de Bart Simpson para disputar un partido a muerte.

Además de estos objetos especiales, Casa Cano invitó a varios artistas colombianos a intervenir un bolillo, a manera de pretexto para recordar al extécnico de la selección de Colombia, Hernán Darío Gómez, quien ha sido uno de los protagonistas, para bien y para mal, de algunos de los acontecimientos más importes del deporte en la era contemporánea.

La muestra contó con el respaldo del reconocido narrador deportivo William Vinasco, quien prestó su imagen para la realización de algunas piezas publicitarias y además grabó audios con sus más reconocidas frases: “esta noche no me esperen en la casa”, “no me diga más, compañero”, “narrar fútbol, una de las dos cosas que más me gusta hacer en la vida” y “mucho toque-toque y de aquello nada”, que se oyen durante el recorrido.

Otra parte significativa de Esta noche no me esperen en la casa es un segmento dedicado a los juegos de parqués diseñados por Diego Robayo, así como la presencia de objetos históricos aportados por la Federación Colombiana de Fútbol y algunas camisetas de jugadores insignias para nuestro país.

Rueda la bola y esta muestra ya tiene el tanteador a su favor.

 

Casa Cano, carrera 7ª A Nº 69-45, barrio Quinta Camacho. Tel.: 312 6008. Lunes a viernes de 10:00 a.m. a 5:00 p.m. y sábados de 10:00 a.m. a 1:00 p.m. Entrada libre.

[email protected]

 

últimas noticias