El cubano del rock con chancleta

El creador de la agrupación Orishas, y uno de los máximos exponentes del hip hop de la isla, alternará con Los Amigos Invisibles, Superlitio, Bomba Estéreo, The Hall Effect y Sidestepper.

Yotuel combina los tres pronombres personales singulares en español. Este cubano, de apellido Romero, no sólo lo hace de nombre, también de oficio. Él dice lo que yo quisiera decir y no puedo. También canta sobre lo que tú callas y dejas pasar de largo. Pero tal vez lo más importante es que su música, con Amenaza, luego con Orishas y ahora con Afrocuban Punk, es una manifestación que sólo él puede lograr.

En la escena del hip hop es muy conocido, aunque considera que le falta mucha fama para ser parte del grupo de artistas denominados masivos. Yotuel Romero hace lo que le gusta: canciones para bailar y pensar. Compone a las 4 a.m., en su estudio, cuando piensa que el exterior está quieto esperando por una de sus creaciones.

Sus propuestas musicales se basan en la mezcla de música cubana con elementos urbanos. ¿Cómo llegó a establecer que eso era lo que quería comunicar?

La propuesta que traigo es un sincretismo musical en el que se fusiona el rock con ritmos afrolatinos, rescatando esa herencia de guitarras dejadas por los esclavos de Nueva Orleans, mezcladas con los tambores más ancestrales del folclor cubano.

Usted rapeaba en el grupo Amenaza, pionero en el hip hop de su país. ¿Cómo lo recuerda?

Fue mi gran escuela, todavía recuerdo que con tan sólo 15 años nos encerrábamos en casa y con una grabadora y unos casetes preparábamos nuestros discos. Eran tiempos de puro amor por la música, no teníamos nada, pero teníamos todo al mismo tiempo, y sólo queríamos estar ahí, produciendo sonidos.

En este tiempo en el que no hay sonidos puros… ¿se puede hablar de músicas urbana y rural?

Hoy está todo tan confuso que realmente no sabría por dónde empezar. Un DJ utiliza un sampler de acordeón y crea un hit mundial, pero al mismo tiempo los más radicales rapean sobre bases de pop con artistas súper pop. Todos quieren sonar en radio y da igual el precio. Es como si hubiera que desenterrar La macarena de nuevo.

¿Hasta qué punto la tradición yoruba influencia su música?

Creo que la tradición yoruba es un elemento más en mi música, que se encuentra influenciado por muchos pedacitos de sabores latinos y anglosajones.

Después de ser una propuesta alternativa, ¿le tocó a Orishas ceder en algo de su música para complacer al público masivo?

Para nada. El éxito llegó poco a poco sin tener que ceder en nada. Fuimos un grupo de culto y de escuela, pioneros de un género que para la época andaba buscando su lugar. Siento que nunca llegamos a convertirnos del todo en mainstream. Nuestro público fue siempre bien selecto y no llegamos a algo tan masivo como pueden ser Maná o Juanes. Fue una historia muy linda a la que decidimos ponerle fin el 12/12/2009.

¿Cómo surge Afrocuban Punk y cómo es el formato instrumental?

Yo estaba de gira con Orishas, compartiendo escenarios con figuras del rock como Radiohead o Red Hot Chili Peppers. Pude comprobar cuántas cosas en común tienen el rock y la música afrolatina. A partir de ahí empecé a investigar y pensé que sería la evolución de nuestro sonido. Se lo presenté a mis compañeros, pero cada uno tenía ideas diferentes, así que decidimos desintegrar la banda y yo continué con este proyecto. Empecé con una percusión, una guitarra eléctrica y poco a poco fui introduciendo más sonidos.

¿Qué tienen en común la champeta y el rock & roll?

Mucho, siempre y cuando el rock & roll del que hablas sea el mismo del que hablo yo, porque mi rock huele a tabaco y aguardiente, sabe a melao de caña y se baila con chancleta.

¿Hay fórmulas para hacer el hip hop de Yotuel?

Yo, al componer, sólo dejo hablar al corazón. Mi fórmula es bien fácil: no tener fórmula.

Para usted, ¿componer es un proceso doloroso?

La composición siempre es un proceso de autobúsqueda y eso siempre genera dolor. Yo me inspiro en mi vida como emigrante, como negro, como cubano viviendo en el metro de París sin comer durante días. Los latinos tenemos algo en común y es que por muy duras que hayan sido nuestras experiencias siempre bailamos y somos muy positivos a pesar de las adversidades. Por eso mi música es tan enérgica, es una mezcla de dolor, superación y energía.

¿Se considera un referente del hip hop cubano?

Siento la responsabilidad de ir siempre un poco más adelante en cuestión de sonido. No hacer sonidos relacionados con modas sino hacer discos buenos que puedas escuchar dentro de 10 años y te resulten atemporales.

¿Cómo logra el equilibrio entre las creaciones para escuchar y las canciones para rumbear?

El equilibrio está en las buenas letras. Rubén Blades y Juan Luis Guerra me enseñaron que se podía poner a bailar a la gente y a escuchar al mismo tiempo. Creo que no hay una buena canción sin una buena letra. Si hace bailar y no pensar, no pasará a la historia.

¿Qué tanto influye la situación social, económica y política de su país en su música?

He tenido la oportunidad de pertenecer a sociedades muy diferentes. Al final del día lo que me inspiran son las personas. Darle voz a las injusticias, al sentirse emigrante, discriminado. Si algo he aprendido, después de vivir en países tan diferentes como Cuba, Francia o Estados Unidos, es que a los seres humanos nos afectan las mismas cosas y que por desgracia hay mucho por qué luchar.

En la escogencia del repertorio, ¿influye el país en el que se va a presentar?

Me gusta hacer cosas especiales para cada país, sobre todo en Latinoamérica, donde hay tantas cosas que me han inspirado y de las que disfruto. Para este show vengo con un pequeño homenaje a Joe Arroyo, gran inspiración para mí.

¿Qué proyectos tiene?

Rock & roll con chancleta es un proyecto que no sólo pertenece a un álbum sino que tiene muchas más vertientes. De momento estoy terminando el disco de estudio. Acabo de presentar una película que rodé el año pasado en México llamada El baile de San Juan. Además, terminé un trabajo como productor para Beatriz, una artista que tiene gran éxito en Estados Unidos, Argentina y España. Ahora tengo muchas ofertas para producir.

Hot Fest. Domingo 16 de octubre, a partir de las 12 m y hasta las 6 a.m. del lunes. Informes y boletería: 5936300 y www.tuboleta.com