En salas de cine

El discípulo

La película rusa, del director de cine y teatro Kirill Serebrennikov estará desde esta semana en las principales salas de cine del país, gracias a la distribución de Cine Colombia. Su planteamiento controversial sobre el peso de la religión en los jóvenes con respecto al sexo y la evolución, ha causado revuelo en su país de origen.

Archivo particular

El discípulo fue una de las películas que estuvo en boca de los asistentes al Festival de Cannes 2016, debido a que fue reconocida con el Premio François Chalais. Desde ese momento, la producción ha impactado al público y la crítica del mundo consiguiendo otros grandes reconocimientos, entre los que se destacan el European Film Award, donde consiguió el reconocimiento al mejor Compositor Europeo.

Luego, pasó por el Biografilm Festival, donde fue condecorada con el Premio de la Audiencia y en el Sochi Open Russian Film Festival, donde ganó el Premio a Mejor Director. En este año, estuvo nominada en el Asia Pacific Screen Awards como Mejor Película y en el Festival Internacional de Cine de Chicago estuvo participando por el Hugo de Oro.

La historia de El discípulo está basada en la obra de teatro de Marius von Mayenburg, de la cual, se ha conocido, fue escrita después de que este director de teatro encontrara frases muy extrañas y hasta violentas en la Bíblia, pasajes que podrían ser interpretados de distintas formas. Von Mayenburg sintió que fuera de contexto estas frases podrían describir lo opuesto al amor y a la fraternidad, por lo que decidió hacer una lista con las frases ambiguas, pensando que era muy fácil cambiar el significado de los mensajes del libro católico.

En la película, esas frases ambiguas son el discurso de Veninamin (Pyotr Skvortsov), un adolescente en la mitad de una crisis espiritual que hace que su madre (Yuliya Aug) se desespere por no saber cómo educar a su hijo fanático. Así mismo, ese fanatismo religioso desestabiliza a sus compañeros de la escuela y hasta a sus maestros, llegando a cambiar la forma en que ellos enseñan. Buscando una solución para el joven, los adultos intentan de todas las formas controlar su personalidad, que está basada en lo que dice la Biblia.

El director de la obra es Kirill Serebrennikov, de origen ruso, que se ha desempeñado como director de teatro y cine. Nació en 1969 en Rostov del Don. Desde el 2012 es el director artístico del Gógol Center, un icónico teatro ruso con sede en Moscú. Su primera obra la dirigió cuando apenas era un estudiante y en 1992 se graduó con honores de Física en la Universidad Estatal de Rostov. En 2008 formó una clase experimental en la Escuela del Teatro del Arte de Moscú, la cual terminó por convertirse en 2012 en el proyecto Seven Studio.

En su filmografía cuenta con las películas Playing the victim (2006), condecorada con el Gran Premio en el Festival de Cine de Roma. Yuriev Den (2008), Betrayal (2012), que estuvo en la competencia en el Festival de Cine de Venecia y por último, El discípulo (2016).