El espacio se mueve despacio

Diálogos contextuales sobre el arte contemporáneo en Colombia desde una plataforma web creada por artistas.

Germán Rubiano Caballero primer director del Museo de Arte de la Universidad Nacional. / Cortesía

Detenerse para observar, imaginar, reflexionar y crear ideas es un mecanismo orgánico desvalorado por el hombre por el poco tiempo que le dedica. Es una actividad que se desarrolla con el parpadear de los ojos pero que en el arte y sus acciones requiere de suma precisión; la misma que desde el performance dejó como legado la artista colombiana María Teresa Hincapié (1956-2008) quién a partir de acciones cotidianas, desató toda una poética compleja para interpretar la existencia. Con esta visión casi orgánica que se evocaba a través del cuerpo decía en una de sus entrevistas: “el conocimiento es algo muy hermoso, se relaciona con la felicidad, con el placer de la observación, me encanta observar, poder descubrir el alma en todas las cosas, poder ver un ser humano y ver su parte bonita, poder ver un perro y sentir que los perros le enseñan a uno mucho sobre el amor. Siento que eso para mí es conocimiento, adquiero mi saber desde la observación, la sencillez, lo elemental (...)”. Desde esta perspectiva personal, la/el artista debe tener una reflexión profunda sobre las experiencias que van más allá de la realización material de una obra.

Es así que en las artes la comunicación pasa a un plano profundo, como sacando a la luz los rastros que se deja a partir de todo un proyecto propuesto por un artista y que evoca ciertos cuestionamientos que consiguen repercutir en creaciones y acciones puntuales. En este punto aparecen medios especializados, periodistas, escritores, investigadores y artistas que le aportan a hacer que a partir de una obra artística, se cree toda una ola de manifestaciones críticas y de reflexión. En este orden de ideas y motivados por la necesidad de crear un espacio para la reflexión sobre las artes visuales, nace una propuesta de dos estudios (uno de diseño gráfico y otro de proyectos audiovisuales), que tiene como intensión utilizar su conocimiento adquirido en los años que cada uno ha trabajado, para plantear un formato de entrevistas y cubrimiento del arte con el análisis y profundidad que demandan los medios en la actualidad. El proyecto toma su nombre de una de las obras más recordadas de María Teresa Hincapié: “El espacio se mueve despacio”.

“A la gente le hace falta un poco más de historia, de contexto, de datos porque realmente es nuestra historia. En los medios siento ese vacío porque no hay un diálogo”, explica el artista colombiano Nicolás Consuegra que a mediados de 2017 estuvo exponiendo en NC- Arte un proyecto sumamente ambicioso y arquitectónico que transformó completamente el lugar para convertirlo en el Museo de Arte de la Universidad Nacional; misma exposición que abrió una brecha para crear ‘El espacio se mueve despacio’, con su actual colectivo Tangrama y en conjunto con el colectivo audiovisual Pausar.

 “Somos formados como artistas pero que generamos un contenido visual-conceptual a través del diseño gráfico que está muy sensibilizado con la educación que hemos tenido durante estos años”, explica consuegra sobre Tangrama, un grupo creado en el 2002 y conformado por Mónica Páez, Margarita García y Nicolás Consuegra. El estudio Pausar, por su parte, se formó hace cinco años en Bogotá como una iniciativa de Felipe Camacho y Mateo Rudas (artista visual y especialista en video). Felipe Camacho no continuó, pero se sumó Joaquín Uribe (literato), para conformar un equipo interdisciplinario que desarrolla contenidos audiovisuales y entre cuyos clientes se encuentra el Museo de Arte del Banco de la República — recientemente llamado MAMU.

Ambos colectivos decidieron llevar la idea de una plataforma que a profundidad reflexionara por distintos proyectos artísticos actuales en nuestro país y que según Mónica Páez: “Seguimos pensando que le falta un poquito más de crítica (no destructiva) y de presencia en las artes, que deben haber más voces y más miradas. Fue así como pensamos en que elespaciosemuevedespacio.com , un espacio (sitio) al que puedan vincularse más personas o equipos en el futuro que deseen desarrollar contenidos escritos, en audio (podcasts) o en video sobre temas que nos interesa expandir en torno a las artes visuales en Colombia.”. Esta titulación, además de su contenido, es inspirada en la obra de la artista María Teresa Hincapié que se titula de la misma manera, una obra performática concebida como una meditación alrededor de un espacio vacío, siendo la presencia de Hincapié, una silueta que atraviesa el espacio entre proyecciones audiovisuales e instalaciones artísticas y que según la artista, quería crear una obra que produjera paz y tranquilidad.

Un sentido entonces de observación minucioso, acompañado de factores que se entrecruzan en las investigaciones artísticas, se vuelven importantes para desarrollar el proyecto, pero que fue desde la exposición de Nicolás Consuegra en NC - Arte, que pudo visibilizarse con mayor fuerza, con lo que explica Consuegra:

“Todo parte de un contexto muy específico y es que yo hago una exposición en el espacio NC-Arte, en esta exposición mi amigo Andrés Fresneda -artista colombiano- dice que cuando se abre una exposición es cuando realmente se empieza la exposición y a partir de ahí; ¿que se podría hacer para que la gente se acerque a una exposición y pueda tener otro tipo de contenidos más allá de la experiencia en el lugar donde está presentada la exposición?” aquella pregunta inició la plataforma digital ‘El espacio se mueve despacio’, con una serie de contenido audiovisual con entrevistas sobre el contexto histórico del Museo de Arte de la Universidad Nacional.

Diálogos sobre el Museo de Arte de la Universidad Nacional

Su primer proyecto piloto, una serie de entrevistas a los distintos actores importantes del Museo de Arte de la Universidad Nacional para retomar y contextualizar la actual situación de esta entidad artística, su historia y contexto que se visualizan a través del paso de artistas y exposiciones que ha recibido durante más de cuarenta años. Es así que invitan a dialogar a Germán Rubiano Caballero -primer director del Museo entre 1970 y 1977-, a William López -director entre 2006 y 2007-, Santiago Rueda director en el año 2008-, María Belén Sáez de Ibarra- su directora desde el año 2011- y el artista Juan Fernando Herrán quien expuso en el museo en el año 2016.

“Lo interesante de la edición fue asumirla como una clase, como una especialización en políticas de museo, en políticas culturales y fue además una suerte de laboratorio en el que debimos prepararnos con Nicolás y Mónica para llegar documentados y darle la confianza necesaria a nuestros entrevistados”, dice Mateo Rudas sobre la realización de estas entrevistas que se salieron del guion justificando las reflexiones y hechos históricos que marcaron el estado actual de este museo de arte y es allí que consideraron tan valiosa la información que en vez de sacar un solo clip por entrevistado, le dieron continuidad con un segundo, siendo entonces la reflexión y contextualización parte fundamental dentro de este proyecto, un espacio dedicado a las mismas con un contenido que ahonde y cuestione.

Temas relacionados

 

últimas noticias

El movimiento constante

“Mi éxito será mi venganza”: Martha Senn