El espíritu del cine independiente

El festival llega por segunda vez a Bogotá con una selección de más de 100 películas que serán proyectadas en seis teatros, dos parques y 16 escenarios donde estará el Cine Bus.

Imagen de la película “Evolution”, dirigida por Lucile Hadzihalilovic. / Archivo particular
Imagen de la película “Evolution”, dirigida por Lucile Hadzihalilovic. / Archivo particular

La historia de un hombre que se ve enfrentado a elegir entre la vida de unos afganos locales, su familia en Dinamarca y las reglas explícitas de la guerra. La de un abuelo y su nieta, quienes luchan por conservar un olivo. La de una madre que cuida a su hijo luego de que éste recibe un disparo y queda en coma. La de una universitaria que consume y vende drogas.

Estas y otras historias han sido contadas para acercarnos a la vida de quienes desde años atrás han estado al margen de la historia: versiones que no se oyen en noticieros, diarios o libros y que hoy, sin embargo, son el foco de todas las miradas de los espectadores por la realidad convulsa que atraviesa la sociedad. Somos nosotros quienes necesitamos sus declaraciones para intentar —como si fuera posible— entenderlos.

Hace dos años, un grupo de enamorados del cine en nuestro país, en especial del independiente —ese que se produce por fuera de los grandes estudios cinematográficos—, decidió exponer en las grandes pantallas todas las ideas y relatos que sobresalen a pesar de tener un bajo presupuesto.

“Uno busca historias con narrativas y riesgos diferentes a los que estamos acostumbrados. Historias bien contadas que atrapen al espectador”, afirma Juliana Ospina, programadora asociada del Festival de Cine Independiente de Bogotá, IndieBo.

Aunque ella es comunicadora social y guionista, considera que por encima de todo es cinéfila y una adicta a las buenas historias, por lo que reconoce que el público es inteligente y exigente. Sin embargo, no es experta o crítica de cine, lo cual le da la ventaja de tener una mente abierta para nuevas propuestas cargadas de emociones que la conmuevan y al mismo tiempo la entretengan. Que cumplan el que debería ser el único objetivo del cine: cambiar vidas.

“Tenemos que alimentar el espíritu, la mente y la creatividad para tener fuentes de inspiración y así generar proyectos que contribuyan a la consolidación de la cultura como un eje fundamental en la transformación de la sociedad”, comenta Paola Turbay, cofundadora y directora ejecutiva del festival, quien en compañía de Alejandro Estrada, cofundador y director estratégico, un día soñó con que el público colombiano viajara por el mundo a través de producciones hechas en 35 mm. Hoy ese sueño es una realidad.

El ojo crítico de IndieBo, es decir, Juan Carvajal, director artístico, y Hugo Chaparro, programador asociado, ha viajado por Toronto, Nueva York, Berlín y Cannes, entre otros festivales, para elegir lo mejor del mundo cinematográfico y así cumplirles a los cinéfilos que han soñado con ver proyectadas en las salas de Colombia películas que han sido nominadas o ganadoras de premios a nivel internacional en los festivales con mayor renombre en la categoría independiente.

Por su parte, Ospina observa las obras nacionales que cumplen con los requisitos y Diana Vargas clasifica lo mejor de Latinoamérica. Para, finalmente, evaluar entre todos las propuestas y traer a nuestros ojos una completa selección de cortometrajes y largometrajes.

“Cuando vi la película Swiss Army Man en el Festival de Sundance, a los 10 minutos salí de la sala. Desde el primer minuto quise traer esta película, de la productora y distribuidora A24, al IndieBo. Luché mucho por esto. Finalmente logramos consolidar una alianza. Incluso uno de sus productores, David Laub, será invitado especial este año”, comenta Juan Carvajal.

La cinta, dirigida por Dan Kwan, en la que se explora la amistad entre un náufrago y un cadáver, generó mucha polémica en su estreno mundial. Sin embargo, se llevó el premio a mejor dirección dramática en Sundance y ha tenido muy buena acogida entre los espectadores en Estados Unidos. Esta es tan sólo una de las 28 que hacen parte de la categoría En Foco.

Diferentes historias traídas de Francia, Eslovaquia, Israel, Alemania y Estados Unidos, por nombrar algunos países, esperan atrapar a los espectadores, quienes podrán elegir entre las producciones que se proyectarán en las demás categorías: Mundo, las cintas que han pasado por festivales internacionales; Lente Lateral, una mirada a las voces nuevas y arriesgadas; Encuentros, producciones iberoamericanas; Ventanas Abiertas, proyección de documentales; Medianoche, el terror va más allá de cualquier monstruo; Colombia, propuestas nacionales; En Retrospectiva, donde Yang Zhang presenta una mirada de su obra independiente; IndieKids, películas animadas para niños y adultos, y la última sección, Cortometrajes.

Homenaje a las mujeres en el cine

En 1894, Alice Guy-Blaché se dio a conocer en la industria cinematográfica como secretaria en la Compañía General de Fotografía de Max Richard. Dos años más tarde combinó imágenes en movimiento y el arte teatral en la película La Fée aux choux. Guy-Blaché fue la primera mujer en realizar una película, es la fundadora del cine narrativo y sentó las bases de lo que se ha considerado la ficción, además de ser pionera de los efectos especiales.

Mujeres como Agnès Varda, Ida Lupino, Chantal Akerman y Sofia Coppola han sido las directoras de las siguientes generaciones que, seducidas por un lente, han decidido retratar momentos determinados de la sociedad, una visión que había estado segregada por ser femenina, que fue rechazada y puesta bajo un manifiesto: el cine no es para mujeres. La historia, tan implacable como benévola, desmintió esa postura y dejó en claro que cualquiera que tenga disciplina y pasión puede hacer del cine una obra de arte.

“Este año se produjeron muchas más películas dirigidas por mujeres que el año pasado. Y esta cifra va en aumento. El IndieBo seleccionó 27 películas dirigidas por mujeres y más de 35 protagonizadas por actrices legendarias y actrices noveles. Esta selección es reflejo y consecuencia de todos estos cambios que se están viendo en la cinematografía mundial. No es casualidad”, asegura Juliana Ospina, quien hizo parte de la curaduría para elegir a las mujeres que serán protagonistas de esta versión del festival de cine, como Elizabeth Wood, Rebecca Miller y Doris Dorrie.

¿Por qué ver cine independiente? Más allá de las respuestas obvias que se dan en una época de rapidez e información inmediata, el cine independiente se presenta como un faro: una luz en medio del mar —de noticias, imágenes, adelantos tecnológicos—, que sirve a la vez como espejo, porque su esencia, su espíritu, no son otra cosa que las historias donde nos reconocemos como humanos, donde nos unen más nuestros dolores, dichas, penas y alegrías que nuestro color de piel o nacionalidad. “Nadie arriesga su vida, su dinero o su tiempo por llevar a cabo una producción que no lo conmueve, que no lo apasiona completamente. Es la apuesta de una idea por encima de las películas que cumplen las exigencias de una industria o las necesidades del mercado. Por eso, ver una obra de cine independiente es ver una apuesta que convenció a muchos y que merece ser vista”, dice Ospina.