El metal latino que germina de la tierra

Músicos de Maná, Fabulosos Cadillacs, Sepultura y A.N.I.M.A.L. han unido fuerzas bajo el nombre tt. Su propósito: revitalizar el heavy metal latinoamericano.

Flavio Cianciarulo, Alex González, Andrés Giménez y Andreas Kisser. / Kristian Forero - La autopista del rock

En la década de los noventa el rock y el metal proveniente de Latinoamérica estaban viviendo un momento de eclosión. Amparados por un puñado de arriesgados sellos discográficos, por las emisoras prendadas de las canciones en español, la imagen que ofrecía la cadena de televisión MTV Latino y un afán por conjugar sonidos tradicionalmente anglo con sus raíces, varios grupos fueron llevados a la cima. En ese fenómeno, desde distintos estilos musicales, Fabulosos Cadillacs y Maná se robaron la atención del público. Al mismo, tiempo, entre la distorsión y la furia, Sepultura y A.N.I.M.A.L. sacudían con su particular heavy metal. Hoy, estas corrientes se juntan con un espíritu fraterno.

“De la Tierra nace porque es el momento de que el heavy metal cantado en nuestra lengua retome su lugar en el panorama mundial”, afirma Andrés Giménez, músico recordado por ser el vocalista de la extinta banda argentina A.N.I.M.A.L. “Con este grupo no queremos decirle a nadie qué hacer o cómo pensar; lo que buscamos es llevar un mensaje positivo, de hermandad, honestidad y lucha digna por cada uno de nuestros sueños”. El grupo lo completan Andreas Kisser (guitarrista de Sepultura), Alex González (baterista de Maná) y Sr. Flavio (bajista de Los Fabulosos Cadillacs).

A su paso por la capital colombiana, Giménez estuvo acompañado por el baterista González, quien milita desde hace casi treinta años en Maná. La alianza entre estos dos músicos hubiese parecido absurda hace 15 años, pero en el presente no hay lugar para segundas lecturas. “Amo el heavy metal desde que tengo memoria. Empecé escuchando a The Beatles, pero pronto descubrí a Kiss y mi habitación se transformó en un santuario del cuarteto. Luego llegó música más pesada a mis oídos y me entregué por completo a ello”, asegura González con una sonrisa. “Cuando no estoy con Maná me gusta ir a festivales a ver bandas de metal. Mi forma de tocar la batería siempre ha tenido ese punch rockero”.

Se podría pensar que la gestación de este supergrupo proviene del plan de algún osado mánager. Sin embargo, “Alex y yo veníamos charlando la idea de hacer algo desde hace ochos años. Finalmente él me llamó y me dijo ‘pongámonos manos a la obra’”, recuerda Giménez. A partir de ahí el argentino llamó a su compatriota, Sr. Flavio, para que se encargara del bajo y así consolidar un power trío, pero algo hacía falta y era el fuego de un segundo guitarrista: “Sugerí a Andreas Kisser porque siempre fui un fan de los brasileños Sepultura. Era un sueño, nada más. Entonces Alex me dijo: ‘Yo lo contacto, es mi amigo’, y sin dudarlo el tipo aceptó”, narra con sumo orgullo Giménez. “El mismo Andreas propuso el nombre De la Tierra, basado en nuestros países de origen”, agrega González.

Los ensayos, los demos, la grabación del disco y los incontables viajes entre países fueron autofinanciados. “Se puede pensar que por los grupos a los que hemos pertenecido la íbamos a tener fácil, pero no es así. Puede ser incluso más difícil cuando optas por la música pesada como tu forma de expresión”, indica González. Los integrantes se reunían en un modesto salón de ensayo en Buenos Aires, sumando sus destrezas para dar balance a un sonido directo, contundente y propio. Kisser y González tuvieron que dormir en un colchón en casa de Sr. Flavio durante las sesiones y actualmente no tienen mánager.

“Tienes que hacer las cosas por ti mismo. Sacrificarte por lograr tus metas. Desde hace mucho quería tocar metal y por ello hice varios viajes desde Guadalajara hasta Buenos Aires para componer el material”, manifiesta González, que al lado de Maná ha vendido más de 35 millones de discos. Por su parte, Giménez no oculta sus grandes expectativas tras el proyecto que a la fecha únicamente ha brindado el sencillo Maldita historia: “Esto es como los primeros tiempos de A.N.I.M.A.L., en los que el hambre y las ganas de tocar nos permitieron ganarnos un lugar. Colombia fue muy importante en ello; nuestros shows en Rock al Parque y la Media Torta son momentos inolvidables”.

De la Tierra debuta con un disco de título homónimo el próximo 14 de enero. La banda ha sido fichada por Warner para toda Latinoamérica. En Europa, Estados Unidos y Australia, sus trabajos serán distribuidos por el afamado sello de heavy metal Roadrunner. El álbum fue registrado en São Paulo, Guadalajara, Buenos Aires y Los Ángeles, y la producción corrió a cargo de los cuatro integrantes. Todas las canciones que ofrecen están interpretadas en español, con algunos coros en portugués. Esto último, con el fin de destacar su raíces latinas y establecerse en distintos mercados sin perder la naturalidad de su música.

Los fanáticos de sus grupos originales no deben preocuparse. Como asegura Giménez, “De la Tierra fue concebido buscando espacio en nuestras apretadas agendas. Todos seguimos trabajando firmemente con nuestras bandas, así que De la Tierra no podrá presentarse tan a menudo; mas cuando lo haga, les aseguro que remeceremos esta tierra, nuestra tierra”.

www.autopistarock.com

Temas relacionados