El pianista Ángel Rodríguez prepara a las futuras grandes voces de México

A la par de su carrera como acompañante de figuras internacionales del canto, el pianista especializado en ópera Ángel Rodríguez se dedica ahora a la enseñanza de técnica lírica a jóvenes talentosos.

A la par de su carrera como acompañante de figuras internacionales del canto, el pianista especializado en ópera Ángel Rodríguez se dedica ahora a la enseñanza de técnica lírica a jóvenes talentosos.Captura de pantalla de Youtube

"México es un país de talento. Todos cantan. Es increíble", comenta en una entrevista con Efe el cubano radicado en este país desde hace 23 años.

Hace siete meses, Rodríguez fundó el Colegio de Arte Vocal, institución privada para la enseñanza del canto que se ubica en la céntrica colonia Obrera de la Ciudad de México.

Actualmente cuenta con 20 alumnos y está en proceso de crear una fundación para conseguir recursos económicos en apoyo a su formación tanto en el colegio como en el extranjero, al igual que para promover programas de orientación vocacional en preparatorias.

"Estamos en este procedimiento de estatutos y actas notariales para entonces comenzar a obtener recursos", platica Rodríguez sobre la creación de la fundación.

"Nos hemos acercado a diferentes instituciones para ver qué nos pueden ofrecer ellos y hemos obtenido su atención; les han interesado mucho nuestro proyecto y nuestros objetivos".

Aunque la escuela está abierta para cualquiera que desee aprender a cantar, Rodríguez está en búsqueda de talentos excepcionales que puedan dedicarse a la música.

"Yo tengo 30 años de carrera, de acompañar a cantantes internacionalmente, entonces me doy cuenta en cuanto los veo, se acercan y platico con ellos: si tienen intenciones, hambre o sed de triunfo", apunta.

El concertista asegura que para forjar una carrera musical, los aspirantes deben poseer un talento innato, no solo de su voz, sino de "todo lo que hay en su cuerpo: sus vibraciones, sus necesidades, la forma en que experimentan, el desenfado para cantar".

La oferta educativa del Colegio de Arte Vocal consta de seis programas pedagógicos en los que se prepara a los estudiantes tanto con materias teóricas como prácticas.

Hay clases de iniciación musical e instrumentos para niños, pero para estudiar canto los alumnos deben de tener más de 15 años, pues es a esa edad cuando las cuerdas vocales están listas para el entrenamiento.

Además de acompañar con el piano al fallecido Enrique Jaso, el máximo docente y promotor de la ópera en México, Ángel Rodríguez dice haber sido su discípulo, pues de él aprendió los grandes secretos de la técnica lírica.

"Eso es lo primero que hay que fomentar: el cuidado de la técnica. Entender que la cuerda vocal o la laringe es un instrumento musical, el primero de la humanidad", señala.

El músico asegura que muchos jóvenes interesados en el pop, la comedia musical u otros géneros más populares también terminan por cantar ópera, que es la especialidad del colegio.

"Cuando les empezamos a enseñar cómo mejorar su emisión vocal, los cuidados que llevan la laringe o la cuerda vocal y todo el entrenamiento, entonces se empiezan a interesar por la ópera", comenta.

No obstante, asegura que las puertas están abiertas para todo el que quiera cantar y se les prepara para interpretar el género musical que deseen.

Con respecto al interés del público mexicano, aunque reconoce los esfuerzos por llevar la ópera a las calles, enfatiza que ahora hace falta incentivar que el público vaya a los teatros.

"¿Por qué no crear una expectativa o una ilusión de que ellos vengan a un teatro como se debe hacer? Con escenografía, con vestuarios, con orquesta, con bailarines", agrega.

Durante su carrera, Rodríguez ha acompañado a figuras de la lírica internacional como Ramón Vargas, Rolando Villazón, Javier Camarena, Joseph Calleja y Pretty Yende, entre otros.

También fue pianista de la Ópera de Cuba y de la Ópera de Bellas Artes en México, colaborando con estrellas como Plácido Domingo, Luciano Pavarotti y Anna Netrebko.