'El sueño más dulce'

La escritora británica ganadora del Premio Nobel de Literatura (2007) y el Príncipe de Asturias (2001), entre muchos otros galardones, murió ayer a los 94 años en Londres.

Doris Lessing escribió más de 50 novelas y era considera como una figura influyente dentro de la literatura femenina. / EFE

Doris Lessing celebró su Premio Nobel de Literatura con un trago de ginebra. En 2007, fotógrafos y periodistas la esperaban en la entrada de su residencia en Londres, ciudad en la que vivió desde los 31 años, para obtener las primeras reacciones de viva voz de la mujer, la número once en la historia, después de conquistar semejante reconocimiento a su obra literaria. Ella acompañaba a un familiar a realizarse algunos chequeos médicos y aún no había procesado el triunfo. Entró a su hogar y después de unos minutos volvió a salir a la calle con un vaso de cristal en la mano.

“No le pueden dar el Nobel a un muerto, así que creo que probablemente pensaron que era mejor que me lo dieran ahora porque ya estoy muy mayor. Ahora me he ganado todos los premios que hay en Europa, todos esos malditos premios, que estoy muy contenta de haber ganado”, fueron sus primeras palabras al grupo de comunicadores que la aguardaban en la acera. Un periodista intrépido le preguntó que si estaba celebrando con champaña y Lessing respondió que ni siguiera había tenido tiempo de comprar una buena botella para brindar, pero que sí estaba celebrando con un buen licor, con ginebra, y les acercó el vaso para que comprobaran que no era agua.

Así, sin tapujos y sin misterios, era Doris Lessing, quien nació en Kermanshah, Irán, el 22 de octubre de 1919 y vivió durante toda su niñez, adolescencia y juventud en el territorio llamado anteriormente Rodesia del Sur, hoy conocido como Zimbabue, en el continente africano. Ella, con la misma tranquilidad con la que se refirió a sus galardones (entre los que se destacan el Premio Internacional de Cataluña, 1999; el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, 2001, y el Premio Nobel de Literatura, 2007), como ‘esos malditos premios’, rechazó en 1999 el título de Dama del Imperio británico que concede la reina Isabel II. La razón, según manifestó, es porque ya no hay ningún imperio.

Su experiencia en África, su interés por temas sociales, su activismo político, sus desilusiones y buena parte de su propia biografía quedaron consignados en más de 50 obras literarias de Doris Lessing, quien comenzó a publicar en 1950, año en el que apareció la primera edición de su libro Canta la hierba. Después de este texto escribió líneas importantes para la literatura europea.

Un casamiento convencional (1954), La costumbre de amar (1957), Historia de un hombre no casado (1972), Memorias de una superviviente (1974), Diario de una buena vecina (1983), Un paseo por la sombra (1997), El sueño más dulce (2002) y La grieta (2007) son algunas de las creaciones más importantes de esta escritora, que exploró muchos estilos y realizó algunas incursiones en la ciencia ficción con los cinco tomos de su serie Canopus in Argos, escrita entre 1979 y 1983.

Sin embargo, la pieza cumbre dentro de su bibliografía es El cuaderno dorado (1962), definido por el comité del Premio Nobel con las siguientes palabras: “es considerado como una obra pionera por el movimiento feminista y pertenece al puñado de obras que han cambiado la forma de ver las relaciones hombre-mujer en el siglo 20”.

Doris Lessing abordó la experiencia épica femenina. Ahí encontró su lugar de desarrollo y abrió un sendero de provecho para cientos de escritoras en el mundo, que hoy lamentan la pérdida de uno de sus máximos baluartes.

 

[email protected]

 

 

últimas noticias

Jugar: una rebeldía de infancia

El pincel beligerante de Débora Arango

“The Smiling Lombana”, sonríe y reinarás