El tono dramático de una caricatura

“Rigoletto”, de Giuseppe Verdi, fue la pieza seleccionada para celebrar el quinto aniversario del complejo cultural. La versión estará a cargo del maestro francés Patrick Fournillier.

El director francés Patrick Fournillier define a “Rigoletto” como una historia fuerte, oscura y triste. Cortesía Teatro Mayor

Antes de enfrentarse a una pieza de Giuseppe Verdi, el director francés Patrick Fournillier recibió tres recomendaciones. La primera tuvo que ver con el acercamiento, abierto y sin temores, al prosciutto crudo, una especie de jamón cuyo sabor sobresale por su contundencia. La segunda instrucción fue deleitarse con un formaggio parmesano, un queso italiano de contextura dura y granulada. Sin embargo, para identificar que estaba listo para asimilar al compositor italiano debía acompañar una buena cena con un lambrusco, bebida alcohólica extraída de una uva tinta.

Cuando cumplió con las tres condiciones, Fournillier se sintió con los suficientes arrestos para trasladar a uno de sus montajes escénicos los dramas, las situaciones y las vivencias propuestas por Giuseppe Verdi (1813-1901) en sus creaciones musicales. Por eso, no dudó en aceptar cuando recibió la invitación para coordinar una nueva versión de Rigoletto en Colombia, en la que el peso dramático estaría a cargo de la Opernhaus Zürich, de Suiza.

“Quise participar porque es una producción moderna, no tan tradicional. Creo que es importante para la audiencia tener otra visión de la ópera, no tan rutinaria como en el pasado, sino una adaptación moderna de esta famosa obra. Rigoletto es uno de los títulos más populares en la lírica teatral, creería yo, y esta versión es moderna y ayuda a que el público tenga una visión distinta de la historia”, cuenta el francés que lleva más de tres décadas dedicado a la dirección de dramas musicales.

Para Patrick Fournillier este montaje implica varios retos. Por un lado, es su debut con la Opernhaus Zürich, con la Orquesta Filarmónica de Bogotá y con el Coro de la Ópera de Colombia; y por otro significa su primer contacto con el público colombiano, del que ya ha tenido referencias importantes de boca de colegas que han dirigido puestas en escena en ciudades como Medellín y Cartagena.

“He trabajado ya un par de semanas con los solistas colombianos, y siento que es una labor maravillosa la que estamos haciendo. Estoy muy sorprendido del nivel de las voces. Naturalmente tenemos que trabajar mucho en el estilo, la pronunciación del italiano, y musicalmente dar la mejor interpretación posible. Todos estamos muy dispuestos y listos para salir a escena a conquistar”, cuenta Patrick Fournillier, quien dice que a veces lo más complicado es sintonizar el drama teatral con la efervescencia de la música.

Para el director francés, todas las creaciones de Verdi son obras maestras, pero lo que más le llama la atención de Rigoletto es que se trata de una propuesta dramática con tintes de caricatura, porque en ella refleja la corte francesa sin disimular sus características. Es, según Patrick Fournillier, una historia fuerte, oscura y triste a la vez que nunca pierde su majestuosidad. Tal vez por eso fue la pieza seleccionada para celebrar el quinto aniversario del Teatro Mayor.

“Rigoletto”. Martes 26 de mayo, 8:00 p.m. Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo, calle 170 N° 67-51. Información y boletería: www.primerafila.com.co

 

últimas noticias