En la noche del jueves falleció el actor Jaime Santos

El hombre que encarnó el papel de Clímaco Urrutia en Sábados Felices sufrió un problema respiratorio del que no pudo salvarse. Tenía 78 años.

Jaime Santos, uno de los personajes más admirados en la televisión nacional.Tomada de Sitco Artistas - Diana Camacho

Jaime Santos, humorista de Sábados Felices, falleció en la Fundación Santa Fe el pasado jueves 1 de agosto a sus 78 años. Su carrera como actor y productor de teatro es recordada y admirada por varias personas que hacen parte del gremio de los medios de comunicación y de la actuación en Colombia.

Fue en 1968 cuando Jaime Santos volvió a Bogotá luego de haber cursado sus estudios de dirección de teatro en Praga. Sus conocimientos adquiridos en Europa y los que en antaño aprendió en su carrera como periodista en la Universidad Javeriana de Bogotá, le permitieron regresar con la experiencia necesaria para fundar el Teatro Popular con Jorge Alí Triana y para iniciar su carrera como actor y humorista en Caracol Televisión por medio del tradicional programa de Sábados Felices.

Puede leer: Murió Gabriel Muñoz López, leyenda de la radio en Colombia

“Clímaco Urrutia”, el político con tintes demagogos que hacía apología a las figuras públicas de nuestro país que no cumplen con sus promesas de campaña y que vive desinteresado por el bienestar común fue el personaje que hizo famoso a Santos y que dejó un legado importante en el humor colombiano.

Por su trayectoria y disciplina, Jaime Santos también trabajó como director de educación artística de Colcultura y como director de dramatizados de Caracol Televisión. Paralelo a este tipo de cargos, el actor y productor seguía trabajando en sus papeles para la pantalla chica. En este siglo XXI, actuó en La ley del corazón, Escobar, el Patrón del mal, El héroe discreto y Revenge.

874065

2019-08-02T10:12:25-05:00

article

2019-08-02T10:12:25-05:00

jcasanas_956

none

Redacción Cultura

Cultura

En la noche del jueves falleció el actor Jaime Santos

54

1779

1833

 

Entender a Venezuela desde su literatura

Silvia, la oveja negra de los Galvis