Ensamble Daimonion, la voz del interior

Reseña sobre la presentación del colectivo suizo, realizada en el marco de la serie Música Antigua para Nuestro Tiempo y ofrecida en la Sala de Conciertos de la Biblioteca el domingo 9 de abril de 2017.

El nombre del ensamble suizo Daimonion está inspirado en la definición de Sócrates de dæmon: “la voz profética e incorruptible del interior”.Gabriel Rojas

El pasado domingo 9 de abril, mientras la historia del Bogotazo volvía a mi memoria, comenzaba el concierto del ensamble suizo Daimonion, cuyo nombre está inspirado en la definición de Sócrates de dæmon “la voz profética e incorruptible del interior”, que llenó la Sala de Conciertos de la Biblioteca Luis Ángel Arango con música del Barroco de los siglos XVII y XVIII.

Daimonion salió al escenario en versión de dos violines, clavecín italiano, violonchelo barroco y tiorba. Interpretaron, para comenzar, una corta pero dulcísima sonata, para dos violines y bajo continuo del italiano Biagio Marini (1594-1663) que nos dejó con una sensación de delicadeza en la interpretación. Para esta obra, la violinista Eva Saladin utilizó un arco barroco, que además de ser más corto y tener una pequeña curvatura, tiene un espacio mayor entre la vara y las cerdas.

El programa continuó con la cantata Bella Madre de’fiori de Alessandro Scarlatti (1660-1725) para soprano, violines, violonchelo y bajo continuo. La soprano, Lina López, salió al escenario y se entregó a la ejecución de una obra apasionada y contrastante. Si bien la ornamentación (tan singular en esta música) y el carácter siempre estuvieron presentes en la interpretación de la colombiana, esta cantata, en su relación música-texto, tiene unos cambios drásticos de registro vocal que en esta versión no se manejaron con la delicadeza requerida y alteraron de manera excesiva la dinámica en la voz. Se escucharon también timbres bellísimos entre las cuerdas frotadas y una sutileza particular en el clavecín.

Luego de un corto intermedio, el ensamble interpretó el Trío sonata TWV 42:F2 de Seis sonates corellisantes, para dos violines y bajo continuo, compuesto en 1735 por George Philipp Telemann (1681-1767). Escuchamos una ejecución vigorosa por parte del ensamble en la que resultó interesante darse cuenta que en esta obra los cinco movimientos (Largo-Presto-Dolce-Grave-Allegro) no son danzas estilizadas.

Daimonion continuó con la Sonata V de la Sonate accademiche, Op.2 para violín solo y bajo continuo del italiano Francesco María Veracini (1690-1768) una obra con sonoridades bien diferentes a lo que habíamos escuchado durante la primera parte del concierto, además de la afinación distinta de los instrumentos, las idas y regresos al solo del violín fueron armónicamente emocionantes e intensas. El concierto cerró con la soprano colombiana de nuevo en el escenario, interpretando esta vez a Domenico Scarlatti (1685-1757), el carácter vehemente de la cantata Piangete occhi dolente no estuvo muy presente en la interpretación, no fue claro el diálogo que planteaba tanto el texto como la relación instrumental, aunque debo decir que la técnica vocal fue evidente en esta obra, posiblemente pudo lucir más su voz debido al registro en el que fue compuesta.

Confieso que no fue un concierto particularmente emocionante, pero trajo el recuerdo de una serie de cuestionamientos que suelen rondarme la cabeza con insistencia, ¿por qué una persona decide ser intérprete, ya sea de música tradicional o popular, por ejemplo de salsa, o de música que hoy reconocemos como académica como el jazz o la música antigua? ¿Qué hace que alguien dedique una vida a aprender cómo se interpretaba una música hace casi cinco siglos? ¿Qué motiva la indagación acerca de los instrumentos que se usaban y cuáles eran las relaciones acústicas de los espacios, el contexto, la afinación, etc.? Sigo sin tener una respuesta pero podría pasar que al encontrarla, pierda la ensoñación que me produce ver a un grupo de intérpretes sobre el escenario y escucharlos cada vez que hacen sonar sus instrumentos.

 * Compositora, intérprete y pedagoga.

 

últimas noticias

Fidel Castro el día de su cumpleaños 70

Una botella en la maleta