Para entender los comics en Colombia

Entre el 18 y el 21 de septiembre se realizará la quinta versión del Festival Internacional de Comics Entreviñetas, en Bogotá, Medellín y Manizales.

La primera historieta colombina a color es esta imagen de ‘Mojicón’, que, además, aparece firmada por H. Manrique y no por Adolfo Samper (1930).
La primera historieta colombina a color es esta imagen de ‘Mojicón’, que, además, aparece firmada por H. Manrique y no por Adolfo Samper (1930).

Entreviñetas reúne a algunos de los más destacados historietistas, editores y críticos de Colombia y el mundo. Este año, entre los invitados están Edmond Baudoin (Francia), Manuele Fior (Italia), Ulli Lust (Alemania/Austria), Bef (México), Sam Alden (Inglaterra), Frank Santoro (Estados Unidos) y, por Colombia, Jim Pluk, Camilo Aguirre, Felipe Camargo e Inu Waters, entre otros. En el marco del festival, la Biblioteca Nacional lanza hoy viernes el especial virtual La historieta colombiana de prensa, una investigación que les siguió la pista a los últimos 90 años de viñetas hechas en Colombia.

Hasta el momento, la investigación sobre el cómic colombiano ha sido muy escasa y producto de esfuerzos individuales. Sobresalen los trabajos de Bernardo Rincón en el Museo Virtual de la Historieta Colombiana, Daniel Rabanal y Natalia Mahecha. Sin embargo, todavía está pendiente establecer una historiografía del cómic nacional que permita tener una comprensión completa de su desarrollo. La revisión cuidadosa de la producción publicada en prensa es un primer paso en esa dirección.

Es claro que el renovado interés que hay en este momento por la historieta en el país ha permitido que el tema sea visto como la recuperación de un patrimonio cultural que por años ha estado en el olvido. Es hora de releer historietas y redescubrir autores que hicieron su propia interpretación del arduo ejercicio de traducir nuestras realidades y fantasías a globos y viñetas.

Uno de los puntos centrales de la investigación ha sido revisar el que es considerado el primer personaje de cómic colombiano: Mojicón, de Adolfo Samper. Esa tira se publicó por seis años en el diario Mundo al día a partir de 1924. El autor nunca firmó sus tiras, pues afirmaba que era una copia de Smitty de Walter Berndt. Con la investigación se pudieron comparar ambas historietas y analizar cómo fue el proceso.

Ahora sabemos que, en su mayoría, Samper hizo una traducción libre de los diálogos de la tira original con el lenguaje cotidiano de la Bogotá de la época. Además utilizó otras tiras como base para Mojicón, como episodios de Gasoline Alley de Frank King. Sin embargo, durante breves períodos, el autor también creó aventuras y personajes originales: Mojicón entonces visitó La Rebeca, jugó fútbol y tuvo una hermana mayor.

Es claro que Adolfo Samper fue un autodidacta y que utilizó estos años para descubrir cómo hacer una historieta. Por fortuna, en los años cuarenta creó personajes totalmente originales como Don Amacise (1944), Misia Escopeta (1946) y Godofredo Cascarrabias (1944).

El especial está dividido en siete ejes temáticos: Los personajes de Adolfo Samper, Ernesto Franco y Copetín, La historia en la historieta, Los monos, Comics y caricatura, Idiosincrasia en viñetas y Otras miradas. En este último apartado se incluyen los comics de prensa que de una u otra forma quisieron romper los esquemas de la historieta tradicional: allí aparecen comics experimentales como Aprenda a dibujar de MAN, Balita de Octavio León, la sección Viñetas negras de Óscar y José Campo y los comics del recientemente fallecido Muyi Neira, entre otros.

La historieta colombiana de prensa es una oportunidad para descubrir y recordar referentes como Copetín de Ernesto Franco, El teniente Colombino de Valverde, Calarcá de Carlos Garzón, La Gaitana de Serafín Díaz, Los Invasores de Elkin Obregón, Tukano de Jorge Peña, Los Cuidapalos de Jaime López, Gato de Daniel Rabanal y Magola de Nani, entre otros.

Si bien la prensa ha sido un espacio clave para los historietistas locales, en las décadas recientes, la autogestión, los fanzines, internet y las editoriales independientes han sido fundamentales para el crecimiento del cómic nacional. La situación actual de la historieta colombiana parece haber trascendido la efervescencia del momento y parece tener, por fin, el impulso suficiente para consolidar un mercado, un público y una producción constante y diversa. El festival Entreviñetas, por lo pronto, es el espacio perfecto para acercarse a la actualidad del cómic en Colombia.

 *Prográmese

La programación del quinto Festival Internacional de Comics Entreviñetas, en Bogotá, Medellín y Manizales, y los perfiles de sus invitados pueden ser consultados en la página oficial entrevinetas.com. Se ofrecerán talleres, charlas y conferencias y sus principales sedes serán la Biblioteca Nacional en Bogotá y el Parque Explora en Medellín.

Edmond Baudoin es uno de los pioneros de la historieta alternativa francesa. Es un autodidacta del dibujo y la narración gráfica que comenzó su carrera en los años ochenta, luego de trabajar como contador por décadas. En 2013 publicó ‘El sabor de la tierra’, junto a Troubs, un recorrido por el Caquetá en el que intercambiaron recuerdos por dibujos con los habitantes de la región.

Ulli Lust es una editora e historietista austríaca radicada en Berlín que ha enfocado su trabajo en el cómic documental, autobiográfico y periodístico. Su más reciente novela gráfica, ‘Hoy es el último día del resto de tu vida’, ha logrado un gran impacto internacional tanto en Europa como en Estados Unidos. Además es la editora de la página Electrocomics, un punto de encuentro para algunos de los mejores historietistas alternativos de la actualidad.

 

* Investigador, guionista y editor de comics.