Entre bravos guerreros y galantes cortesanos

El Ballet Nacional de Georgia estará de gira por siete ciudades del país. Esta semana, en Bogotá, danzará las leyendas y ritos ancestrales del Cáucaso.

El choque de dos espadas anuncia el comienzo de la batalla. Los bailarines, fuertes e imponentes, recorren el escenario con giros vertiginosos mientras blanden sus armas. De repente, entre las chispas producidas por el golpe de los metales, y cuando el enfrentamiento llega a su punto más alto, aparece una mujer y el duelo se detiene. La joven toma el tocado de su cabeza, lo arroja por los aires y, como por arte de magia, las espadas se congelan.

Según Kathia Ekizashvili, directora del Ballet Nacional de Georgia, esta pieza, conocida como ‘La danza de los sables’, no sólo recrea las pasadas batallas en las aldeas de Georgia sino que “representa la tradición de respeto que existe hacia la mujer por parte de los guerreros y hombres del Cáucaso”.

La compañía, que no venía a Colombia hace más de 20 años, regresa al país con 35 artistas en escena, un gran despliegue de colores en el vestuario y la utilería, y música tradicional en vivo con acordeones, flautas georgianas y tambores. Hoy y hasta el miércoles 26 de octubre el ballet folklórico se estará presentando en el remodelado Teatro Patria, a partir de las 8:00 p.m.

El programa preparado para estos tres días de tradición hace un recuento de las historias, leyendas y ritos ancestrales. Las coreografías rescatan las costumbres de galantes campesinos y pastores, valientes guerreros, maestros artesanos y hermosas mujeres. Para su directora artística, el Ballet Nacional de Georgia hace referencia a su pasado histórico y pone a los cuerpos a hablar sobre los pueblos.

Aunque las piezas coreográficas hablan sobre el periodo de la monarquía y sobre los años del régimen soviético, las danzas también hablan sobre el carácter de los georgianos, sobre sus códigos de vida en el campo y su manera de entender el mundo.

Durante el espectáculo, con piezas como el ‘Khorumi’, el público será testigo de las heroicas batallas contra los ejércitos de conquistadores e invasores turcos y mongoles. Otras danzas, como el ‘Karachokheli’ o el ‘Kintouri’, acercan al espectador a la cotidianidad de los maestros artesanos. Fiestas, matrimonios y celebraciones también son representadas en los hábiles y graciosos movimientos del cuerpo de baile.

Aparte de sus impresionantes piruetas de 360 grados y los saltos que desafían la gravedad, los bailarines se llevan más aplausos cuando, sin zapatillas o soporte, se paran en la punta de los pies. Los cuatro músicos en escena —dos acordeones, un instrumento de percusión y una flauta— complementan el programa y acompañan y animan las hazañas del elenco.

Música, danza e iluminación se integran para crear una sola experiencia en el escenario. Destreza y coordinación, fuerza y majestuosidad podrán ver hoy los capitalinos amantes de la danza, la historia y la tradición.

La compañía

Fue fundada en 1945 por Lliko Sukhishvili y Nino Ramishvili, bajo una perfecta y precisa selección de bailarines y bailarinas con sobresaliente agilidad, fuerza y vitalidad. Tres generaciones de la familia Sukishvili han dedicado su vida a la compañía; es notorio que su devoción por más de cinco décadas ha elevado el nivel artístico de los danzarines georgianos, quienes han viajado por todo el mundo y actuado en los mejores escenarios.

Teatro Patria 25, 26 y 27 de octubre, 8:00 p.m. Cra. 7 #106-00. Tel.: 214 7973.