Entre la construcción de un parque y la necesidad del arte para recordar a las víctimas

El alcalde Enrique Peñalosa lleva la discusión al terreno de las clases sociales. Dice que un parque beneficiaría a niños que se acercarían al deporte para alejarse de la droga. El director de patrimonio del Ministerio de Cultura dice que de fondo está el respeto por la memoria de las víctimas y no está en contra de la intervención.

Con la obra, ubicada en la calle 26 con carrera 19, se busca homenajear a las víctimas anónimas de la violencia. Cristian Garavito - El Espectador

La discusión es pasajera. Tarde o temprano la polémica será opacada por otra. Mañana, en un mes o en un año, pocos se acordarán que el alcalde Enrique Peñalosa arremetió contra el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural por haber extendido la declaratoria de patrimonio cultural de la nación a un grupo de 9.856 lápidas (columbarios) ubicadas en el Cementerio Central de Bogotá y de esta forma evitar que el Distrito construyera un parque recreativo. 

Para Alberto Escobar, director de patrimonio del Ministerio de Cultura, el asunto es de forma, pero sobre todo de fondo. "El respeto por los muertos deja en evidencia el respeto hacia el pasado. Esta discusión, que es pasajera, sirve para reflexionar sobre la forma como nos estamos tratando".

Lo invitamos a leer: La zona aledaña al Cementerio Central se convertiría en un parque contemplativo

En 2007 la artista plástica colombiana Beatriz González se ganó una convocatoria artística para intervenir los columbarios. En su momento explicó que las escenas que usó para la intervención de las lápidas, "son de soldados o campesinos cargando cadáveres y estoy segura de que esta obra no tiene vencimiento porque tiene una utilidad de memoria. Quiero cautivar las auras de los miles de muertos que pueden estar flotando acá y ofrecer un espacio para que los que quieran puedan hacer su duelo”.

 

Beatriz González explica que su obra "es la culminación de muchas de mis maneras de hacer arte. Basarme en la reportería gráfica y ensamblar las obras en unos muebles o edificios. Una vez pasé por acá y vi como esto era un ejemplo del abandono Entonces se me ocurrió cerrar las bóvedas para hacer un homenaje a las víctimas anónimas. Decía que cada muerto que había pasado por acá tenía su aura". 

Según Escobar, la obra de González "es muy potente porque es un recordatorio de lo que ha vivido este país a lo largo de la historia y su relación con la violencia. Son eventos muy dolorosos, entre ellos el del 9 de abril del 1948, del cual no existe ninguna recordación en la ciudad. Hay muchas personas que han desaparecido y no hay un lugar para recordar su memoria. Este lugar sirve para eso. Es un monumento que invita a la reflexión".

En sus trinos el alcalde Peñalosa habla de la recuperación de la zona en la que están los columbarios para evitar la drogadicción e incentivar el deporte. El director de patrimonio del Ministerio de Cultura no controvierte esos objetivos. "La gente las ve como unas ruinas y el llamado de atención es para todos nosotros que no le hemos prestado atención a esta memoria. Es algo que está pasando con el Cementerio Central en general, no solo con esta zona del mismo, se está sufriendo un proceso de olvido que requiere una intervención del Distrito":

Allí está el quid del asunto. El alcalde Peñalosa propone intervenir el lugar para realizar un parque con campos deportivos, el más grande de la localidad de Los Mártires. La declaratoria de patrimonio cultural impide una construcción de este tipo. 

"El hecho de que se declare algo como patrimonio no quiere decir que no se puedan intervenir, al contrario, es un llamado de atención para que se intervenga. Nadie quiere que los columbarios se queden como están. Se puede hacer un parque cuyo uso y vocación esté vinculada con la historia de este sitio. No que sea un parque para actividad recreativa, sino para actividades contemplativas, consecuente con el uso funerario que ha tenido este lugar"

No es la primera vez que Enrique Peñalosa intenta adelantar obras en el Cementerio Central. "En su primera administración trató de hacer un palíndromo y una cancha de fútbol. En ese momento hubo una discusión y eso llevó durante la alcaldía de Mockus a que se hiciera la declaratoria de patrimonio incluyendo el Cementerio Británico, el Cementerio Central, el Cementerio Hebreo, los Columbarios, el Cementerio Alemán. Es el sector funerario declarado más grande de Colombia.  Eso explica también la construcción del centro de memoria en esta zona".

En esta polémica el alcalde de Bogotá no parece tener mucho respaldo. Sobre todo si se tiene en cuenta que en enero del año pasado la Procuraduría General le solicitó a la Secretaría de Cultura de Bogotá adelantar acciones con el fin de que la obra sea protegida. En este sentido pide al Distrito “poner en marcha el régimen especial de protección” e instituir “las acciones necesarias para garantizar la sostenibilidad en el tiempo de los bienes de interés cultural”.

Además, solicitó al Distrito información sobre por qué no se han realizado estudios ni acciones para adelantar su conservación, qué medidas de seguridad se han tomado ante el riesgo de colapso de los columbarios y por qué las entidades las entidades responsables no han buscado preservar los columbarios como bien de interés cultural.

Lo que dice Peñalosa

 

885792

2019-10-12T14:38:37-05:00

article

2019-10-12T14:49:28-05:00

jcasanas_259089

none

* Redacción Cultura

Cultura

Entre la construcción de un parque y la necesidad del arte para recordar a las víctimas

89

6568

6657

 

Las memorias de Carlos Holmes Trujillo

Filosofía a pedalazos

El lector inmortaliza a Marcel Proust