Imaginarios

“Entre líneas”, una obra que remueve los códigos del lenguaje

La artista Daniela Serna altera la operación de unas máquinas de escribir y a su vez cuestiona la estructura y el uso del lenguaje.

“Entre líneas”. Instalación: máquina de escribir, motor, carretes, papel, 100 x 120 x 50 cm. Textos de Jorge Luis Borges, 2012. Archivo Daniela Serna

El objeto intervenido por la artista Daniela Serna (Medellín, 1991) sostiene esta frase de un cuento de Borges: “Omitir siempre una palabra, recurrir a metáforas ineptas y a perífrasis evidentes, es quizás el modo más enfático de indicarla” (“El jardín de los senderos que se bifurcan”, 1944). Es un relato del escritor argentino en el que las reflexiones sobre la forma del lenguaje aparecen como incisiones que atraviesan los hechos que se están relatando. La alteración que Serna hace a la máquina de escribir le permite exhibir la frase desligada, con unos intervalos que transforman su lectura. El texto es imagen en esas tiras de papel blanco sostenidas por los carretes a través de los cuales pasa la cinta entintada que posibilita la escritura en el aparato.

“‘Entre líneas’ (2012) es una serie de máquinas que activan los textos y permiten crear una colección de juegos polisémicos a partir de fragmentos de cuentos de Borges en los cuales la lectura se configura como una construcción a partir de conceptos, de ideas, pero aún más importante, a partir de vacíos. Los objetos y los textos generan un encuentro (no común) entre quien escribe y quien lee”. Serna propone un remontaje de significados con los pedazos de texto que usa, los saca del contexto literario original y los monta en las máquinas. Su gesta evidencia el poder y la vulnerabilidad de los códigos del lenguaje. Los desajustes propiciados por la artista interrogan la escritura como forma y, en consecuencia, el acto de interpretación que contiene la lectura.

http://danisernag.wixsite.com/danielaserna

últimas noticias

Humor político: útil, revelador y necesario

contenido-exclusivo

Etiopía: la tierra que nadie pudo colonizar