Erotismo, deseo y religión, temas de la exposición de Rafael Vanegas

El artista presenta por primera vez en el país 50 pinturas y dibujos con los que trata el placer y lo prohibido.

"San Jorge y el Dragón" de Rafael Vanegas.Cortesía Casa Cano

"Tótem y tabú" es la exposición que este jueves en la noche inaugura Rafael Vanegas, en donde presenta por primera vez en el país 50 pinturas y dibujos cuyo tema central es el erotismo, el deseo y la religión.

Con la curaduría de Eduardo Serrano, la exhibición está abierta al público desde este jueves en Casa Cano y muestra el trabajo más reciente de este artista colombiano radicado en Italia desde hace más de cuatro décadas.

"Tótem y tabú" explora el erotismo "con un toque irónico hacia la religión", sostiene el artista.

Además, dice que la obra tiene un "trasfondo erótico" con el que pretende "hacer una especie de burla no sólo a la religión católica sino a todas las religiones. El tema de esta muestra es el placer, lo prohibido, lo que la religión le dice a uno que no se puede hacer, que generalmente terminan siendo cosas muy buenas". (Ver galería "Tótem y tabú", erotismo con un toque irónico hacia la religión).

"En su trabajo Vanegas combina sexo y religión en una singular simbiosis que incita a reflexionar acerca de ambos, y a cuestionar, no la ética o filosofía moral, sino esa moral en cuyo nombre algunas religiones imponen restricciones al comportamiento sexual", dice el curador Eduardo Serrano.

Elaboradas sobre papel de arroz, Vanegas realizó las obras a través de tratamientos de oxidación y manipulación de diversos elementos.

"La he venido madurando y concibiendo con los años. Juego mucho con el tabú, con lo prohibido y siempre hay ironía y placer: el placer de comer, de vivir y especialmente el placer de tener relaciones con otra persona y gozarlo".

Algunas de las piezas que componen la exhibición "Tótem y tabú" ya han sido expuestas en países como Grecia en las ediciones 2012 y 2013 del Tio Hilar. Sin embargo esta es la primera vez que la obra se expone en su totalidad y la primera vez que se exhibe en Colombia.

"Basta una rápida mirada a la obra de Rafael Vanegas para captar su aura irreverente y cosmopolita, su carácter urbano y sofisticado y su atractivo visual. Pero es necesaria una doble mirada o una observación más detenida para desentrañar los argumentos de su contenido", finaliza Serrano.
 

Temas relacionados
últimas noticias

El laberinto de una generación sin nombre

Santos

Philip Roth, misógino por desvirtuación