Afirma el cónsul general de Colombia en Chicago

“Es impresionante ver la feria del libro de Abu Dhabi”: Dixon Moya

El sociólogo es uno de los diplomáticos colombianos que más conoce la realidad política y cultural de Emiratos Árabes Unidos.

Cortesía.

¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

Soy un enamorado de mi trabajo en el Ministerio de Relaciones Exteriores, ser diplomático de carrera me ha permitido no solo la oportunidad de prestar un servicio público, sino que a título personal he conocido diferentes culturas y gente de diversos países. Por ejemplo, haber servido en la embajada de Colombia en los Emiratos Árabes Unidos me proporcionó los elementos para escribir un libro sobre el fundador del país que explica el gran avance que han tenido los emiratíes en los últimos cincuenta años. Lo firmé con mi nombre literario de Dixon Acosta Medellín.

Usted es reconocido por ser co-autor junto a su esposa de la primera biografía en español del Jeque Zayed bin Sultán Al Nahayan, patriarca de Emiratos Árabes Unidos. Cuéntenos, ¿qué lo motivó a emprender esta iniciativa editorial?

Aunque actualmente hay alguna noción sobre los Emiratos Árabes Unidos y sus principales ciudades, Abu Dhabi y Dubai, no existe mayor información sobre el fundador del país y primer presidente, el jeque Zayed, un líder que resultó fundamental para que la nación emiratí pasara de la pobreza absoluta a gozar de un estado de bienestar que resulta perfecto para sus habitantes. Contribuir a la información sobre un estadista fascinante, fue lo que nos motivó a mi esposa Patricia y a este servidor, a publicar la primera biografía en español del jeque Zayed.

Ahora que habla de Emiratos Árabes Unidos, ¿por qué Colombia debe estrechar los lazos con ese país?

Aparte de los beneficios que pueda traer la consolidación de la relación comercial o económica en materia de inversión, hay un potencial enorme en lo cultural y en las lecciones sociales que podemos aprender del intercambio. Los Emiratos Árabes Unidos son la prueba de cómo un país puede progresar no solo por tener un recurso fundamental como el petróleo, sino por la sabiduría de sus líderes en emplear ese recurso para el beneficio de toda la población y que el beneficio de toda la población. Como tratamos de mostrar en la biografía del Jeque Zayed, se enfocó en educación de calidad para todos, incluyendo a las niñas y mujeres. Esto último, puede parecer obvio, pero algunos países musulmanes lamentablemente no cuentan con una mentalidad tan progresista, con respecto a las mujeres, como es palpable en Emiratos, en donde hay mujeres en altos cargos de gobierno.

¿En qué campo vio los mayores adelantos en esa nación?

Uno de los grandes avances en Emiratos es garantizar la educación a sus habitantes y a todos los niveles hasta posgrado, premiando a los mejores estudiantes. Además, encontramos un pueblo que ama la poesía, que la valora por su antecedente de tradición oral en el desierto, hasta la actualidad en su manifestación escrita, los emiratíes en general aman la literatura. Es impresionante ver la feria del libro de Abu Dhabi, quizás la más importante del mundo editorial árabe, que podría hermanarse perfectamente en el futuro con la de Bogotá, asegurando no solo nuevos negocios, sino facilitando el contacto cultural y humano, que al final es lo más importante.

En la actualidad usted es  el Cónsul General de Colombia en Chicago. ¿Cómo ha venido mejorando la imagen de los colombianos en Estados Unidos?

Los colombianos de bien en países como Estados Unidos, fueron víctimas durante mucho tiempo de la imagen negativa del país, pero son los mismos compatriotas quienes contribuyen a mejorar su imagen con su labor cotidiana en el trabajo y el estudio. Cuando un extranjero tiene la oportunidad de trabajar con un colombiano, generalmente se lleva la mejor impresión por la calidad y el compromiso que caracterizan su labor. Sin duda, que Colombia se mencione en el exterior no por noticias negativas, como en el pasado, producto del largo conflicto, contribuye a mejorar la percepción del país y sus habitantes. 

¿Qué está haciendo la Cancillería para fortalecer las relaciones con Estados Unidos?

La Cancillería en los últimos años, ha diversificado la política exterior no solo en materia geográfica, orientándose a otros destinos sino en lo temático y ese ha sido el éxito frente a Estados Unidos. Gracias a la orientación de la Ministra María Ángela Holguín, se ha logrado que la agenda haya pasado del tema de seguridad, que en el pasado era lo único que parecía prevalecer en la relación bilateral a contemplar variados temas, como ciencia, tecnología, cultura, cooperación en múltiples áreas.  

Usted es sociólogo de formación, ¿por qué estudio esa carrera?

Estudié sociología como una forma de encontrar respuestas a inquietudes personales pero también de país. En un momento en que Colombia atravesaba la etapa más dura del narcoterrorismo, la gran inquietud que rondaba mi mente era el motivo por el cual nuestro país había llegado a semejante punto de caos institucional y de crisis de valores. Intenté darle respuesta en la tesis de grado que realicé en la Universidad Nacional en la cual tomo el concepto de anomia y lo aplico a la realidad que vivíamos en ese momento en el país.

Volviendo a la literatura, usted también es autor del libro "Relatos Extemporáneos. Cuentos de Ciencia-Ficción", en ¿qué momento surgió el gusto por este género?

El gusto por la ciencia-ficción como género literario, surgió desde la temprana juventud y aquí menciono un nombre que se ha convertido en lugar común, Julio Verne, padre reconocido de muchos escritores y aficionados al género, aunque luego quien me mostró el camino fue un poeta que escribía en prosa, el gran Ray Bradbury, fue una epifanía literaria. La ciencia-ficción literaria me gusta porque hace las preguntas necesarias sobre nuestro pasado y presente, atreviéndose a dar respuestas sobre el futuro.

¿Qué tantos adeptos tiene  la literatura de Ciencia- Ficción en Colombia y en los países en donde ha ejercido?

El gusto por la ciencia-ficción presenta una paradoja, si bien las adaptaciones audiovisuales en el formato cine y televisión cuentan con millones de fanáticos en el mundo, incluida nuestra querida Colombia, en cuando a la literatura, los adeptos son más bien una minoría. Aclarando que la ciencia-ficción no se le debe confundir con la fantasía, que está muy en boga. En eso soy radical, pues la ciencia-ficción admite solo argumentos racionales, lógicos, o científicos, lo que le imprime mayor dificultad y rigurosidad al género, diferente a temas como la magia, la religión, el esoterismo, la mitología. 

Háblenos de su libro "Partes de guerra"....

También he cometido poesía, de hecho, los primeros textos literarios que me publicaron en la vida fueron poemas o más bien intentos poéticos. Quizás no haya nada más contrario a la poesía que la guerra, así que decidí tomar aquel concepto del "parte de guerra", que era el informe oficial sobre una contienda bélica, pero jugando también con la noción de parte, como elemento constitutivo de algo, para escribir algunos poemas que en el fondo son un alegato sobre la peor invención de la humanidad, la guerra. No pretende ser un manifiesto pacifista, pero sí una denuncia poética sobre esa experiencia dolorosa e irracional que es la guerra.

En los últimos años hemos visto una arremetida contra las artes y la literatura. ¿Por qué cree que los gobiernos deben invertir mucho más en la lectura, y el cultivo de las humanidades?

Porque se trata de un asunto de supervivencia. Durante este amable chat, hemos hablado de la sociología, la diplomacia, la poesía, la ciencia-ficción, conceptos que al final tienen un elemento común, intentar aportar elementos positivos al presente para asegurar el futuro. Quienes han nacido con este nuevo milenio, comienzan a afrontar crisis de todo tipo, pero nunca antes fue tan palpable la amenaza de la destrucción del mundo y de la humanidad en su conjunto. Aparte de riesgos como el cambio climático, las armas nucleares, los regímenes o líderes tóxicos, hay una gran amenaza asechando, la ignorancia, tan palpable en las redes sociales. Es deber de los gobiernos, y de quienes llevan el poder en el mundo, como empresarios, artistas y celebridades, promover la lectura y la educación en general. Las sociedades que le apuestan a la educación, a promover las humanidades y la lectura, pavimentan el camino hacia el progreso y el bienestar.