Espacio Odeón: un lugar para todas las artes

Tatiana Raís, directora de Espacio Odeón, habla de la sexta edición de la Feria de Arte Contemporáneo Odeón y resalta que el teatro ahora está siendo abierto al público todos los días.

Aníbal Vallejo, "sin título". / Cortesía galería Lokkus

¿Cómo ha ido cambiando el Espacio Odeón?
El proyecto se ha ido formalizando más. Desde un comienzo fue pensado como un centro cultural y un espacio independiente y hacia esa dirección hemos crecido. Arquitectónicamente no hemos hecho más modificaciones, lo que sí es cierto es que se siente más cálido por el contenido de las exposiciones y las obras de teatro que tenemos y  porque ahora está abierto al público todos los días. Realmente lo que más ha cambiado del espacio es que hay una intensa actividad y cada vez más público nos visita.

La Feria como tal forma parte de una programación anual, eso es una gran diferencia con otras ferias que se celebran en la ciudad…

Mucha gente aún no lo tiene claro, pero así es: el Espacio Odeón funciona como un centro cultural que ofrece una programación diversa durante todo el año y la feria forma parte de nuestro programa de artes plásticas y consolida un poco nuestra visión de promover no solo artistas y curadores emergentes, sino también galerías.

¿Cuánto tarda la planeación de la Feria?

Cada Feria se organiza con mucho tiempo de anticipación. Aunque ya tenemos experiencia, cada convocatoria es distinta y no podemos confiarnos porque buscamos que sea innovadora. Nosotros hacemos el montaje del espacio y siempre tratamos de que haya un porcentaje relativamente grande de galerías nuevas. Por ejemplo, este año, el 40% nunca había venido. Además, estamos innovando con un stand en el que cada día o cada dos días se montará un espacio distinto, con la intención de darles oportunidad a los espacios y a las galerías más jóvenes de Bogotá.

¿Entonces la apuesta sigue siendo por el arte contemporáneo emergente?

Más allá que apostarle o ser una feria exclusiva para artistas y espacios jóvenes, buscamos dar a conocer proyectos que están cambiando la forma de interactuar con el mercado artístico. Buscamos la innovación y la vanguardia con proyectos arriesgados como el de la galería Lokkus de Medellín que invitó a los artistas Daniela Serna y Aníbal Vallejo a crear instalación y obra específica para el stand de su galería. Así mismo, tenemos la participación de espacios no tradicionales como por ejemplo Rincon Projects, que nació haciendo exposiciones itinerantes y ahora tiene un pequeño espacio desde el cual promociona a sus artistas.

¿Ferias como Odeón están mostrando el cambio en la forma de interactuar de las galerías y los espacios con el mercado artístico que menciona?

Los roles tradicionales del galerista, curador, artista y gestor están siendo transformados, ya no son actores individuales con unas funciones puntuales, prueba de ello es que no es extraño que un espacio comercial sea impulsado por artistas o curadores, o que las galerías ya no se limiten a exhibir y comercializar arte, sino que también tengan programas de investigación y publicación.

Dos ejemplos de este tipo de iniciativas que queremos apoyar este año son la galería Nube, de Bolivia, una propuesta comercial de un espacio independiente que se llama Kiosco Galería, que hace programas de curaduría con mucha acogida, y que opera como espacio independiente e institución no comercial.

También está KB que es un espacio en Bogotá que además de ser galería tiene un bar, una tienda y realizan distintas actividades culturales. El sábado 29 KB irá más allá de su rol de galería seleccionada para nuestra Feria y tendrá un ‘bazar’ en el que participarán artistas y proyectos como Paulo Licona con DELE por AI, Alejandro Londoño con globoflexia y Juan Echeverrí con una estación de tatuaje caseros, entre otros.

A propósito de estas actividades que menciona, la Feria va mucho más allá de las Artes Plásticas, e incluye performance, música, gastronomía...

Sí, además de lo que trae KB Espacio para la Cultura, tendremos un performance de la artista española Sonia Gómez y otro performance sorpresa que vinculará la feria con el espacio exterior de la Jiménez con quinta. Pero también son necesarios espacios de encuentro para que las personas puedan compartir, al tiempo que se encuentran con inesperadas formas del arte, ahí es donde entra la gastronomía con propuestas como la del restaurante El Chato y la música con bandas como Bolivian Girls. (Lea también Sonia Gómez, un dialogo con los espacios)

Los jóvenes en general parecen desinteresados por lo cultural, ¿en el caso del arte es diferente?

Los jóvenes del sector cultural y artístico están muy entregados y comprometidos con el tema. Se ven personas que no solo son artistas sino que además manejan sus propios espacios, realizan publicaciones o tienen proyectos paralelos. Hay mucha energía por parte de la gente joven por eso Espacio Odeón está siempre abierto a la experimentación, a la exploración de prácticas y formatos y a los propuestas de artistas jóvenes. Además, en la medida en que haya más espacios como Odeón, se genera un circuito más amplio y la posibilidad de generar más proyectos.

últimas noticias