Literatura

Fobia (Cuentos de sábado en la tarde)

Noticias destacadas de Cultura

Fueron dos mil días de aislamiento…

Durante las primeras semanas se agotó: el papel higiénico, las mascarillas, máquinas de afeitar, los guantes, geles hidroalcohólicos, el bicarbonato, las cervezas, el coñac y los somníferos. Los médicos y empleados de supermercados se vieron obligados a dejar sus hogares ─el gobierno los instaló en los hoteles desocupados.

Los interruptores de luz los encendían con los codos, los alimentos perdieron su sabor natural y el pan tenía gusto a legía. La educación se vio modificada, y las clases se emitían de manera virtual. Los hogares se convirtieron en oficinas. La gente que disfrutaba su edad de oro, viajaba a los recuerdos de su niñez. El pan se horneaba en casa, los vestidos los descosían y confeccionaban otros nuevos con las telas y botones reciclados.

Le invitamos a leer: Cuentos de sábado en la tarde: “La ventana”

Los saludos, besos y amor surcaban a través de la pantalla. Las parejas dormían en piltras separadas, con mascarillas, convirtiéndose estas en un juguete erótico un fetiche moderno. Los humanos regresaron a la época de Adán y Eva, donde el pelo era exótico, natural y el olor corporal se convirtió en un aroma enardecedor.

El cese del confinamiento lo anunciaron con pitos y platillos. Había llegado el momento de recuperar la normalidad exterminada y la muchedumbre gritaba de alegría.

Al momento de salir, sus cuerpos fueron incapaces de avanzar un poco más de las puertas de sus casas, los perros ladraban despavoridos, adheridos a las paredes de las escaleras y los niños apretujaban con fuerza las piernas de sus padres.

Comparte en redes: