Freddy Téllez: Crear con los propios problemas

Con su más reciente novela, "Individuo errante Falah Mengu", publicada por la editorial Sílaba, Freddy Téllez intenta contar su historia, dándoles respuesta a los obstáculos y problemas que le han presentado en la vida.

El escritor colombiano Freddy Téllez, quien lanzó su más reciente novela, Individuo errante, a finales de 2017.Archivo personal

Define la novela como un ajuste de cuentas consigo mismo y con el mundo editorial. ¿Por qué ? ¿A qué se debe ese ajuste de cuentas ?

La novela es quizás un ajuste de cuentas conmigo mismo, pero no así con el mundo editorial. No veo de dónde extrae esa afirmación. Yo situaría la novela más bien en el ámbito de la identidad.

En su trilogía literaria, "El aventurero del Yo", de la cual forma parte Individuo errante, usted hace una recapitulación de su vida, de las diversas circunstancias que lo han formado y que ha vivido, así como de sus errores. 

Mi escritura literaria ha sido la respuesta a los obstáculos y problemas que se me han presentado en la vida. Ha sido, de tal manera, una forma de sublimarlos. Desde La vida, ese experimento, primer volumen de la trilogía, no he dejado de sacarle el jugo a una afirmación de Henry Miller : "crea con tus propios problemas". 

En su literatura hay siempre una confrontación entre el que se es y el que se cree ser. ¿Son dos alter ego de usted ?

Yo creo que esa especie de antagonismo es característico a toda persona, no sólo a los escritores. Es lo que Freud denomina el "Ideal del Yo". Es un Yo que superponemos al Yo de todos los días, como una forma de recreación fantasmática que nos ayuda a sublimar lo cotidiano.

Usted posee dos facetas : filósofo y narrador. ¿Qué busca usted en el hecho de presentarse como un pensador novelado ?

No concibo la narración al estado puro, como sola descripción. Es en eso que soy un pensador que novela. La reflexión acompaña, transgrede, profundiza la narración. Pero no es algo que me haya propuesto concientemente. Es más bien el hecho de que no puedo dejar de pensar cuando escribo. 

¿No hay en su evolución vital una especie de abandono de la filosofía por la ficción, presente ya desde La ciudad interior, de 1990?   

Yo diría que la ficción acompaña la reflexión, no que la abandona. La ciudad interior posee dos columnas ; una narrativa y otra reflexiva. Además posee un prolongación denominada "La prosa de las ciudades", enteramente teórica. Por otro lado, no he dejado de escribir filosofía. Vea usted el Pequeño tratado del libre pensador publicado en 2015.

Es perceptible en lo que usted hace la expresión de una conciencia que ha identificado el mundo como escritura.

Es verdad. Mundo y escritura son para mí equivalentes. Por eso en algún momento digo en la novela que "la escritura es una ranura por la que veo el mundo". Es quizás un "vicio profesional". Quiero decir que como escritor y filósofo, no puedo dejar de confrontarme con el mundo en todo lo que hago. 

En sus novelas expone usted a sus personajes a un desenmascaramiento y el personaje central es un autoreflexivo pensador posmoderno. Su figura académica de pensador se disuelve, pues aparece usted como el gran compilador de sí mismo.

Es una consecuencia de identificar mundo y escritura. Así, todo lo que ésta transporta y crea, deviene objeto de reflexión. Los personajes y la conciencia reflexiva forman parte del juego, de la escritura haciéndose. La novela termina colocando un signo de igualdad entre libros, escritura y patria, y empieza con una "Nota" en la que desenmascaro al autor trás una concepción de la literatura y de la vida como juego e ilusión.

 

 

últimas noticias

Poetisa Ida Vitale gana el Premio Cervantes 2018

El reto de "Pensar el Arte"

Charly García en NatGeo

XI Festival Danza en la Ciudad