Frida Kahlo, ¿una imagen sobrevalorada y desdibujada?

Hablamos de ella (otra vez) por cuenta del audio que reveló la Fonoteca de México. Su voz dista mucho de lo que se imaginaron los colectivos. El capitalismo, el mercadeo y los medios, han creado de ella una imagen -tal vez errada - de lo que en realidad fue. De su trascendencia.

La pintora habla de la mirada de Diego, resalta su amplio campo visual como el de un "pintor de espacios y mutitudes", y profundiza con humor en sus rasgos.. "su boca búdica (de buda), de labios carnosos, una sonrisa irónica y tierna, flor de su imagen".

Y entonces la Fonoteca de México desempolva un audio. Es inédito, dicen. Fue grabado en 1953 o 1954. El mundo, al menos el de habla hispana, otra vez habla de ella. O tal vez nunca ha dejado de hacerlo. Es Frida Kahlo. La comunista, la uniceja, la pintora, la rebelde, la escritora, la andrógina, la amante de Trotski, Chavela Vargas, Heniz Berggruen, Nickolas Muray y claro, Diego Rivera. Mil veces Diego Rivera.

"Advierto que este retrato de Diego lo pintaré con colores que no conozco: las palabras, y por esto, será pobre". Frida leyó el texto que escribió en el libro-catálogo de la exposición "Diego Rivera, 50 años de labor artística". Es una voz dulce, elegante, refinada. Dista mucho de la voz que se sospechó tenía la mujer que nació en Ciudad de México, el 6 de julio del 1907. Se creía que su voz era áspera, tosca, aguardentosa. Más parecida a la Chavela Vargas. Patrañas.

(Escuche AQUÍ la voz de la pintora)

via GIPHY

Tal vez saber cómo hablaba Frida Kahlo era lo único que faltaba. Su vida ha sido abordada desde casi todas las expresiones del arte.  Música, pintura, literatura, cine, escultura. Y si se quiere, el mercadeo. Aunque eso no es arte. Es negocio.

Desde hace más de dos décadas su figura ha sido "explotada" profusamente.  La cara de Frida impresa en tazas de café, bolsos, botones, camisetas, protectores de celulares, cojines, billeteras, labiales, zapatos, agendas, imanes para la nevera, llaveros, prendedores, aretes, relojes y cuanta chuchería de mercado exista, ha hecho de ella una imagen desdibujada de la mujer que hizo del dolor físico una fortaleza. Y eso no es culpa de ella.

Del especial, Entre camas & comas, lea: Diego Rivera y Frida Kahlo: juntos son eternos

Lo que dice Lorena G. Maldonado, en un texto publicado en El Español, resulta una verdad de a puño. "La hábil máquina del capitalismo ha mutado el significado de Frida y ya nadie escucha su dolor. El escaparate está empañado. Pocos recuerdan quién fue. Se ha convertido en esa camiseta de Los Ramones que tantos llevan sin haberlos escuchado nunca. Se despertó una mañana y era un pin del Che Guevara, una frase de motivación, una taza agradecida de Coelho. Pero hay algo más: aparte del manoseamiento, a Frida Kahlo se la ha aupado -gracias al dios de la mercadotecnia, que todo lo puede- como un símbolo feminista, como un ícono potentísimo de la igualdad". Otra patraña.

via GIPHY

 

Y como hoy muchos piensan que Frida Kahlo es esa señora que aparece impresa en cualquier porcelana, vale la pena recordar algunas cosas. En 1913 enfermó de poliomielitis, esta enfermedad le dejó una secuela permanente: la pierna derecha era mucho más delgada que la izquierda. Más tarde, en 1925, tuvo un accidente cuando viajaba en un autobús, este fue embestido por un tranvía lo que le ocasionó la perforación de la pelvis con el pasamanos del tranvía, además de una fractura en la columna vertebral, la clavícula, varias costillas, y se fracturó una pierna en once lugares distintos. Este accidente tuvo como consecuencia que Frida quedara incapacitada para realizar muchos movimientos.  "Al final del día, podemos aguantar mucho más de lo que pensamos que podemos", decía. 

Por culpa de ese accidente se puso a pintar. El arte salvó su vida. Hizo maromas para poner un espejo en el cuarto en el que sufría sus días. Como lo único que veía era ella misma, hizo de su figura un auto retrato constante. 

via GIPHY

Antonio García Villarán, artista plástico, escritor y crítico de arte creador del concepto "Hamparte", el cual describe como "el arte de no tener talento'", habla de las luces y las sombras (sobre todo de las sombras) de la obra de Frida Kahlo 

"Es el producto perfecto", dice, entre otras cosas porque "tiene muy pocas obras y eso es buenísimo, porque mientras menos obras tengas, más caras se pueden vender. También lo es porque pintaba tópicos típicos nacionalistas. Esto es bueno para las autoridades y para los propios mexicanos porque pueden reivindicar su país a través de ella. Además, porque conocemos mucho de la vida de Frida Kahlo . Se han hecho películas, libros. Su vida es interesante porque está hecho de cosas trágicas. A todos nos interesa que a alguien le sucedan cosas. Parece una novela. Pero de las malas".

Villarán, en un video que subió a su canal de Youtube y que tituló "La otra cara de Frida Kahlo. Crítica a su obra de arte", agrega: "Es una mártir. Y los mártires funcionan bien en la historia. Ser mártir te pone en el top, arriba de todo. Todos los santos son mártir y ella es una santa". Kahlo falleció el 14 de julio de 1954. Oficialmente, se dijo que murió por culpa de una “embolia pulmonar”. Aún, 65 años después de su muerte, se hacen elucubraciones. Hay quienes dicen que se suicidó. Hay quienes dicen que la depresión la llevó contra las cuerdas y se metió a la boca una cantidad indeterminada de pastillas que terminaron con su vida.  "Espero alegre la salida y espero no volver jamás", dice la última de su diario. Lo cierto es que terminó sus días con una pierna amputada, dolores inefables en la columna rota y problemas respiratorios.

Antonio García Villarán dispara en el video que suma más de un millón de visitas: "Hay algo que me molesta y esto no lo ha hecho Frida Kahlo sino sus seguidores, sino la gente que la encumbra. Tiene una sombra tan alargada que tapa la obra de otras artistas como María Izquierdo, Remedios Varo, Leonora Carrington.

Cuando era estudiante no lo pude comprar (el diario de Frida Kahlo), pero hace poco lo leí y fue una decepción tremenda. Pensaba que era una intelectual y que me iba a encontrar frases para la historia y no me encontré nada de eso. Incluso me han decepcionado sus dibujos. Muchos de ellos son muñequitos. Son caritas que ya sabe hacer, con los ojitos iguales y sin ningún tipo de profundidad".

El youtuber de arte, como le conocen algunos, cuestiona con dureza el trabajo artístico de la mexicana. 

"Frida era la reina del selfie, cuando el selfie no existía. Es el ‘yoismo’ personificado. En sus obras solo habla de ella. De ella. De ella. De ella. ¿Qué sería de Frida sino hubiese muerto a los 47 años? Posiblemente estaría saliendo en portadas de revista, en programas de TV y por supuesto sería youtuber.

Tiene obras que son muy tontorronas. Muy facilonas. Por ejemplo, esta de 1944, la columna rota. Pues hombre, como ella tiene rota la columna ...se pinta con una columna rota. Asociación de ideas simplonas".

via GIPHY

Hablemos de las luces.  "Sin embargo, Frida Kahlo, también tenía obras buenas. Por ejemplo, este autorretrato con collar de espinas de 1940, a mí me parece muy acertado. Tiene una mirada muy profunda, una composición central. Y con esos dos elementos (el gato y el mono) la hace más interesante, el collar de espinas simbólico del universo que forma, el colibrí muerto en el pecho. Hay obras que son buenas, de calidad. No ocurre así con la mayoría de sus obras".

via GIPHY

Finaliza:  "La piedra angular de su obra son los exvotos, objetos ofrecido a la divinidad y con esto se pretende adquirir un beneficio que no se puede adquirir de manera natural. Un exvoto es una pinturita. Una imagen con la cual le pides un favor a un santo. Y si analizamos bien los exvotos, vamos a ver que se parecen muchísimo a las obras de Frida Kahlo, se inspiró mucho en ellos. Y al final, mágicamente, se ha convertido en santa. (...) No era una artista de primer nivel. Tenía obras buenas, pero no de primer nivel".

via GIPHY

¿Frida, una figura del feminismo?

Tanto Lorena G. Maldonado como Antonio García Villarán cuestionan esta idea.  Maldonado escribió al respecto: "Pero no es lo mismo ser un emblema pop que un referente femenino, quizá porque las marcas identifican al público sólo superficialmente y el movimiento feminista prospera con ideas y convicciones, no con diosas: la pugna por la igualdad real parte de una convicción íntima y de una trayectoria personal. Las efigies son tramposas, y más cuando tienen una razón de ser claramente monetaria. ¿No será que nos inculcan madres superioras feministas para que acabemos necesitando bolsos con sus caras? (...) Es divertido observar cómo muchos celebran su ambigüedad estética como argumento clave para erigirla como "ícono feminista" -ya el término acongoja-. Resulta un tópico muy manido -y patriarcal, al final- eso de celebrar que una mujer rompa el canon femenino para parecerse más al hombre. ¿En qué momento la androginia ha pasado de ser una característica -tan válida como otra- para volverse un valor? ​

Villarán agregó: "La gente está loca. No saben ni siquiera quién fue Frida Kahlo. Ella era una persona sumisa. Estaba enamorada de Diego (Rivera), que le ponía los cuernos cada dos por tres, e inexplicablemente, se somete a un hombre. Decían que hacía lo que quería. Fumaba, se metía con mujeres. ¿Eso es ser feminista? No pensaís que quizá hacía esas cosas por despecho?"

via GIPHY

 

865946

2019-06-14T14:16:27-05:00

article

2019-06-14T14:36:45-05:00

jcasanas_956

none

Joseph Casañas - @joseph_casanas

Cultura

Frida Kahlo, ¿una imagen sobrevalorada y desdibujada?

54

11976

12030

 

últimas noticias

Una fuga filosófica

"La defensa del dragón": servidumbre y soledad