Fuerzas Militares, Policía, Excombatientes y Víctimas civiles: El arte de la paz

El momento histórico que vive Colombia ha promovido que diferentes actores se unan para trabajar en favor de la reconciliación y el perdón.

La obra teatral Victus, dirigida​​ ​​por​​ ​​Alejandra​​ ​​Borrero​​, ​​reúne ​​víctimas​​ ​​civiles,​​ ​​militares​​ ​​y​​ ​​policías​​ ​​en​​ ​​retiro, excombatientes ​​de​​ ​​las​​ ​​Farc ​​y​​ ​​ELN​​ ​​y​​ ​​exintegrantes​​ ​​de​​ ​​las​​ ​​AUC.Cortesía El Espectador.

“Yo​ ​he​ ​trabajado​ ​con​ ​la​ ​gente​ ​en​ ​el​ ​campo​ ​y​ ​sé​ ​que​ ​detrás​ ​de​ ​cada​ ​paramilitar​ ​o​ ​guerrillero​ ​hay​ ​una persona,​ ​que​ ​merece​ ​una​ ​segunda​ ​oportunidad.​ ​Nos​ ​cuesta​ ​hacer​ ​la​ ​paz​ ​y​ ​mucho,​ ​porque​ ​hacer​ ​la​ ​paz​ ​es más​ ​difícil​ ​que​ ​hacer​ ​la​ ​guerra”, dice el​​​ ​intendente​ ​Jorge​ ​Andrés​ ​Cárdenas​ ​Ortiz en el libro titulado, Nuestras historias: 50 crónicas de reconciliación, de la Policía Nacional de Colombia.

Ir a otra página para descubrir aquel suboficial infiltrado que se enamoró de una excombatiente de las Farc, cercana al círculo de Víctor Suárez  “Mono Jojoy”. La pareja hoy vive en una de las ciudades del país. El amor sobrevivió a la guerra y a un legado de odio que ha sido heredado por las estirpes colombianas. Porque muchos medios de comunicación, políticos e instituciones indujeron a cada colombiano en desplegar un odio casi inmodificable durante decenios, aunque todo pueda ser modificado, corregido. La hostilidad a la insurgencia y aquello​ ​que​ ​predicara​ ​​comunismo.

No todo estaba perdido. Así, nació el perdón entre dos policías invidentes por un atentado de las Farc y un excombatiente de la misma guerrilla. "A medida que avanzaban los talleres, retrocedían los prejuicios. Hablaron de los horrores de la guerra, de sus vidas truncadas y de sus odiseas para alcanzar la superación personal. Se perdonaron y prometieron trabajar juntos por la paz de Colombia. Hoy, los dos policías [Wilson Barreto y Fredy Villarreal] y Barón [excombatiente de las FARC], son grandes amigos. Se frecuentan en sus casas y hay tiempo​ ​hasta​ ​para​ ​compartir​ ​unas​ ​buenas​ ​cervezas", termina de relatar la crónica titulada ​Amistad entre dos policías ciegos y un desmovilizado.

Las historias de perdón se multiplican como la del ​sargento​ ​mayor​ ​César​ ​Augusto Lasso y el dragoniante Frank Trejos Mariño, quienes estuvieron secuestrados cerca de 13 años. La crónica ​de este relato tiene por nombre ​​Polícias​ ​que​ ​hacen​ ​la​ ​paz​ ​con​ ​sus​ ​carceleros. Ambos están vinculados con la Fundación Agape. ​Así​ ​se​ ​llama​ ​la​ ​fundación​ ​en​ ​la​ ​que​ ​”policías​ ​activos​ ​y​ ​retirados​ ​trabajan​ ​manco​​munadamente​ ​por la​ ​paz​ ​y​ ​la​ ​reconciliación​ ​de​ ​Colombia.​ ​Van ​por​ ​todo​ ​el​ ​país​ ​promoviendo​ ​la​ ​cultura​ ​del​ ​perdón​ ​entre víctimas​ ​y​ ​victimarios”. El sargento Lasso ahora es muy buen amigo y será el padrino de boda de René Otero, excombatiente de las Farc.

Sus testimonios enseñan que la reconciliación será uno de los mejores legados a las futuras generaciones. Los hijos y nietos dirán que la locura de sus abuelos en este tiempo fue desarmar el corazón. La Policía Nacional de Colombia recientemente publicó el libro ​El Género del Coraje​. Cuenta 18 historias de mujeres de la Fuerza Pública exaltando su papel como​ ​constructoras ​de​ ​paz. Además, su Unidad para la Edificación de la Paz (UNIPEP) sigue comprometida con una serie​ ​de​ ​publicaciones​ ​para​ ​contar​ ​historias​ ​sobre​ ​la​ ​paz.

Así mismo, las Fuerzas Militares y la Policía Nacional han trabajado sobre el contexto del conflicto colombiano a través de archivos militares inéditos a través del libro Militares y Guerrillas: la memoria histórica del conflicto armado en Colombia desde los archivos militares.

Por otro lado, la obra teatral Victus, dirigida​​ ​​por​​ ​​Alejandra​​ ​​Borrero​​, ​​es​​ ​​una​​ ​​apuesta​​ ​​​ ​​para​​ ​​relatar​​ ​​el​​ ​​conflicto​​ ​​armado.​​ ​​E​​n​​ ​​escena​​ ​​se reúnen​ ​​víctimas​​ ​​civiles,​​ ​​militares​​ ​​y​​ ​​policías​​ ​​en​​ ​​retiro, excombatientes ​​de​​ ​​las​​ ​​Farc ​​y​​ ​​ELN​​ ​​y​​ ​​exintegrantes​​ ​​de​​ ​​las​​ ​​Autodefensas de Colombia.​​ ​​La​​ ​pieza artística​​ ​​fue presentada en 2016 y en 2017 se encontró ​​en​​ ​​temporada​​ ​​hasta​​ ​​el​​ ​​29​​ ​​de​​ ​​junio​​ ​​en​​ ​​Casa​​ ​​Ensamble.

Alejandra Borrero en una entrevista para el programa ​Conversemos de Actualidad del Canal Institucional dice que “La​​ ​​idea​​ ​​original​​ ​​provino​​ ​​de​​ ​​un​​ ​​militar.​​ ​​Vino​​ ​​un​​ ​​coronel​​ ​​a​​ ​​decirme:​​ ​​quiero​​ ​​que me​​ ​​ayude​​ ​​con​​ ​​este​​ ​​tema. ​​Sé​​ ​​que​​ ​​usted​​ ​​trabaja​​ ​​con​​ ​​víctimas​​ ​​y​​ ​​quisiera​​ ​​que hiciéramos​​ ​​algo​​ ​​alrededor​​ ​​de​​ ​​las​​ ​​víctimas​​ ​​militares.​”

La actriz se tomó un tiempo. Cuando se encontró de nuevo con el coronel, su propuesta consistía en que, además de trabajar con las víctimas militares, estuvieran en escena todos los grupos involucrados en la guerra. La respuesta del coronel fue elocuente: “Creo​​ ​​que​​ ​​las​​ ​​fuerzas armadas​​ ​​ya​​ ​​están​​ ​​listas​​ ​​para​​ ​​oír​​ ​​todas​​ ​​las​​ ​​verdades”.

La directora de la obra agrega que “todo​​ ​​el​​ ​​mundo​​ ​​quiere​​ ​​oír​​ ​​de​​ ​​qué ​​grupo​​ ​​es,​​ ​​pero​​ ¿​​por qué? ​La​​ ​​reconciliación​​ ​​va por​​ ​​quitarnos​​ ​​los​​ ​​rótulos,​​ ​​de​​ ​​empezar​​ ​​a​​ ​​vernos​​ ​​como​​ ​​seres​​ ​​humanos.​​ ​​Si​​ ​​los 20​​ ​​[actores de la obra] pudieron,​​ ​​yo​​ ​​les​​ ​​juro​ que todos podemos. La​​ ​​reconciliación​​ ​​la​​ ​​vi ​​con​​ mis​​ ​​ojos”.

Sin dudarlo, el perdón y la reconciliación son los mayores desafíos para el presente y futuro de Colombia. Citando las palabras del exsoldado Rubén Darío Romero, víctima de una mina antipersona en 2008,  “El perdón es lo único que salvará a este país de la guerra. Si logramos unir los dos extremos, que ellos perdonen, quienes quedan en medio se quedan sin argumentos para no perdonar. Colombia está terminando una guerra, y la gente debe prepararse para vivir en paz”.

Temas relacionados