Gabinete de un aficionado de George Perec

"Escribir es tratar meticulosamente de retener algo, de hacer que algo de todo esto sobreviva: arrancar algunos pedazos precisos al vacío que se forma, dejar en alguna parte, un surco, una huella, una marca, o un par de signos": George Perec.

César Biojo en su taller. /Foto: Dina Gómez
César Biojo en su taller. /Foto: Dina Gómez

En El gabinete de un aficionado, el autor nos cuenta la historia de un cuadro llamado igual que la novela en donde se muestra a un amante de la pintura llamado Hermann Raffke con toda su colección. Se destaca en medio de la obra la obra misma reflejada en un espejo con pequeñas variaciones de una versión a otra. El eterno retorno llama la atención del público hasta que +la pintura se vuelve famosa, lo que viene después es una intención, tanto del coleccionista, el artista, los críticos y el mismo Perec.

Crucigramas, cine, teatro, poesía, ficción, guiones, catálogos. Perec jugaba con las palabras. Vila-Matas lo define en su blog como un genio productor de ideas con la capacidad de mover el espíritu. George Perec (París, 1936 - Ivry-sur-Seine, 1982), nació en una familia judía, su padre murió durante la II Guerra Mundial y su madre en un campo de concentración. Él fue adoptado por sus tíos y su nombre cambió de Peretz a Perec. En 1965 con Las cosas, su primera, novela obtuvo el premio Renaudot y con La vida, instrucciones de uso (1978) obtuvo el Médicis. No alcanzó a terminar su última obra llamada 53 días. A Perec le gustaba hacer listas. Si viviera haría una oficial para responder crucigramas por teléfono, cambiaría la "a" de árbol, por "a" de Antofagasta, la "t" de tetero por "t" de Tantarantana la "s" de sapo, por "s" de Sebastopol. Originalidad es su palabra. Escribió, por ejemplo, una novela sin la letra "e" llamada La desaparición y se dedicaba a catalogar como en Tentativa de agotar un lugar parisino.

El gabinete de un aficionado, la pintura no la novela, traspasa el movimiento inminente, parece obvio decir que está en movimiento, sin embargo basta con leer la historia de este cuadro para darse cuenta que lo que se mueve es un objetivo, aunque al principio parezca que lo importante es la variación en cada una de las imágenes reflejadas hasta el infinito. En cuanto a la novela, es una invención de Perec en dónde se nota la felicidad al escribirla, al imaginar posibles obras, mezclarlas, definirlas con exactitud hasta el punto de haber creído conocer alguna. Quizá alguien vio la pintura verdadera llamada igual que el libro y mostrada al público en A Coruña España, en una exposición en honor a Perec en 2010.


"El gabinete de un aficionado"- Isabelle Vernay-Levêque

La intención del coleccionista aficionado es cambiar la forma de ver el Arte por medio de un golpe contundente al supuesto conocimiento del verdadero Arte y uno más fuerte al bolsillo de los compradores de su colección; digamos que es una especie de Duchamp de la ficción al intentar que las personas piensen sobre el valor del Arte, qué es y qué no. Hace unas semanas Antonio Caballero hablaba del tema en un artículo y hacía referencia a un verso de Machado que dice:" Todo necio/confunde valor y precio”.

¿Qué pensaría Caballero de los nuevos artistas colombianos? Barcelona es una ciudad aeropuerto, la gente va y viene, se pierden amigos o se ganan para toda la vida y muchos permanecen más tiempo en la ciudad del que tenían planeado, esto último por muchas razones, una de ellas por la oferta cultural, la posibilidad de hacer cine, escribir, pintar. Uno de estos colombianos es César Biojó (Cali 1981) quien expuso recientemente algunas de sus pinturas en la Clínica Aparicio Plénido de Barcelona. Las obras de Biojó son seres en movimiento, retratos afectados por el tiempo, que parte una frase de Jean Paul Sartre: "La mirada del otro nos hace conscientes de nosotros mismos”.


César Biojó en su taller- por Dina Gómez

César se emociona cuando habla de su familia, de la felicidad de compartir su trabajo y de Colombia. Como muchos inmigrantes en España contempla la posibilidad de regresar, mientras tanto trabaja en una nueva serie llamada "Los come uñas", finaliza un Doctorado en Investigación y Producción Artística en la Universidad de Barcelona y se prepara para concursar y participar en 1ª Bienal de Arte Contemporáneo de Cartagena en febrero del próximo año. Casi al terminar la visita a su taller, Biojó apunta en una hoja: "El gabinete de un aficionado" de Perec, para tenerlo en cuenta en sus próximas lecturas.
En Barcelona las listas crecen. Exposiciones por visitar como: "Tàpies. Desde el interior" en la Fundación Antoni Tàpies y en el Museo Nacional de Arte de Cataluña, "Yo Picasso. Autorretratos" en el Museo Picasso, "Joan Miró. Obra gráfica" en la Fundación Joan Miró...espero no encontrar algún cuadro del coleccionista.


 

 

444462

2013-09-05T15:03:37-05:00

article

2013-09-05T16:15:38-05:00

none

Isabel-Cristina Arenas

Cultura

Gabinete de un aficionado de George Perec

41

4639

4680

 

Mujeres en Colombia: pioneras y musas

Contra los influencers (Opinión)

El humanoide (Cuentos de sábado en la tarde)