Estará el 4 de octubre en Bogotá y el 5 en Medellín

Gregory Porter: “En el escenario cobra vida el soul”

Gregory Porter, ganador en dos oportunidades del Premio Grammy, será el protagonista de la primera edición de “Silencio Jazz Club”.

Durante su visita a Colombia, Gregory Porter interpretará las canciones más importantes de sus discos y le realizará un homenaje a Nat King Cole.Cortesía

¿Qué encontró Gregory Porter en el soul y en el jazz para tomar la decisión de consagrar su vida a estos géneros musicales?

Esa música es parte de mí, de mi hogar, de mi gente. Cuando la describo no se reduce a un género, para mí el jazz, el soul, el góspel y en general la música es una forma de expresión. Me gusta el hecho de que me pueda expresar desde mi perspectiva hablando de cualquier tema y hacer referencia a la sensibilidad y la política. Todas las temáticas están permitidas en el jazz y el soul. 

En Brooklyn usted trabajó como chef y empezó a presentarse en locales nocturnos. ¿Cómo recuerda esos momentos?

Cuando pienso en eso, puedo decir que no era una época de ídolos, sino de estar más tiempo con los amigos. En ese entonces reflexionaba mucho sobre mí y sobre mi vida, por ejemplo, ahí pensaba en lo que amo y en lo que odio. Fue una época que me dio las herramientas para ser lo que soy hoy. Desde entonces practico más para hoy encontrar la inspiración.

¿En este momento su hijo es una inspiración?

Sí. Hay mucho de mí en mi música. A veces es la familia, otras veces es lo que me rodea, pero también a veces es la política.

Hay dos lugares relevantes para un músico: el escenario y el estudio de grabación. ¿Cuál es su sentimiento por cada uno de estos espacios?

En el escenario es donde cobra vida el soul, porque te estás comunicando con la gente a través de la música. En el estudio también lo buscas, pero hay aspectos más técnicos cuando estás grabando. Ahí, por ejemplo, no sabes lo que le está produciendo a quien la escucha, porque estás muy lejos en tiempo y distancia del público. Por eso, a veces cuando grabas lo mejor que puedes es imaginar una audiencia que te escucha y te respalda o te critica.

Usted debutó en el mercado discográfico con el álbum “Water”. ¿Cómo supo que estaba listo para ser parte de la industria del jazz de manera oficial?

Lo mejor de Water es que en ese momento nadie tenía expectativas conmigo, nadie me conocía y eso me permitió una gran libertad de encontrar mis letras y mi música. Eso ha sido como un sello que me ha seguido acompañando a lo largo de mi trayectoria. Soy muy crítico conmigo mismo, porque es la única manera de crecer en este ámbito. Al principio de mi carrera muchas personas me decían haz esto, haz aquello. Pero realmente siempre he seguido mis propias ideas y he querido captarme a mí mismo. Eso es lo que hace que mi música sea exitosa, lo que se ve de mí en ella.

En 2012 usted publicó el disco “Be Good”. ¿Cómo fue el proceso de creación de ese álbum?

Algo que me pasó de manera muy interesante con Be Good y es que había olvidado el proceso de cómo se graba un álbum. Uno siempre aspira que se repita, pero por lo general no pasa. Realmente amo Be Good, sus canciones, porque son una expresión de mis jornadas yendo y viniendo a Harlem, literalmente. Son momentos de mi vida. Son como una foto de esa época.

“Liquid Spirit” es uno de los discos más exitosos del jazz contemporáneo. ¿Sospechó que la receptividad de su música tuviera tal magnitud?

Estaba en un tren en Francia y estaba escribiendo Liquid Spirit y sentí que eso era exactamente lo que quería decir. Recuerdo que lo escribí en unas cartas de manera muy relajada e improvisada. Cuando llega la inspiración y uno la mira no es solamente una buena letra, no son solamente interesantes rimas o un excelente ritmo, sino que todo lo que está en la canción condensa todo lo que querías decir. Eso fue lo que me pasó en Liquid Spirit. Estoy muy orgulloso de ese disco por ello.

Con ese mismo álbum ganó un Premio Grammy. ¿Cómo recibió primero la nominación y luego la confirmación de que el galardón al mejor disco de jazz vocal quedaría en sus manos?

Es algo muy grande que me ratificó que voy por el buen camino, que el soul es el camino. Cuando te dicen que te ganas el Grammy y lo recibes estás muy emocionado, pero es poco lo que entiendes del significado de ese hecho. Pero cuando estás ya en un libro y el Grammy tiene tu nombre te das cuenta de que has elegido bien. En la vida hay muchas avenidas que puedes tomar, en especial si eres artista, porque el proceso creativo te abre muchas puertas y posibilidades. 

¿Tiene alguna expectativa especial frente a su visita a Colombia y su participación en el “Silencio Jazz Club”?

Tengo una maravillosa experiencia con la gente en Colombia. Tengo amigos colombianos en Nueva York y uno de mis restaurantes favoritos está en San Diego, y es colombiano.

¿Cuál será el repertorio que escucharemos en Bogotá y Medellín?

Voy a llevar un poco de todos mis discos, algo muy pequeño de Nat King Cole proyect, voy a ser algo en español o por lo menos voy a intentar, porque sólo se decir: “sí, sí, sí”.

 

últimas noticias

“Uva pasa bajo el sol” en el Colón

Sección: 
Cultura

Sólo a veces (Desahogo)