Greta Garbo, la mujer que no ríe

La fama de la actriz sueca fue en aumento, así como los rumores acerca de su bisexualidad. Murió un día como hoy, 25 años atrás.

Greta Garbo es una de las más enigmáticas y bellas figuras de Hollywood. La actriz sueca no solo se destacó por su impresionante belleza, sino también por su talento en el cine mudo.

Filmó 29 películas y se le atribuyó el apelativo de “la mujer que no ríe” por sus magistrales actuaciones dramáticas. Aunque dicho apelativo también reflejaba su hermética personalidad, pues a pesar de ser la diva de Hollywood y la mujer más acechada de la época por los paparazzis, no concedía entrevistas, no asistía a ceremonias de premios, y por nada del mundo permitía ser fotografiada.

En la cúspide de la popularidad, Garbo abandonó el mundo del cine con tan solo 36 años y siendo la actriz mejor pagada de la época. Al parecer sus éxitos cinematográficos no fueron suficiente para sobrellevar la presión mediática.

“Greta Garbo, La divina, la que superó con creces el paso del cine silente al sonoro, la que nunca necesitó un estuche de maquillaje, ni pestañas postizas y menos recurrir a una cirugía estética, pero siempre con temor a “no saber envejecer”, se despidió para siempre de la actuación”, escribió Roberto Rondero para El Excelsior de México.

Tal vez ese temor a no envejecer definió su prematuro retiro. Recordada bella y luminosa, inmortalizada en la gran pantalla.

Pese a las insistentes ofertas de las productoras de cine, Garbo nunca volvió. Su salud empeoró a mediados de los ochenta: bronquitis crónica, enfisema, problemas de circulación, y se sometía a diálisis tres veces a la semana. El 15 de abril de 1990 falleció en Nueva York, a los 84 años, víctima de un síndrome renal y neumonía. Sus cenizas fueron depositadas en el cementerio Skogskyrkogarden, en Estocolmo, Suecia. 

Roberto Rondero – Cultura – EXCELSIOR – México (Lea aquí el artículo completo)

 

últimas noticias

El otro niño Jesús