“Hacer cine es como controlar un caos”: Leonardo DiCaprio

Entrevistamos al actor estadounidense, nominado a mejor actor en los Premios Óscar de este año por “El renacido”.

Leonardo DiCaprio interpreta a Hugh Glass en “El renacido”, la película del director mexicano Alejandro González Iñárritu, que es favorita en los Premios Óscar tras recibir 12 nominaciones. / Cortesía - Kimberley French

Llegar hasta el piso 14 del Hotel Four Seasons en Beverly Hills es como vivir una verdadera película de Hollywood, donde gigantes guardaespaldas llevan audífonos y micrófonos del estilo que solo el servicio secreto suele tener para cuidar al presidente. Pero así es como 20th Century Fox cuida una superestrella como Leonardo DiCaprio. Y después de llegar hasta la última habitación del largo pasillo, después de pasar por la custodia de otro guardaespaldas ubicado en la puerta de la suite 1401, finalmente tuvimos la exclusivísima entrevista, con Leo DiCaprio, a solas.

- ¿Se da cuenta de lo que significa Leonardo DiCaprio para otras personas…el poder que realmente tiene?

- ¿El poder?

- Y...hay gente que lo ama y sigue sus películas en todos los rincones del mundo ¿Realmente no se da cuenta de 'ese' poder?

- Para mí, ir a una premier es una experiencia muy rara donde al mostrar una de mis películas también puedo ver las grandes cantidades de fans mostrando su apoyo. Y es estupendo. Para un artista que trabaja tan duro en lo que hace, se siente muy bien el reconocimiento de la gente.

- ¿Y cuando va a filmar a otros países, como cuando fue a Argentina para filmar las últimas escenas de ‘The Revenant’, es posible disfrutar los nuevos lugares, como una persona normal?

- No, lo cierto es que cuando viajo a estos lugares, me concentro demasiado en el trabajo y apenas tengo un par de horas para explorar el territorio. Pero a veces consigo muy buenas experiencias gracias al cine, porque puedo conocer la cultura y mucho más. Pero esta vez no fue así, desafortunadamente.

- ¿Aprendió algo de español al menos, durante el viaje?

-No, no, para nada.

-¿Ni siquiera aprendió español con un director mexicano, como Alejandro González Iñárritu?

-El español que habla a diario Alejandro causa bastante gracia. Yo apenas entendí algunas palabras de lo que decía y ni siquiera me acuerdo de las frases, pero sí. Lo mejor es que Alejandro es un artista real, un verdadero director de cine independiente. Estaba filmando una película épica, a gran escala. Y cuando tenía la oportunidad de disfrutar algo de tiempo libre con el resto de los actores y explorar la naturaleza, lo veíamos como un adolescente con su cámara nueva. Fue increíble.

-González ganó un Oscar, el año pasado con la película ‘Birdman’ y todos dicen que esta vez es tu turno. ¿Es posible que habiendo sido nominado cuatro veces, nunca haya ganado un Óscar? ¿Cree que finalmente lo consiga?

-Supongo que es una de esas cosas que pasan en el cine, donde hago lo mejor que puedo para conseguir la mejor obra de arte. Pero no tengo el menor control de lo que pueda pasar después.

-Por las dudas, yo le traje de regalo un Oscar de chocolate, para que vaya tomándole el gusto...

-(Risas) ¡Gracias! (Recibe el Óscar… de chocolate, con las dos manos y después de amagar a levantarlo como un trofeo, lo guarda en el bolsillo derecho).

-¿Qué significaría el Oscar para alguien como Leonardo DiCaprio?

-Por supuesto, si la película llegara a ganar algún premio o consigue buenas críticas, para mí sería realmente estupendo porque esta es la clase de cine que ya no se hace tan seguido y me gustaría ver muchas más parecidas en Hollywood. Solo puedo desear que pase lo mejor.

-¿Qué significó entonces la primera nominación al Oscar con 'What's Eating Gilbert Grape', 20 años atrás?

-Fue algo que me sorprendió mucho. Y me acuerdo que yo estaba petrificado por la idea de tener que subir y hablar frente a todos, cuando me contaron la cantidad de gente que veía la ceremonia del Oscar. Yo rogaba que no tuviera que subir a recibirlo. Eso es lo que me acuerdo.

Así como Al Pacino tuvo que esperar nada menos que siete nominaciones para recibir el Óscar con 'Scent of a Woman', Leonardo DiCaprio parece tener la misma maldición que tuvo su gran amigo, el director Martin Scorsese ,porque él tampoco recibió el Óscar hasta que obtuvo la séptima nominación con la película 'The Departed', dondeDi Caprio justamente fue el protagonista. Casualmente, apenas había pasado un año del primer Óscar de Al Pacino, cuando Scorsese recibió su cuarta nominación por 'The Age of Innocence' y, DiCaprio recibió la primera nominación al Óscar con apenas 19 años, por la película 'What´s Eating Gilbert Grape', que protagonizó con Johnny Depp (otra estrella sin corona).

Después vino el éxito de Titanic, que consiguió 14 nominaciones y 11 estatuillas, pero solo Kate Winslet estuvo nominada y él apenas se conformó con la popularidad mundial, sin ningún reconocimiento de la Academia de Hollywood. 'Gangs of New York' y la dirección de Scorsese también pudo haber sido una buena oportunidad, pero Di Caprio no figuró entre las 10 nominaciones de la película (que al final, tampoco se llevó ninguna estatuilla). Ni siquiera lo nominaron con Tom Hanks o Steven Spielberg cuando juntos filmaron 'Catch Me if You Can' (ahí solo fue reconocido Christopher Walken en la categoría de Mejor Actor de Reparto). Y la segunda nominación recién llegó en el 2005 con la película 'The Aviator', pero el Oscar se lo quedó Jamie Foxx por 'Ray. Con la siguiente película, 'The Departed', que coronó a Martin Scorsese como Mejor Director, el Oscar volvió a ignorar a Di Caprio, aunque esa misma noche sí estuvo nominado por la película del tráfico de diamantes africanos 'Blood Diamond'... aunque el trofeo se lo llevó otra historia africana con la historia del dictador Idi Amin en manos de Forest Whitaker y 'The Last King of Scotland'. Tampoco lo nominaron por 'Revolutionary Road', ni 'Inception' o 'J.Edgar' y ni siquiera con 'The Great Gatsby'. Y para cuando fue nominado por cuarta vez, con 'The Wolf of Wall Street' (en la misma noche tuvo dos nominaciones, porque figuraba como productor en la categorìa Mejor Película), el Oscar se lo entregaron a Matthew McConaughey por 'Dallas Buyers Club'. Con la película 'The Revenant', Leonardo DiCaprio recibiría su quinta nominación al Oscar como actor (sexta nominación, si se cuenta la que recibió como productor de 'The Wolf of Wall Street'). Una nueva oportunidad y apenas una esperanza de no tener que esperar tanto como Pacino o Scorsese, con la gloria de un Oscar que ha dejado demasiadas cicatrices en la carrera profesional de Leonardo DiCaprio.

-¿Así como su personaje en la película ‘The Revenant’ demuestra su heroísmo con sus cicatrices, podemos decir que sus películas y las nominaciones al Oscar son las cicatrices de su carrera profesional como actor?

-(Risas) Si son buenas cicatrices, seguro.

-¿Cuál de todas sus películas le gustaría mostrarle por primera vez a sus hijos, en el futuro?

-Bueno, supongo que mis hijos tendrían que llegar a una edad muy particular para poder ver la mayoría de mis películas porque muchas de ellas tratan circunstancias extremas y cierta violencia. Pero la primera película que probablemente me gustaría que vean mis hijos sería '(What's Eating) Gilbert Grape' y 'This Boy's Life' porque era una película sobre la niñez y fue un momento muy especial para mí.

-La película ‘The Revenant’ muestra una frase de su personaje, que dice que el viento no puede quebrar un árbol con buenas raíces ¿Las nominaciones al Óscar en ese sentido son también las buenas raíces para la carrera de un actor?

-Sí... una de las cosas que descubrimos con el rodaje de esta película son frases así, el tema de la venganza, la perseverancia de un hombre y la habilidad de adaptarse y seguir insistiendo hasta en las peores circunstancias. Esa es la historia de Hugh Glass, mi personaje en esta nueva película.

Con la dirección de Alejandro Gonzalez Iñarritu, 'The Revendant' es bastante diferente a las clásicas películas del Lejano Oeste de Hollywood. Y Leonardo DiCaprio es el mejor en explicarlo: "La película está basada en una verdadera historia de Hugh Class, como el líder de un grupo que mientras busca pieles, es perseguido por la tribu de indios Arikara", comenta, "y en medio del viaje, es atacado por un oso que lo deja casi muerto y aislado del grupo". Es ahí, donde la película también cambia por completo, porque el mismo grupo que él lideraba lo deja atrás con la mala compañía del personaje que tan bien interpreta Tom Hardy, mostrando cómo DiCaprio hace lo imposible para sobrevivir con la única obsesión de buscar venganza.

-¿Cómo describiría la historia de su personaje, con sus propias palabras?

-Hugh Glass no es el cazador de pieles más tradicional. Viene de una guerra que realmente lo afectó en diferentes formas, porque fue testigo de la matanza de la población indígena en Norteamérica y la crueldad del gobierno norteamericano. Por eso se aleja del resto del mundo y se aferra tanto a la naturaleza. También se enamora de una mujer indígena y tiene un hijo que es mitad indio y mitad blanco. Y el desafío que enfrenta como padre de un hijo que tiene que vivir en ese período es lo que también marca el tono de la película.

-¿Aunque la película está basada en la vida real de Hugh Glass, es realmente cierto que buscó venganza en la vida real, por la muerte de su hijo?

-En realidad fue un elemento que agregamos al guión, porque le generaba otra dimensión emocional con el público. En la película colocamos a su hijo en una situación donde termina perdiéndolo y siente que el fantasma de su hijo lo sigue por todos lados.

-¿A nivel personal, se considera la clase de persona que buscar venganza como en la película?

-Yo no soy muy vengativo. No podría decir lo que soy.

-¿Y es cierto que antes de empezar con el rodaje tuvo que pasar por un fuerte entrenamiento, con el resto de los actores?

-Es verdad, tuve que aprender a sobrevivir porque había muchos detalles parecidos en el guión. Y trabajamos con especialistas que nos enseñaron a usar los mosquetes que usamos en la película, porque se tarda un minuto en cargar el arma. Y la piel de oso que casi me mata en la película también se convierte en un elemento de supervivencia , como abrigo.

-¿Qué más aprendió?

-Aprendí a encender el fuego usando elementos naturales, aprendí cómo comer y sobrevivir en temperaturas muy frías. Necesitaba aprender todo eso. Y los diarios que escribieron los cazadores de pieles también nos dieron una idea de las condiciones difíciles en que ellos vivían. Estos hombres eran increíbles. Era una época diferente. A mí me encanta la naturaleza, trabajar con el medio ambiente, pero jamás podría decir que estoy a su nivel. Nunca podría hacer lo que hacían estos hombres.

- ¿El rodaje fue tan difícil y doloroso como se ve en la pantalla?

- Sí...y todos creo que sabíamos en lo que estábamos metiéndonos, al momento de hacer una película así. Nos presionamos hasta el máximo extremo, tratando de revivir los pasos de estos hombres. Es una historia legendaria norteamericana de supervivencia y perseverancia de un hombre que vivió para contarlo. Y lo bueno es que pudimos filmar en los mismos escenarios, para ser lo más realistas que podíamos. Pero muchas de las escenas fueron muy difíciles de hacer.

- La escena de la lucha con el oso es lo que más habla la gente…

- Esa escena creo que es una de las experiencias más increíbles que va a tener el público en el cine. Fue muy difícil filmarla, pero el producto final es realmente asombroso, porque Alejandro (Gonzalez Iñarritu) consiguió poner al público en medio de la escena. Se puede ver si una mosca está volando en medio del ataque y prácticamente se siente respirar al oso. Te deja sin aliento. Lo que conseguimos, realmente, va más alla de todo lo que yo vi en la historia del cine.

- ¿Las peores experiencias en medio de un rodaje ayudan en el proceso creativo del actor?

- Supongo que sí. Yo solía tener mucha más adrenalina cuando era joven. Pero hay que entender que hacer cine es como controlar un caos. Hay mucha gente que se preocupa por mi seguridad. Por eso es que nunca me lastimé filmando esta película, ni siquiera una vez. Tuve muchas gripes y resfríos por estar en temperaturas por debajo de cero grados y tuve que meterme en agua congelada, pero siempre había un grupo de gente que me ayudaba. Mucho de lo que se ve increíblemente difícil de hacer, fue increíblemente difícil de hacer, pero también lo ensayamos al máximo, con las mayores precauciones posibles.

- ¿Podemos decir que la película también es bastante política, cuando toca los polémicos temas del comercio de pieles de animales y el medio ambiente?

- Los elementos existen. Personalmente, me encanta encontrar una película que trata sobre el medio ambiente que es tan literal, con algo que todavía sucede en el mundo actual. Las compañías petroleras van a Papua y Nueva Guinea o el Amazonas y Canada y echan a los indígenas de sus tierras o envenenan sus tierras y cortan sus árboles.

- ¿Este rodaje cambió tu vida o tu forma de pensar en ese sentido?

- Creo que sí, pero más que nada por todo lo que pasamos, por todo lo que hablamos sobre la relación del hombre con la naturaleza, la relación del hombre con otros hombres, el hombre enfrentando el mundo natural y otros animales, todas las experiencias que tuvimos también forman parte del arte del cine. Fue una experiencia mágica.

- ¿ Y Cuáles son tus peores miedos, en la vida real?

- Supongo que tengo los mismos miedos que cualquier otra persona. Y después de haber pasado por las circunstancias más extremas, igual que Hugh Glass en esta película, quiero seguir viviendo. Quiero dejar todo lo malo atrás y encontrar solo lo positivo, al final.

[email protected]