Hallan bacteria infecciosa en restos de Pablo Neruda

Sin embargo, aún no es posible determinar si el poeta fue envenenado por la dictadura de Augusto Pinochet.

Los restos óseos del poeta fueron exhumados en abril pasado de su tumba junto al mar en el balneario de Isla Negra, en la costa central de Chile.AFP

Un nuevo examen de los restos del poeta y Premio Nobel chileno Pablo Neruda halló la presencia masiva de una bacteria infecciosa, pero no sería posible determinar que fue envenenado por la dictadura de Augusto Pinochet, informó este jueves el Poder Judicial.

El análisis fue realizado por expertos forenses de la Universidad de Murcia, en España, y permitió "detectar la presencia de tres tipos de proteínas en los restos del vate", que murió días después del golpe de Estado que derrocó al socialista Salvador Allende e instaló la dictadura de Pinochet, en septiembre de 1973.

Los dos primeros grupos de proteínas estarían relacionadas con el cáncer de próstata avanzado que sufría el poeta, mencionado hasta ahora como la causa oficial de su muerte, ocurrida mientras se hallaba internado en una clínica de Santiago, con planes de viajar hasta México para comandar desde allí la oposición a Pinochet.

Pero del tercer grupo de proteínas bacterianas "resulta muy difícil establecer o excluir la presencia de un proceso infeccioso agudo en las últimas horas de vida del poeta", afirma un comunicado oficial del Poder Judicial chileno, sobre pericias que tienen un carácter de "reservado".

El reporte oficial advierte, no obstante, que el "análisis de datos requiere de dosis oportunas de prudencia, para evitar conclusiones aventuradas en ausencia de informaciones adicionales de las que en este momento carecemos".

Los restos de Neruda fueron sometidos ya a otras pericias químicas que determinaron que su muerte estuvo vinculada al cáncer de próstata que sufría.

Para sacar conclusiones, faltan aún los resultados de otros análisis genéticos.

La investigación por la muerte de Neruda se abrió en 2011 luego de que su exchofer aseguró que mientras se hallaba internado, el poeta recibió una inyección que a las pocas horas le provocó la muerte.

Las dudas se acrecentaron al comprobarse que la dictadura de Pinochet desarrolló desde temprano agentes químicos para el exterminio de opositores.