Hasta siempre, Gabo

El Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México se prepara para el homenaje a Gabriel García Márquez, mientras las librerías registran un aumento en la venta de sus libros.

Imagen de la funeraria donde fueron velados, casi en secreto, los restos de Gabriel García Márquez. / AFP

Al lado de la Alameda Central, sobre la calle Juárez, se levanta imponente uno de los edificios históricos más significativos y hermosos de todo México. Cuatro pegasos negros cuidan su entrada y el peso de los bloques de mármol de Carrara con los que se construyó ha hundido un poco sus cimientos al punto de que su fachada luce levemente torcida. El Palacio de Bellas Artes es el gran punto de encuentro del centro de la ciudad. Jóvenes, turistas, artistas callejeros y vendedores ambulantes se reúnen frente a sus escalones a esperar a alguien, a descansar o simplemente a sentir el frío de la piedra blanca en una tarde de calor, como las que vive el D.F. en abril.

Desde el sábado cuelgan a ambos lados de la puerta principal dos grandes pendones que muestran a un Gabriel García Márquez sonriente y en blanco y negro. Debajo de su rostro están las fechas 1927-2014. Frente a la fachada se levantan carpas, previendo un posible chubasco, también típico y siempre inesperado durante la primavera en Ciudad de México. Aun así, el movimiento sigue igual que siempre. En la Alameda los niños comen algodón de azúcar y les piden globos de colores a sus papás; sobre la calle Madero, que lleva al Zócalo, siguen parados Batman, Depredador, Woody, Buzz Lightyear y una Mujer Maravilla con leve sobrepeso, esperando para cobrar por las fotos que se tomen con ellos los transeúntes.

Pero desde las cuatro de la tarde de este lunes, cuando se expongan en el interior del Palacio y a la sombra de los murales de Diego Rivera las cenizas del nobel durante un sentido homenaje, las calles del centro se sumirán en un luto perceptible por las masas de seguidores, amigos y familiares que se acerquen a dar un último adiós a su ídolo, a su compadre del alma. Junto a la urna con los restos de Gabriel García Márquez se hará una guardia de honor encabezada por Rafael Tovar y de Teresa, titular del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes de México (Conaculta), y José Gabriel Ortiz, embajador de Colombia en el país. La última guardia la harán el presidente de México, Enrique Peña Nieto, y su homólogo colombiano, Juan Manuel Santos, quien se espera arribe a la Ciudad de México el mismo lunes después del mediodía.

Ha habido gran especulación alrededor del descanso final de las cenizas de Gabo. El embajador Ortiz, en conversación con El Espectador, aclaró: “Yo lo que dije es que, interpretando el sentimiento de los colombianos, quisiéramos que parte de las cenizas fueran a Colombia para que reposaran allí. Eso es lo que yo pienso y pienso interpretar así al presidente, que también me lo dijo, y a todos los colombianos”. Pero recalcó que “eso no quiere decir, por ningún motivo, que esa sea la decisión final. ¿Quién toma la decisión final? Su señora y sus hijos. Ellos van a disponer qué quieren hacer con sus cenizas”. Advirtió que tanto el Gobierno como la Embajada se abstendrán de hacer cualquier declaración al respecto hasta que haya un comunicado oficial por parte de la familia.

Justo enfrente del histórico edificio se encuentra una sucursal de la famosa librería Gandhi. “Recuerdo una vez en que estaba yo en la librería Gandhi y él estaba ahí también, y me acerqué a pedirle un autógrafo. Esa fue la primera vez que lo vi”, recordó para El Espectador el escritor mexicano Jorge Volpi. El libro que lleva la firma en tinta de García Márquez es Cien años de soledad, el favorito de Volpi, aunque sienta que decirlo sea un lugar común. Ese primer encuentro se dio poco después de que el mexicano publicara su primera novela. “El hecho de que yo me lo encontrara en la Gandhi de Miguel Ángel de Quevedo significaba que él también vivía en la Ciudad de México”, concluyó. Y es que es bien sabido que la librería, que en ese entonces tenía sólo la sucursal del encuentro, pero ahora cuenta con varias en todo el país, era la favorita de Gabo.

Varias librerías mexicanas han reportado un incremento significativo en la venta de títulos de Gabriel García Márquez. En la Rosario Castellanos, del Fondo de Cultura Económica, en la colonia Condesa, se registraban hasta el sábado 62 libros vendidos desde el deceso del colombiano. Mario Mendoza, vendedor de la Gandhi frente a Bellas Artes, estima que desde la muerte de Gabo se han vendido por lo menos un centenar. Sacaron todo lo que había en bodega y sólo quedan unos cuantos ejemplares. El que más se ha vendido es precisamente Cien años de soledad, hasta el punto de que las existencias de su edición en pasta dura de Diana ya estaba agotadas para el domingo. Pero todavía quedaban unas cuantas ediciones de bolsillo.

Sylvia Helena Alves, una profesora de español de Brasilia, llegó el jueves a la Ciudad de México, horas después de la muerte del nobel. Sin dudar, se acercó al anaquel adornado con una hoja amarilla impresa con la cara del escritor (el amarillo es el color de Gabo y curiosamente también el color institucional de la librería Gandhi) y agarró dos copias de Cien años de soledad. “Los libros en español en Brasil son muy costosos, y yo éste lo quiero leer en español”, dijo para El Espectador.

Las tapas amarillas de la primera edición de Oveja Negra de El amor en los tiempos del cólera saltaban a la vista. “Las trajeron el miércoles. Los que han venido y saben qué son se llevan esa. Los que no conocen mucho de Gabriel García Márquez agarran la de Diana”, explicó el vendedor con una sonrisa. La edición original estaba en promoción, a 118 pesos mexicanos, es decir, unos 18.000 pesos colombianos. Sylvia tomó uno de los libros amarillos y lo abrazó contra su pecho. “¿Este también es mágico?”, preguntó con cara de asombro. ¿Acaso no lo son todos?

 ****

La última novela de Gabo

El editor de las obras de Gabriel García Márquez, Cristóbal Pera, aseguró ayer que el nobel colombiano estuvo trabajando en los últimos años en un novela que se titula ‘En agosto nos vemos’. Sin embargo, advirtió que su publicación depende exclusivamente de la familia. “Es una novela que trabajó durante mucho tiempo. No sé si vaya a ser publicada, eso ya la familia lo decidirá”, dijo Pera. También contó que el escritor cataquero no estaba conforme con lo que estaba escribiendo y la corregía día a día.

@caritovegas