"Hay arte para todos"

Desde mañana y hasta el lunes la feria de arte presenta 60 galerías de 20 países. Gaviria habla sobre el crecimiento de ArtBo, el mercado del arte y el coleccionismo en Colombia.

María Paz Gaviria es también historiadora del arte y coleccionista. Fue nombrada directora de ArtBo en 2012. / Cortesía ArtBo

Aunque no existen cifras exactas, desde hace algunos años dicen que el arte en Colombia ha crecido en producción y ventas. La Feria Internacional de Arte de Bogotá (ArtBo) es parte de ese crecimiento: 20.000 personas asistieron el año pasado y este año habrá allí más galerías internacionales que en 2012. María Paz Gaviria, directora de la feria, dice que el evento ha tenido un “crecimiento paulatino” y que están interesados en la calidad de expositores y galerías.

¿Se presentaron más galerías internacionales que en 2012?

Este año tenemos un mayor grado de internacionalización. El año pasado tuvimos galerías de 14 países y este año de 20 países. Tratamos de que no sean demasiadas galerías de un país en particular, sino algo balanceado con las mejores propuestas.

Hay varias de Brasil y España. En Casa Daros, en São Paulo, hacen muchos eventos con artistas colombianos.

¿Existe algún tipo de correspondencia?

Creo que sí la hay. Estamos viviendo un interés mutuo entre países y mercados. Y en particular, desde mi experiencia, hay un interés muy particular de galerías brasileñas por venir a Colombia. También Latitude, que es la plataforma de internacionalización de galerías brasileñas, decidió apoyar a ArtBo.

¿Qué tal es la comunicación con las galerías por fuera de Bogotá?

Cada vez estamos viendo más interés del resto del país por involucrarse para ver lo que pasa en ArtBo y en Bogotá. Este año tendremos la galería Jenny Vilá y también la galería La Oficina, de Medellín, por primera vez.

¿Tienen cifras sobre cuánto ha crecido el coleccionismo?

Como feria no medimos ni tenemos cifras exactas de venta, pero la internacionalización de la feria es una de esas cosas que muestran el crecimiento en el mercado.

¿Están viniendo más extranjeros a comprar en comparación con cinco o seis años atrás?

Por supuesto. Te doy otro dato. El número de confirmados internacionales para asistir a la feria no sólo creció en galerías, sino en coleccionistas, curadores, dealers, personas del medio. Se doblaron frente al año pasado.

El mercado se abre para todo lado. ¿Qué estrategias tiene ArtBo para balancear la oferta?

ArtBo trata de enfocarse en crear una gran plataforma y un momento que nosotros hemos identificado como el “mes del arte” en Colombia. Lo que le da la feria a la ciudad no es sólo un evento durante cuatro días en Corferias, sino una plataforma de donde surgen otras ferias, donde se hacen las mejores exposiciones del año. Este año tendremos el Premio Luis Caballero, al mismo tiempo, y el Salón Nacional de Artistas en Medellín. Y hemos tratado de trabajar con todo el mundo para ampliar la oferta, para que sea un gran momento en que no sólo el medio involucrado, el arte, sino toda la ciudadanía, puedan experimentar con distintas expresiones artísticas.

Existe cierta sensación de que la gente por fuera de ese medio no se interesa por el arte. ¿Cómo se ha relacionado la feria con el público?

La entrada de público ha aumentado, muchísimo. Si se compara con otros espacios de exhibición —galerías o espacios culturales—, hay 20.000 personas viendo artistas, viendo arte, y esa es una cifra muy contundente. Eso no se da. Sí hay un nivel de democratización. Hay arte para todos. La gente puede llegar a ArtBo y puede que no le guste todo. El arte es para tener una relación personal, una opinión propia. No todo le tiene que gustar a todo el mundo.

Hablemos sobre la maquinaria del arte en Colombia. ¿Qué papel cree que están cumpliendo hoy las galerías?

Creo que el sistema de formalización de mercado que proponen las galerías, y que es el mismo por el que apuesta la feria, es un gran motor para crear un mercado donde los artistas no se queden tratando de conseguir sus propias exposiciones, tratando de sobrevivir. Crea unas estructuras en las que un artista puede ser más formal, puede estar representado.

A propósito del coleccionismo, ¿qué haría falta para impulsar ese rubro en el país?

Creo que viene creciendo muy bien, pero igual creo que la feria es un espacio muy natural para eso. No sólo para la gente que ya está involucrada, sino para invitar y proponerle a un público más general y en un gran formato, para incentivar a más gente a aprender de arte y, si desean, comprar.

¿Qué dicen los compradores del exterior sobre el arte colombiano?

Colombia está de moda. Las visitas internacionales, el interés de la gente de afuera por ver lo que está pasando, es algo que se ve en la feria y a lo largo del año. Hay visitas de instituciones y coleccionistas que vienen sólo para conocer el medio.
Nos estamos posicionando como un país con una prolífica y extensa producción local, que refleja ciertas realidades y complejidades y que también ha logrado trascender y hablar en un lenguaje universal. No estoy tan segura sobre el “sello” del arte colombiano: es más rico y complejo que eso.

Hablemos de las galerías que estarán en ArtBo.

Esteban Jaramillo, director de la galería La Cometa, se mostró molesto por el bajo número de galerías venezolanas en la feria. ¿Qué le responde?

Tuvimos una discusión larga en La W y en varios medios en Venezuela. Eso obedece a varias cosas. Una, la feria se ha vuelto muy competitiva, galerías de muchos países quieren participar, y ojalá tuviéramos espacio para acoger a todo el mundo. No lo hay. Hay un proceso de selección riguroso, transparente, y se eligen las mejores propuestas. No puede ni debe haber consideraciones de política ni de países. Tiene que seguirse un proceso coherente, y así es. Quiero puntualizar que sí tenemos representación venezolana.

El segundo comentario de Jaramillo era sobre el comité de selección. Todos sus integrantes también participan con sus galerías en la feria y Jaramillo pensaba que era una jugada ilegítima. ¿Qué opina de eso?

Varias cosas. El comité de selección en el mismo modelo que existe en ArtBo tiene los estándares internacionales que utilizan todas las ferias, en Basilea o en Latinoamérica. Se basa en que si tienes una representación equilibrada de galerías, todas con trayectorias en otras ferias, ellas son las que conocen mejor a sus colegas, cómo funcionan las galerías, cómo se presentan, son las que en realidad están calificadas para evaluar propuestas de mercado. Eso no es algo que nos estemos inventando. Es algo que siempre ha estado. Sobre el proceso de selección no tendría que decir mucho más.

[email protected]

@acayaqui

 

Temas relacionados
últimas noticias

Dispensador de historias

Ser una nihilista: Sofía Kovalevskaya

Rusia: héroes nacionales del fútbol

Hospitalizan a Mario Vargas Llosa por una caída