“Hedda Gabler” en salas de Cine Colombia

El jueves 31 de agosto y el 3 de septiembre estará en las salas de Cine Colombia "Hedda Gabel" de Henrik Ibsen,una historia de una mujer casada que pasa la vida encerrada en su casa y lucha por su liberación. Esta cinta es uno de los títulos de la temporada 2017 del National Theatre Live.

Chukwudi Iwuji y Ruth Wilson en “Hedda Gabler”. Jan Versweyveld

—¿Te trata bien tu marido?

—Él cree que sí.

Este es uno de los diálogos iniciales de la pieza de Henrik Ibsen. No se debería decir más; ahí se resume todo.

Imaginemos que esto, que hoy nos genera cierta inquietud respecto a la personalidad y composición de esta mujer, fuera dicho en 1891. De hecho, fue dicho en 1891, y las críticas no se hicieron esperar.

Tanto hoy como ayer, esa expresión de libertad (en una voz femenina) sigue siendo causa de señalamientos. Los códigos morales impuestos por una tradición instalada aparentemente desde siempre son rotos desde los primeros diálogos por este personaje potente.

Hedda Gabler es el eje central de la pieza, todo pasa por ella. Está aburrida. ¿De qué? Entre otras cosas, de la relación con su marido, un hombre a todas luces “bueno”, cosa que para ella no es suficiente. Y no es que solicite alguien “malo”; quiere la vida, y la vida no está en el encierro de esta casa (y aún no es una casa, sólo un espacio con la potencialidad de algún día ser un hogar); la vida está en otro lugar, y ella tiene el derecho a desearlo, a buscarlo, a exigirlo.

Cada elemento que Ivo van Hove pone en escena: objetos de poder, sillas, piano, sofá, zapatos, el fuego, incluso el ama de llaves que como una esfinge pareciera que sólo observara sin influir en el desarrollo de la acción, está dispuesto de manera precisa para dar un ambiente cargado donde siempre, incluso en el silencio y la quietud, pasa algo.

Desde hace más de 120 años, Ibsen rompe con las figuras tradicionales; llega al corazón de mujeres que quieren determinar su destino, así sus decisiones no generen empatía —ni en esa época, ni en esta—. Nora, de Casa de muñecas, deja su casa con esposo e hijos incluidos, y más de un siglo después no es “bien visto”. Aquí Hedda habla con Mrs. Elvsted, que ha tomado una decisión parecida:

—Que digan lo que quieran, hice lo que tenía que hacer.

Puede que para alguien estas mujeres de Ibsen no generen simpatía. No hay problema: a ellas no les importa, toman decisiones más allá de eso, son personajes enormes llenos de matices y contradicciones, que escapan a una definición ligera. Gente con la que hay que tomarse tiempo para desentrañar y descubrir.

Hedda Gabler es una mujer atrapada que sale de su encierro con el poder de su personalidad. Tal vez algunos queden destruidos en el camino, tal vez eso le produzca a ella  una enorme libertad, o un placer extremo, o una destrucción también para sí misma. Su concepto de belleza y poesía está en el límite, en el punto máximo: en el coraje de los actos absolutos. Habrá hecho lo que quería hacer.