Héroe (Cuentos de sábado en la tarde)

Caminaba por el empedrado de la ciudad envuelto entre aplausos. En su espada se reflejaban las caras de gratitud  del pueblo y en su escudo caía el eco de los  gritos y alabanzas.

Cortesía

Cargaba en su mano la cabeza degollada del lobo, que aun con los ojos abiertos parecía observar con cierta desconfianza la situación. 

Si desea leer otro texto de esta serie, ingrese acá: Roto y sin remedio (Cuentos de sábado en la tarde)

Consumido por la celebración el héroe perdió la noción de sus propios pasos. Estos ya no retumbaban contra las piedras, las rosas que recubrían el suelo disipaban el sonido y lo hacían sentir como si flotara entre la multitud. La realidad se hacía cada vez más tenue. Con cada paso veía mas cerca el olimpo donde sería coronado por sus actos  y pasaría a unirse a los dioses en el firmamento como una conglomeración de estrellas inmortales. 

Si está interesado en leer más relatos de esta serie, ingrese acá: Casi pájaros (Cuentos de sábado en la tarde)

Tan absorto estaba que no se dio cuenta de que la multitud lo había dejado tiempo atrás y él caminaba divagante ya llegando al borde de la ciudad. Al acabarse el empedrado tropezó cayendo colina abajo.

La cabeza del lobo fue a parar encima del guerrero enterrándole los dientes en la tráquea acabando con su vida de manera instantánea. Y así fue como murió el héroe, entre las fauces de un lobo muerto que desde el comienzo miraba con recelo la gloria.

 

 

 

912993

2020-04-04T17:42:01-05:00

article

2020-04-04T17:49:45-05:00

faraujo22_102

none

Pedro Mejía Galvis

Cultura

Héroe (Cuentos de sábado en la tarde)

39

2160

2199

 

 

contenido-exclusivo

La historia escondida de la "Tejedora de luz"

contenido-exclusivo