Historia tras las fotos de la vida civil española a comienzos del Siglo XX

La historia detrás de las fotos. Ricard Terre es el autor de varias de las imágenes más representativas de la vida civil española a comienzos del Siglo XX.

Isabelita Clemente. Sant Boi de Llobregat, Barcelona, 1958. © Ricard Terré.

"Sólo pretendo mostrar lo que hay de trascendente en el ser humano. No pretendo reflejar hechos ni formas individuales de sentir. Lo que busco es el espíritu del hombre, esa esencia fundamental que permanece en el tiempo y que está en todos los lugares". Ricard Terré

"No la presentes, pensarán que buscas sacar provecho de la tragedia humana. La gente te va a destrozar". Ricard Terré ignoró los consejos de sus dos colegas, quería que la fotografía de la niña con estrabismo formara parte de la exposición conjunta que presentarían en la Sala Aixelà de Barcelona. El fotógrafo retrató a la pequeña durante las celebraciones del día de Corpus Christi de 1958, en su natal Sant Boi de Llobregat, al este de Cataluña. Tenía 31 años, llevaba cuatro fotografiando y estaba dispuesto a seguir adelante con su idea, aunque su determinación acarreara consecuencias, que las hubo. Amplió la foto a tamaño natural y avisó a sus compañeros, Ramón Masats y Xavier Miserachs: "Yo la presento porque para mí esta no es una niña bizca, es un ángel que está haciendo la primera comunión".
El día en que se celebraba la inauguración de la muestra fotográfica, un hombre se acercó a Ricard Terré:

— Mire, yo no le conozco a usted, usted no me conoce a mí, soy el Doctor Pascual. ¿Usted es el que ha hecho la fotografía de esa niña bizca?
— Sí.
— Pues mire, es una fotografía que me encanta porque, para mí, es un ángel.
A la vista de esto quería decirle que tengo una ahijada con síndrome de down, dentro de una semana hará la primera comunión, y he pensado que usted debería ser el fotógrafo.
— Pues, ya está hecho.
— No está hecho, oiga, ¿qué me va a costar?
— Le va a costar la operación de la bizca — respondió Terré de manera espontánea.

El trueque propuesto por Terré resultó ser un plan perfecto para el Doctor Pascual que, para cumplir con su parte del pacto, contaba con la colaboración de un íntimo amigo, el Doctor Vila Coll, uno de los oftalmólogos más reconocidos de Barcelona, pero había un problema: ninguno de los dos sabía dónde encontrar a la niña.
Terré imprimió una serie de fotografías de la pequeña y salió a repartirlas por todos los colegios de Sant Boi de Llobregat. La idea resultó. Al cabo de seis meses, una pareja de origen extremeño se presentó ante el fotógrafo como los padres de Isabelita Clemente, la niña de la foto.

Ambos caballeros fueron impecables con su palabra: Ricard Terré fotografió a la ahijada del doctor Pascual y, tal y como había prometido el médico, su amigo oftalmólogo se ocupó de operar a la niña.

Transcurrió casi un año desde la inauguración de la muestra. El fotógrafo había fijado su residencia en la ciudad de Vigo y se hallaba pasando unos días en su casa materna de Barcelona, cuando recibió una visita inesperada: era la pequeña Isabelita, acompañada por sus padres. La niña tenía puesto su vestido de comunión y, en sus manos, llevaba un pollo que ofreció a Ricard Terré como muestra de agradecimiento. Tenía la misma cara de ángel capturada por Terré en la foto, solo que esta vez había en su rostro algo distinto: una mirada que sonreía.


*Ricard Terré (Sant Boi de Llobregat, Barcelona, 5 de julio de 1928 - Vigo, 29 de octubre de 2009) fue un fotógrafo, pintor y caricaturista catalán. Decía de sí mismo que solo era un aficionado, pero su legado ha sido reconocido como parte importante de la historia de la fotografía española del Siglo XX. Sus fotos muestran instantes cotidianos capturados con audacia por el fotógrafo, que con su particular mirada les otorgó una huella de eternidad. Con su obra, Terré quería transmitir un sentimiento de universalidad que reflejara situaciones con las que pudiera identificarse cualquier hombre.

 

Temas relacionados

 

últimas noticias

Clarice Lispector: Las máscaras de sí misma

La eterna hora de Clarice Lispector

Fernando Cano: un lente interno